lunes, 21 de noviembre de 2016

De las torturas medievales a los femicidios


http://www.xn--locasdelcoo-beb.com/2016/11/de-las-torturas-medievales-a-los-femicidios/Albert Joseph Pénot: Départ pour le Sabbat (1910)
Albert Joseph Pénot: Départ pour le Sabbat (1910)
Las prácticas violentas ejercidas hacia las mujeres no es algo de los últimos años, forma parte de la cultura de la humanidad, y muchas de ellas ellas son prácticas medievales en especial en América después de la llegada de los conquistadores, se realizaban en su gran mayoría en las mujeres, hoy cambiaron las formas pero siguen siendo las mismas.
En la última década venimos hablando de femicidio o feminicidio un termino que muchos le atribuyen a Marcela Lagarde (mexicana). En realidad el término se acuñó en los años 70, y fue Carol Orlock (escritora estadounidense) quien en un libro que nunca llegó a publicar utilizó el término Femicidio o Feminicidio (Mujeres asesinadas por incineración). El término femicidio fue utilizado por primera vez en forma pública a mediados de los 70 por Diana Russell (feminista sudafricana) para referirse a los crímenes cometidos contra mujeres en Bruselas. En Argentina empezamos a hablar de Femicidio después del asesinato por incineración de Wanda Taddei a manos de su pareja y la muerte por el empalamiento de Lucía Pérez, dos casos terribles que tienen en común las prácticas medievales arraigadas en la cultura violenta y machista de la sociedad.
Estas prácticas como escribí al principio no son nuevas. En la época medieval ya se empleaba por ejemplo La Hoguera, un método utilizado por la Iglesia en “La Inquisición o Santa Inquisición” como forma de tortura en especial en las Mujeres, tuvo en América Latina (La Inquisición Española 1478 – 1821) la mayor cantidad de mujeres víctimas asesinadas, incineradas por esté método, más que en Europa. Las causas que se objetaban contra las mujeres acusadas de herejía o brujería por la Iglesia, se trataba de mujeres que por lo general vivían solas con sus propios recursos, tenían conocimientos sobre medicina, herboristería, vivían alejadas de las ciudades, tenían control sobre su sexualidad y natalidad fuera de los parámetros vigentes en la época, y por ello se las llamaba “brujas” y eran condenadas a ser quemadas en la hoguera. El empalamiento también era una forma de tortura medieval en el se empleaba La pera de la angustia, o Pera de la Inquisición era utilizada en hombres, y mucho más en las mujeres. Este sistema aberrante de tortura se aplicaba en la vagina o en el ano, hasta aumentar su tamaño, destruir el órgano o producir la muerte por desgarro y sangrado.
Estas costumbres no dejaron de realizarse con el paso de los siglos, sólo se ocultaron, se maquillaron, en suicidios, en crímenes pasionales, la cultura de la violencia hacia la mujer es una práctica habitual. La cultura de la violación sigue estando presente, la mujer joven adolescente es la más vulnerable, mientras que los victimarios hombres ejercen su poder sobre las mujeres. Debemos recordar y ser muy claras: la violación no no está relacionada con el sexo o el placer erótico, la violación es un acto de poder hacia la mujer.
Hasta que no empecemos a erradicar las culturas violentas hacia las mujeres, a educar en igualdad de género, tanto a mujeres como a hombres, estas prácticas violentas ancestrales arraigadas en nuestras sociedades, seguiremos diciendo en América Latina, #NiUnaMenos, #VivasNosQueremos, #BastadeEstupro.
leone-geraci-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada