lunes, 28 de noviembre de 2016

El último SMS de Rita Barberá y sus 37 horas en la habitación 315

http://www.elmundo.es/cronica/2016/11/27/5839728be2704eff2a8b4624.html

Las 37 últimas horas de la ex alcaldesa de Valencia: una tortilla, dos napolitanas, ninguna visita...
Y el mensaje que envió horas antes del infarto. Avisaba de una nueva carta de amenazas
Lunes 21 de noviembre. El reloj marcaba la una de la tarde cuando Rita Barberá entraba por la puerta acristalada del hotel Villa Real acompañada de su sobrina. Era la decimoséptima vez que se hospedaba en este establecimiento madrileño de cinco estrellas. Tenía el rostro demacrado. La mirada abatida. Había salido exhausta de su declaración ante el fiscal Conde-Pumpido. Esperó durante unos minutos en uno de los sofás de su reluciente lobby. Un espacio decorado con esculturas decapitadas y mosaicos romanos. Su sobrina había subido a su habitación a recoger su maleta porque tenía que regresar a Valencia. Dejaba a su tía sola en la capital. La joven, de cabello rubio, se acercó a recepción para pagar su propia cuenta y un empleado le comentó que ya se lo cargarían a "la señora Rita". Ésta siempre había sido muy generosa con sus más allegados y no tenía problemas en tirar de su VISA, la tarjeta con la que efectuaba todos sus pagos.
Tía y sobrina se fueron a comer a un restaurante aledaño y se despidieron en la puerta de un taxi que no estaba pilotado por Paco, el conductor de confianza de Barberá en la ciudad del Turia. El primero que depositaría un ramo de flores en el portal de su casa dos días después.
Tras el almuerzo con su sobrina, Rita regresó al hotel a las seis de la tarde y no saludó al personal de recepción como acostumbraba. Subió en el ascensor a la tercera planta y llegó a través de un suelo de mármol a la habitación 315, la última del pasillo. Una estancia custodiada por un jarrón de plantas secas y conprivilegiadas vistas a la plaza de las Cortes. Siempre pedía una ventana al exterior. Se relajaba mirando al cielo. Igual que solía hacer en su piso de alquiler en Valencia hasta que los fotógrafos la cazaron agazapada detrás de unas cortinas y la convirtieron en carne de meme.

Desde que entrase en la habitación 315, la ex alcaldesa de Valencia no la abandonaría, en una cuenta atrás de 37 horas que terminaron con una parada cardíaca de muerte. Entre medias, algo de comida, un desayuno frugal a la mañana siguiente y ninguna visita hasta la llegada de su hermana y su sobrino el martes. Así transcurrieron las 37 últimas horas de la mujer que gobernó durante 24 años la tercera ciudad más grande de España.
Su penúltimo pedido de roomservice fue una copa de whisky JB y una tortilla de patatas a las 21:30 del lunes, según aseguran en el hotel. Una factura de 13,60 euros que jamás pudo abonar. Era su particular menú para sobrellevar en la soledad de su habitación de 25 metros cuadrados un día amargo. Pesadillesco. El de su temida declaración ante el Tribunal Supremo por un presunto delito de blanqueo de capitales. La que fuera alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se veía sentada en el banquillo. Demasiado trance para una persona de 68 años que llevaba más de un año padeciendo una situación explosiva: "Una cacería mediática, el vacío de su partido y varias amenazas de muerte que le habían provocado una depresión y agravado sus problemas de hipertensión", según una persona de su entorno. Amenazas como el haber recibido en menos de dos años dos sobres con balas del calibre nueve milímetros parabellum. El último, el pasado mes de julio. O como la más reciente. La que puso en conocimiento de un alto cargo de Interior a través de un SMS horas antes de morir tumbada junto a su hermana. Con un camisón y en un lecho de muerte de colchón blando y de 1,50. En la habitación 315. El búnker donde se parapetó antes de que su corazón dejase de latir. Sin avisar a nadie.
Barberá había llegado a Madrid en AVE el domingo anterior. Llegó al hotel a las nueve y media de la noche. No cenó nada. Su secretaria había llamado un mes antes al Villa Real para reservar una habitación superior del domingo 20 de noviembre al jueves 24 a razón de 100 euros más IVA la noche, precio especial para senadores y diputados. Siempre reservaba dos noches, pero en esta ocasión pidió cuatro. "Es que tiene una boda", se excusó su persona de confianza sin aclarar que el motivo era su cita judicial.
Barberá era asidua a este hotel desde que comenzase su etapa en la Cámara Alta hace un año. Y siempre que estaba lleno y le ofrecían como alternativa el hotel Urban, de la misma cadena y de mayor calidad, se negaba a cambiar de alojamiento y la dirección del establecimiento se veía obligada a mover a algún cliente. ¿La razón? Era más caro. No es que Rita no pudiese permitirse un hotel de 250 euros la noche con los 1.823 euros al mes que cobraba de dietas por ser senadora. Es que Rita estaba obsesionada con cada céntimo de eurodesde que Compromís sacase a la luz, en plena disputa por la alcaldía valenciana, 17 facturas de hasta 650 euros por noche en suites de hoteles de cinco estrellas como el Palace. No quería que la siguiesen acusando de vivir a cuerpo de reina a costa del erario público. Vivía preocupada por el qué dirán y dejó de frecuentar exclusivos restaurantes en Valencia como el Canyar. En Madrid decidió llevar también una vida austera para lo que había acostumbrado hasta la fecha. Fue cuando su mejor amigo en la política, el senador valenciano Pedro Agramunt, le recomendó que se alojase en su hotel de confianza, el Villa Real. Rita sólo había pernoctado allí una vez antes de jurar su cargo como senadora. El 1 de agosto de 2013, cuando se desplazó hasta Madrid para apoyar desde el Congreso a Mariano Rajoy en una de sus comparecencias más ásperas. Aquella en la que reconoció que se había "equivocado al confiar" en Luis Bárcenas.
Rita apenas se dejaba ver por los lugares comunes del Villa Real. No iba a su lujoso restaurante East 47, sino que prefería almorzar en el comedor del Senado junto al resto de senadores levantinos (otros muchos le negaban el saludo) con una bandera de la Comunidad Valenciana, o en la asequible Taberna Cascajares, cerca de la Cámara Alta. Para cenar siempre recurría al servicio de habitaciones, aunque sin ser demasiado propensa a las propinas. El minibar ni lo tocaba. Como tampoco lo hizo en la noche de aquel lunes.
Eran las nueve y diez de la noche y Rita descolgaba el teléfono de su habitación para pedir su whisky y la ración de tortilla. No lo acompañó de su habitual tomate pelado con atún, su plato favorito. Con tanto disgusto, su apetito disminuyó enormemente y en los últimos meses perdió varios kilos. Aquella sería su última cena. Mientras llegaba la comida, la ex alcaldesa intercambió algunos SMS (no usaba Whatsapp) y llamadas con personas como su hermana Totón, Agramunt y con el ex ministro José Manuel García-Margallo. "Me dijo que estaba tranquila, que sabía que iba a quedar en nada. No me imaginé que estuviese tan mal", dice una de estas personas. A Rita le habían ofrecido Agramunt y Margallo cenar esa misma noche, pero la ex regidora les emplazó a la noche del martes.
Varios periodistas también le habían llamado para conocer su versión del trance judicial, pero no obtuvieron respuesta. Y eso que a Barberá, como periodista que era, le gustaba compartir sus impresiones con profesionales de su confianza. "No me sorprendió que no me respondiese porque ella era de ver la llamada y llamarte al cabo de los días", señala una veterana periodista.
Barberá se acostó temprano aquel lunes. Estaba rota. El día de su declaración se había despertado a las cinco de la mañana de tanta tensión y había pedido un café con leche y un cruasán. Pedido que repitió en la mañana del martes pero a las diez de la mañana. "Su voz estaba bajita y temblorosa", recuerda un miembro delstaff del hotel, que reconoce que no pudieron atender todas sus exigencias culinarias. "Como no quedaban cruasanes, le subimos dos napolitanas", relata.
La ex regidora valenciana decidió no acudir al pleno del Senado y justificó su ausencia por una indisposición. No advirtió al hotel de su mal estado de salud, pero sí a su hermana María José, que no tardó en viajar a la capital junto a su hijo y sobrino de Barberá. A media tarde, Rita ya había dejado de responder al teléfono. En él tenía varias llamadas perdidas de Agramunt y Margallo, que habían quedado a cenar con ella esa noche. Y como último mensaje enviado desde su Iphonefiguraba un SMS donde avisaba a un alto cargo de Interior de la última amenaza que había recibido (el texto literal se puede leer arriba).
Cuando sus familiares llegaron a la habitación se la encontraron débil. Trataron de convencerla para regresar a Valencia. Hablaron con la recepción del hotel para que les facilitase una silla de ruedas para transportarla, pero Barberá prefirió mantenerse en la cama. Su hermana y su sobrino intentaron reservar una habitación en el mismo hotel, pero no quedaba ninguna libre. Así que María José decidió dormir con su hermana en la misma cama y su hijo se marchó a un hotel cercano.
La senadora no cenaría nada y las luces de la 315 se apagaron temprano. La senadora no volvió a hablar, pero su respiración fue dificultosa durante toda la noche, según relató su hermana. Ésta no pegó ojo, pero no fue hasta las siete de la mañana cuando llamó a su hijo para advertirle que Rita estaba inconsciente y no respiraba. El corazón de la ex alcaldesa había dejado de latir 15 minutos antes. Su sobrino puso rumbo al hotel y llamó al Summa. Entró en ellobby avisando a la recepción de que venía una ambulancia porque "doña Rita" se encontraba "muy grave". El joven, mientras llegaba el personal sanitario, trató de reanimarla con un boca a boca y presionándole el pecho. La escena fue de gran tensión. Su madre trataba refrescarle la frente con una toalla húmeda. Pasadas las siete y veinte de la mañana, un equipo del 112 subió a la habitación y se encontró a la hermana de Rita llorando y nerviosa junto al cuerpo. Les pidieron que abandonasen la estancia tanto a ella como a su sobrino. Le preguntaron si tenía problemas cardiorrespiratorios y la hermana aseguró que tenía problemas de hipertensión y que se tomaba pastillas contra el estrés. Más tarde, Margallo revelaría que se medicaba con antidepresivos. Habrá que esperar unos días para conocer los resultados del exámen toxicológico, según fuentes judiciales.
Los facultativos del Summa trataron de reanimarla sin suerte durante 30 minutos yla autopsia confirmó horas después la parada cardíaca como causa de la muerte. Eran las ocho de la mañana y allí se presentó la Policía Nacional. Un agente exclamó: "Es Rita Barberá, joder la que se va a liar". La noticia llegó a oídos del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que se personó rápidamente en el halldel hotel. Tuvo que esperar un momento a que la hermana de Rita autorizase su entrada en la habitación. Ella y su hijo lloraban de impotencia. "La hermana nos pidió que no subiesen ni políticos, ni nada. Sólo familiares", comenta un empleado del Villa Real. Mientras tanto y ajeno al revuelo, el diputado catalán de Podemos,Xavier Domenech, contemplaba todo el alboroto en la puerta del hoteldesde una cafetería aledaña sin saber que allí había muerto un cargo electo por el que su partido se negaría a guardar un minuto de silencio esa mañana. Una persona a la que un compañero de su partido quería "quemar" en la hoguera para "dar calor a familias sin recursos".
Minutos después de la llegada de Zoido, apareció en la habitación la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien había sido siempre una firme defensora de Rita Barberá. Incluso había sugerido que a su compañera de partido no dejarían de atacarla hasta que le provocasen un infarto al corazón. Maldita premonición. Cospedal siempre había sido en el PP su principal apoyo junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que desde la sombra siempre le había respaldado. Minutos antes de su declaración ante el Supremo telefoneó a la ex alcaldesa de Valencia. "Ella no estaba enfadada ni con Rajoy ni con Cospedal, sino con los nuevos como Maroto que fueron injustos con ella, o con la presidenta del PP de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, que no sería nada ahora de no ser por Barberá", afirma un allegado.
El juez llegó a las nueve de la mañana y certificó la muerte. También estuvo en la habitación el inspector jefe de Homicidios de la Policía Nacional, pero esa posibilidad fue rápidamente descartada. El personal del hotel puso todo en marcha para que el cuerpo de Barberá fuese sacado por el párking, pero los agentes de Policía decidieron que saliese por una puerta que estaba atestada de reporteros gráficos. "No entendemos por qué no le sacaron por el aparcamiento como les propusimos. Habría evitado que le fotografiasen saliendo del hotel en camilla muerta y envuelta en una sábana blanca", asegura un empleado.
El coche fúnebre salió del hotel cerca de las 11 de la mañana y los agentes no precintaron la habitación. Es más, esa noche la 315 fue ocupada por otro cliente. La había reservado una noche antes de que muriese Barberá aprovechando que su hermana María José la había anulado consciente de que marcharían a Valencia un día antes. Lo que no imaginó es que su querida Rita lo hiciese en un vehículo funerario y sin pagar una factura de 383 euros. El precio de su última estancia en el Villa Real, hotel donde un año antes había fallecido un fan extranjero del Real Madrid en similares circunstancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada