miércoles, 23 de noviembre de 2016

Extraordinarias imágenes de una tribu amazónica no contactada que podría ser aniquilada

http://www.salyroca.es/articulo/lyfestyle/extraordinarias-imagenes-tribu-amazonica-no-contactada-podria-ser-aniquilada/20161119115059002515.html

Esta zona se encuentra actualmente invadida por unos 1.000 mineros de oro ilegales que disparan los temores de que algunas de las personas más vulnerables del planeta puedan ser aniquiladas.
tribu1
Yano (casa comunal) de indígenas aislados yanomamis en la Amazonia brasileña, fotografiada desde el aire en 2016.  © Guilherme Gnipper Trevisan/Hutukara
separacion
Nuevas y extraordinarias fotografías aéreas muestran una comunidad indígena contemporánea no contactada de la Amazonia que podría tener un centenar de habitantes.
La comunidad se encuentra en el Territorio Indígena Yanomami al norte de Brasil, cerca de la frontera con Venezuela. Alrededor de 22.000 yanomamis viven en el lado brasileño de la frontera, y al menos tres grupos no mantienen contacto con foráneos.Son extremadamente vulnerables a la violencia y a las enfermedades que propagan los foráneos.
Cuando su tierra está protegida, los pueblos indígenas aislados pueden prosperar. Sin embargo, esta zona se encuentra actualmente invadida por unos 1.000 mineros de oro ilegales que disparan los temores de que algunas de las personas más vulnerables del planeta puedan ser aniquiladas.
tribu2
Yano (casa comunal) de indígenas aislados en la reserva indígena Yanomami. Se sabe que al menos tres grupos de este pueblo indígena permanecen en aislamiento. © Guilherme Gnipper Trevisan/Hutukara
Los mineros han propagado en la región enfermedades como la malaria y han contaminado las fuentes de alimento y agua de los yanomamis con mercurio, provocando una grave crisis sanitaria.
El chamán y activista yanomami Davi Kopenawa Yanomami declaró: “El lugar donde los indígenas aislados viven, pescan, cazan y cultivan debe ser protegido. El mundo entero debe saber que ellos están ahí, en su selva, y las autoridades deben respetar su derecho a vivir ahí”.
Davi es presidente de la asociación yanomami Hutukara y ha sido denominado como “el dalái lama de la selva”. “Son como termitas: siguen viniendo y no nos dejan en paz”, manifestó acerca de los mineros.
Los encargados de proteger el territorio yanomami son funcionarios del Gobierno brasileño. Pero actualmente afrontan severos recortes presupuestarios como parte de los planes políticos de debilitar drásticamente la protección y los derechos territoriales indígenas.
Sin apoyo continuado, el equipo responsable de la región yanomami no será capaz de proteger el territorio de los invasores, e incluso podría ser suprimido. Esto dejaría a los yanomamis aislados en peligro de aniquilación.
tribu3
Indígenas aislados yanomamis vistos desde el aire en el centro de su yano (casa comunal). Se estima que un centenar de individuos habitan en ella. © Guilherme Gnipper Trevisan/Hutukara


Información de contexto
- Los yanomamis conforman el pueblo indígena relativamente aislado más numeroso de América del Sur. Viven en las selvas y montañas del norte de Brasil y del sur de Venezuela. Se estima que su población total está en torno a las 35.000 personas.
- El Territorio Indígena Yanomami fue creado en 1992 tras años de intensa campaña por parte de Davi Kopenawa Yanomami, Survival International y la Comisión Pro-Yanomami (CCPY).
- Antes de la creación de la reserva, los yanomamis estaban siendo aniquilados por la violencia de los foráneos y por enfermedades como la gripe y el sarampión frente a las que apenas habían desarrollado inmunidad, propagadas en el territorio por buscadores de oro ilegales y otros invasores. El territorio les dio la oportunidad de decidir su propio futuro y la tribu se encuentra ahora mucho más recuperada, después de décadas de caos.
- Sin embargo, FUNAI, el departamento de asuntos indígenas del Gobierno brasileño responsable de proteger territorios como este, afronta severos recortes presupuestarios. Se teme que se supriman seis de los doce equipos especializados en indígenas aislados, entre ellos el encargado de proteger a los yanomamis.
- Los indígenas yanomamis no contactados han manifestado claramente su deseo de que les dejen en paz: huyen de los foráneos y evitan a los miembros contactados de la tribu.
- En estas fotografías se ve el típico yano yanomami, una gran casa comunal que alberga a varias familias. Cada una de las secciones cuadradas del yano la habita una familia diferente, donde cuelgan sus hamacas, mantienen sus hogueras y almacenan comida.
- Los yanomamis tienen un enorme conocimiento botánico y usan unas 500 plantas para alimentos, medicinas y materiales de construcción de sus hogares. Se proveen por medio de la caza, la recolección y la pesca, pero también cultivan alimentos, como yuca (mandioca) o bananas, en grandes huertas que abren en la selva.
- Los chamanes yanomamis son líderes espirituales de sus comunidades. Inhalan un polvo alucinógeno llamado yakoana, que según creen les permite comunicarse con el mundo de los espíritus.


tribu4
Indígenas aislados yanomamis fotografiados desde el aire cerca de la frontera con Venezuela. Parecen gozar de buen estado de salud y su población parece haber aumentado. © Guilherme Gnipper Trevisan/Hutukara
Los indígenas aislados no son atrasados ni reliquias primitivas de un pasado remoto. Son nuestros contemporáneos y representan una parte esencial de la diversidad humana. Donde sus derechos se respetan, continúan prosperando.
Su conocimiento es irremplazable y se ha desarrollado a lo largo de miles de años. Los pueblos indígenas aislados son los mejores guardianes de su medioambiente. Y las pruebas demuestran que los territorios indígenas constituyen la mejor barrera contra la deforestación.
Survival International se opone a los intentos externos de contactarlos. El contacto siempre es mortal, y la decisión de iniciarlo les corresponde solo a ellos. Quienes entran en territorio de indígenas aislados les niegan esa posibilidad de decidir.
El director de Survival International, Stephen Corry, declaró: “Estas extraordinarias imágenes son otra prueba más de la existencia de aún más pueblos indígenas aislados. No son salvajes, sino sociedades complejas y contemporáneas cuyos derechos deben ser respetados. Está claro que son perfectamente capaces de vivir exitosamente sin necesidad alguna de las nociones de ‘progreso’ y ‘desarrollo’ externas. Todos los pueblos indígenas aislados se enfrentan a una catástrofe a menos que su tierra sea protegida. Estamos haciendo todo lo que podemos para garantizarles sus tierras y para que tengan la oportunidad de decidir su propio futuro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada