viernes, 26 de junio de 2015

Cambio histórico y despertar de la izquierda

Elecciones Municipales
15 de junio de 2015


www.http://www.elsalmoncontracorriente.es/
La victoria de las alcaldesas Manuela Carmena (Ahora Madrid) y Ada Colau (Barcelona En Comú) ha marcado un hito histórico en España, cuya consecuencia más trascendental podría ser una gran alianza, tantas veces frustrada, de todas las fuerzas de izquierda de cara a las elecciones generales del próximo noviembre.

Aumentar fuenteDisminuir fuenteSolamente texto
Cambio histórico y despertar de la izquierda
EFE  
Recordar: Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón [1]
La victoria de las alcaldesas Manuela Carmena (Ahora Madrid) y Ada Colau (Barcelona En Comú) ha marcado un hito histórico en España, cuya consecuencia más trascendental podría ser una gran alianza, tantas veces frustrada, de todas las fuerzas de izquierda de cara a las elecciones generales del próximo noviembre.
“Lo primero que voy a hacer es trabajar por los necesitados y tratar de seducir a quienes no me han votado”, dijo Carmena tras ser investida regidora de Madrid.
Carmena, que se ha convertido en el símbolo del cambio, apartó de la alcaldía de Madrid, con apoyo del PSOE, a la incombustible Esperanza Aguirre, y acabó con veinticuatro años de hegemonía del PP en la capital.
En medio de los aplausos de un nutrido grupo de seguidores, un exultante Pablo Iglesias exclamaba, a las afueras del consistorio donde tuvo lugar la investidura:
¡Ya tenemos una nueva alcaldesa que va a ayudarnos a recuperar la dignidad!
Cristina Cifuentes se alzó con la presidencia de la comunidad con el apoyo de C´s. Previamente C´s exigió al PP el cese de los consejeros vitalicios Joaquín Leguina (PSOE) y Alberto Ruíz-Gallardón (PP) que cobran 8.500 euros al mes, más coche oficial, por asistir a una reunión semanal del Consejo Consultivo de la Comunidad.
Aunque C`s no logró que Leguina y Gallardón levantaran el culo del sillón de los 8.500 euros, arrancó a Cifuentes una vicepresidencia en la Asamblea de Madrid y el compromiso del PP de “firmar un pacto anticorrupción y de regeneración democrática” y de “celebrar primarias”.
En Barcelona la defensora de los desahuciados Ada Colau, el otro símbolo histórico del cambio, se convertía en la primera alcaldesa (mujer) de la ciudad, acabando con una “larga tradición” de ciento diecinueve alcaldes al frente del ayuntamiento.
Poco después de su investidura, (sobre las cinco y media de la tarde), una emocionada y sonriente Ada Colau hacía su primera declaración entre aclamaciones de sus seguidores:
¡Gracias a la ciudadanía por hacer posible lo imposible!
Mientras caían bastiones históricos de la derecha y del PSOE (Valencia, Cádiz, Coruña y Zaragoza) en manos de plataformas alternativas de izquierda apoyadas por PODEMOS o fuerzas afines, el PP lanzó un colérico y desquiciado comunicado de prensa que dice:
El PSOE ha practicado una política sectaria, indigna y mezquina por no apoyar a la lista más votada. Está entregando el poder a los radicales y eso es inadmisible.
Mientras a Rajoy y a sus correligionarios les salía humo por la cabeza, el nuevo alcalde de Cádiz (PODEMOS), José María González, kichi, anunciaba que su primera medida - tras acabar con veinte años de gobierno de Teófila Martínez (PP) – será que:
Desde el mes que viene ningún niño, ninguna niña se queden sin alimentos.
En términos parecidos se expresaba Joan Ribó, nuevo alcalde de Valencia (Compromís), tras acabar con las ínfulas de la señora “Caloret”:
Una de cada tres personas está en la pobreza (..). No queremos condenar a nadie a vivir de la caridad.
Antes de “abandonar el cargo”, una compungida Rita Barberá declaraba:
Lo que más odio es me haya echado de la alcaldía de Valencia, después de 24 años, la ‘izquierda bananera´ [2].
También resultó elegido alcalde de Coruña, Xulio Ferreiro (Marea Atlántica) y de Zaragoza, Pedro Santisteve, (Zaragoza en Común).
Un Ferreiro emocionado prometía: “Un gobierno del pueblo para el pueblo”.
Mientras, Santisteve declaraba que “nuestra primera medida será tratar de parar los desahucios”.
El dirigente de IU, Alberto Garzón, impresionado por el impacto que han tenido “las enseñanzas” de “Ahora Madrid” y “Barcelona En Comú” ha declarado que ahora “nuestra prioridad absoluta es la construcción de una candidatura de Unidad Popular para las generales. Nos jugamos mucho, no nosotros, ni IU, sino la gente sencilla”.
Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para felicitar a los que vencieron demostrando que una nueva visión del mundo, es posible, y para advertirnos de que no debemos olvidar la palabra “recordar”, y “pasar por el corazón” cosas que ocurrieron acá y acullá, donde la sinrazón y la disputa dio un vuelco a todas las esperanzas de los “nadies” y de los que luchan para que sean alguien.

Notas

[1Con esa sentencia Eduardo Galeano comienza “El Libro de los Abrazos”, obra de relatos cortos pero inmensos que recomiendo encarecidamente leer. A veces cinco líneas, valen más que cinco libros.
[2La izquierda bananera y otras izquierdas son las que han defendido desde tiempos ha a “los nadies”. Los nadie son, según Galeano: Los Que no son, aunque sean; los Que no hablan idiomas, sino dialectos; los Que no profesan religiones, sino supersticiones; los Que no hacen arte, sino artesanía; los Que no practican cultura, sino folklore; los Que no son seres humanos, sino recursos humanos; los Que no tienen cara, sino brazos; los Que no tienen nombre, sino número; los Que no figuran en la Historia Universal, sino en la crónica roja de la prensa local; los Que cuestan menos que la bala que los mata. (Del relato “Los nadies”, “El Libro de los Abrazos”. (Ed. Siglo XXI).

No hay comentarios:

Publicar un comentario