martes, 22 de noviembre de 2016

Cuestionada la independencia de cinco Sociedades Médicas en relación con los anticoagulantes

POLÍTICA Y SOCIEDADSUS PRESIDENTES ACUDIERON AL CONSEJERO DE SANIDAD DE NAVARRA POR UN ARTÍCULO EN EL BIT

http://www.actasanitaria.com/cuestionada-la-independencia-cinco-sociedades-medicas-defensa-los-nuevos-anticoagulantes/


bit-navarraEl Comité Editorial del Boletín de Información Terapéutica de Navarra (BITN) no ha dudado en poner en cuestión la independencia de las cinco Sociedades Científicas cuyos presidentes, en carta remitida al consejero de Salud de la Comunidad Foral, pusieron en cuestión el trabajo que, bajo el título ‘Incertidumbres sobre los nuevos anticoagulantes orales en fibrilación auricular, irregularidades y lagunas en su autorización’ y firmado por Juan Erviti, se publicó recientemente en dicho boletín.
Los presidentes de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Emilio Casariego; de Farmacología Clínica (SEFC), Cristina Avendaño; de Neurología (SEN), Óscar Fernández; y de Trombosis y Hemostasia (SETH), Vicente Vicente; así como el presidente electo de la de Cardiología (SEC), Manuel Anguita, y el del Comité Científico de la SEN, Ignacio Casado, remitieron una carta al consejero de Salud del Gobierno de Navarra, Fernando Domínguez, a quien adjuntaban un escrito en el que, bajo el título ‘La transparencia en los procesos de evaluación de medicamentos a raíz del caso de los anticoagulantes de acción directa’, se cuestiona el trabajo de Juan Erviti. (Se adjuntan Carta de las Sociedades Científicas, Réplica de Erviti y nota del Comité Editorial del BIT).
Réplica de Erviti
juan-ervitiEn su réplica, Juan Erviti, que en su declaración de intereses asegura ser funcionario del Gobierno de Navarra y no recibir financiación alguna de la Industria Farmacéutica, señala que el problema de las agencias evaluadoras no reside en los técnicos que hacen muy bien su trabajo, sino “cuando algunos altos responsables de las agencias reguladoras censuran la información, ocultan datos e incluso toman las decisiones contrarias a las que proponen los expertos evaluadores sin justificación aparente. Por ejemplo, el rivaroxabán fue aprobado en fibrilación auricular por la Food and Drug Administration (FDA) en contra de la opinión de sus técnicos…”
Y más adelante, Erviti expone que, “por lo que respecta a la transparencia, en el Bit Navarra se hace mención a un interesante trabajo publicado por el profesor Charles Seife sobre inspecciones de la FDA a ensayos clínicos y sus resultados. Para ello, se realizó un estudio transversal sobre los documentos fechados entre el 01/01/1998 y el 30/09/2013 en los que se describían las inspecciones de la FDA en centros con constancia de prácticas irregulares objetivas. Se identificaron 57 ensayos clínicos publicados en los que la FDA había encontrado en sus inspecciones uno o más problemas…”
Nota del BIT
Por su parte, el Comité Editorial del BIT difundió una nota en relación con el escrito de las Sociedades Científicas y, de entrada, afirma que todos los artículos publicados en el BIT cuentan con la aprobación y revisión de todos sus miembros, entre los que se encuentran profesionales médicos y farmacéuticos. Y añade que “todas y cada una de las aseveraciones realizadas por el Dr. Erviti están referenciadas y el fondo de la cuestión reside en si esas referencias cuentan la verdad o no. Nosotros creemos que sí. Si estas Sociedades Científicas opinan lo contrario, deberían dirigirse a las fuentes originales y cuestionarlas si lo creen oportuno”.
En relación con el artículo sobre los nuevos anticoagulantes (ACOD), desde el BIT se asegura haber recibido numerosas felicitaciones de profesionales de la salud de todo el mundo, entre las que destaca las provenientes desde el Institute for Safe Medication Practices, de Philadelfia (EEUU) o del director del London & South East Regional Medicines Information Service del NHS británico. En ningún caso, hasta ahora, se ha recibido comunicación alguna de las agencias reguladoras (FDA, EMA y AEMPS).
El Comité Editorial del BIT termina su nota afirmando que “nos duele comprobar que algunas sociedades científicas, integradas por profesionales del SNS en gran medida, presentan bajos estándares de transparencia y claros conflictos de interés que pueden condicionar su juicio sobre los medicamentos”. Y lamente “su actitud de desprestigiar a profesionales altamente cualificados y con una larga trayectoria en información sobre medicamentos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada