Buscar este blog

Cargando...

domingo, 26 de mayo de 2013

Más muertos en las cárceles españolas que en Afganistán


PRISIONES | Datos de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía

Más muertos en las cárceles españolas que en Afganistán

Familiares del joven fallecido en Sevilla-I, durante una protesta en el juzgado. | Jesús Morón
Familiares del joven fallecido en Sevilla-I, durante una protesta en el juzgado. | Jesús Morón
  • La familia de un preso denuncia las muertes por drogas en las cárceles
  • Derechos Humanos alerta de que en las prisiones mueren 200 reclusos al año
  • El 22,3% de los presos fallecidos muere por 'sobredosis' y el 11,3% se suicida
  • El 80% de los casi 70.000 presos en España son drogodependientes
José Manuel Jurado García, vecino de la barriada sevillana de Pío XII, de25 años, padre de dos hijos, en paro y drogodependiente, ingresó en la cárcel Sevilla-I el 28 de julio de 2012 acusado de robar con amenazas cuatro teléfonos móviles. Antes había trabajado como escayolista, albañil o pintor. Era la primera vez que iba a la cárcel. Tres meses después, el 3 de noviembre, lo encontraron muerto en su celda del módulo 2 de presos preventivos. Su muerte hace sospechar que pudo morir por consumo de drogas, pero no se ha aclarado aún.
"¿Quién permite que entre droga en la cárcel?", ha clamado este jueves su madre, Dolores García Jiménez, ante los juzgados del Prado, adonde han llevado a declarar ante el de Instrucción 18 a varios presos para intentar esclarecer su muerte. Ella reclama una investigación a fondo. "No me dejaron que le diera una foto de sus hijos, y hasta me tiraron a la papelera al ir a verlo una nota mía que ponía 'Te quiero' en la ropa que le llevé; pero la droga sí entra", ha dicho a ELMUNDO.es, acompañada por la nueva pareja de José Manuel, Eva Serrano, con la que vivía y con la que iba a casarse.
Junto a ellas estaban dos niñas, la hermana del fallecido y la hija de su novia, y decenas de personas que han acudido para apoyarlas convocadas por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía(APDH-A) con carteles y gritos de "No más muertes en prisión".
Porque denuncian que la muerte de José Manuel no es un caso aislado: en las prisiones españolas, según cifras oficiales, mueren cada año 200 presos, el 22,3% de ellos por "sobredosis" de droga y el 11,3% por suicidios, dos causas que a menudo están relacionadas entre sí. "Desde que murió mi hijo han muerto sólo en Sevilla-I cuatro o cinco más, el último este miércoles", denunció la madre. Por hacer un parangón gráfico, muere más gente en una cárcel como Sevilla-I que en un contingente de soldados españoles de número similar en Afganistán durante los mismos meses.

Drogodependientes sin atención

Doscientos presos muertos al año en España es una cifra muy alta en relación a la población reclusa, que en marzo de este 2013 era de 68.890 internos, de ellos 15.792 en Andalucía. Derechos Humanos alerta de que el 80% son drogodependientes pero que la atención penitenciaria para ayudarles a desengancharse es escasa. De los 1.700 presos de Sevilla-I, de los que serían adictos unos 1.360, en 2012 la atención "no alcanzó ni al 50% de los enfermos (630 internos)" y la media mensual de asistencia en los dos módulos terapéuticos "fue de 40 personas y solamente se derivaron para cumplir la condena a una comunidad terapéutica a 38 presos", critica. De los tratamientos que hay para la rehabilitación de la drogodependencia "sólo se desarrolla el de dispensación de metadona, que no deja de ser una droga", sostiene Pro Derechos Humanos.
José Manuel tenía el perfil para que hubiera ido a una comunidad terapéutica a curarse de su adicción. Pero al estar a la espera de juicio, seguía en el módulo de preventivos, con el problema irresuelto. La madre dice que el análisis toxicológico que le hicieron reveló que había consumido metadona pero en cantidades pequeñas semejantes a las que se usan en el tratamiento terapéutico para la deshabituación. Ella dice que ha recibido testimonios de presos de que había otro interno que vendía metadona en la cárcel.
La asociación también denuncia que la coordinación entre los servicios médicos de las prisiones y el Servicio Andaluz de Salud "es muy escasa desde que se suspendió el convenio de coordinación en esta materia por parte del Ministerio del Interior el año pasado". "Losespecialistas han dejado de acudir a las prisiones. Los recortes están provocando que el Ministerio del Interior ponga cupos para la prescripción de fármacos que le resultan caros y coloca a los enfermos en lista de espera para ser tratados según la disponibilidad presupuestaria. Se están eliminando las guardias de 24 horas del servicio médico y desde el 1 de enero algunas prisiones prescinden de los facultativos por las tardes. Es evidente que estas situaciones retrasan la asistencia médica de urgencia a las personas presas", explica Pro Derechos Humanos en un manifiesto.
Una posible prueba de que falta asistencia médica es que José Manuel Jurado le dijo por teléfono a su madre a las seis de la tarde de ese día que se encontraba mal, y al amanecer de la mañana siguiente la llamaron de la prisión para decirle que su hijo había aparecido muerto. Dolores cree que pasó horas agonizando o muerto en su cama sin atención, y recuerda la dimisión de la directora de la cárcel tras una inspección que halló que seis funcionarios de noche "estaban dormidos". "Algo falla en elsistema. Está muriendo demasiada gente en prisión. En la calle la gente no muere por suicidios y sobredosis".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada