martes, 22 de noviembre de 2016

La contaminación, causa de que 600.000 mueren cada año por contaminación ambiental, según UNICEF

300 millones de niños del mundo viven en espacios muy contaminados

600.000 mueren cada año por contaminación ambiental, según UNICEF

22/11/2016


w.tendencias21.net/300-millones-de-ninos-del-mundo-viven-en-espacios-muy-contaminados_a43372.html


300 millones de niños de todo el mundo viven en espacios muy contaminados, según UNICEF. Cada año mueren 600.000 niños por este motivo, y otros millones de niños ven amenazada su vida y su futuro. La mala calidad del aire constituye una de las mayores amenazas para la salud infantil, asegura el informe. Asia y África son las regiones donde los niños respiran el aire más contaminado.




Alrededor de 300 millones de niños del mundo, uno de cada siete, viven en un espacio en el que la contaminación del aire excede seis veces las normas internacionales, contribuyendo así en gran medida a la mortalidad infantil, según un informe de UNICEF publicado hoy. 

El informe estima que la contaminación ambiental contribuye de forma importante en la muerte cada año de al menos 600.000 niños menores de cinco años, a la vez que amenaza la vida y el futuro de otros millones de niños. 

Las sustancias contaminantes no sólo dañan los pulmones de los niños, sino que también pueden traspasar la frontera protectora del cerebro y dañar irreparablemente el desarrollo cerebral, afectando al futuro de estos niños, añade el informe. 

La investigación se ha desarrollado con la información aportada por imágenes de satélites, según las cuales dos mil millones de niños viven en países en los que la contaminación atmosférica resultante de las emisiones de vehículos y del uso intensivo de carburantes fósiles, así como del polvo y la incineración de basuras, supera las normas aceptables para la calidad del aire establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

El sur de Asia es el que cuenta con el mayor número de niños que respiran un aire muy contaminado (620 millones), seguida por África (520 millones), el Este de Asia y el Pacífico (450 millones), según el informe. 

Los investigadores han estudiado asimismo la contaminación en el interior de las habitaciones el carbón y la madera se usan todavía para cocinar o calentarse, que afecta sobre todo a los niños de familias pobres que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo. 

La contaminación del aire exterior y de las viviendas es responsable de la frecuencia de neumonías y otras enfermedades respiratorias, que causan cerca de una muerte sobre diez entre los niños menores de cinco años. Esto provoca que la mala calidad del aire constituya una de las mayores amenazas para la salud infantil, asegura el informe.

Los más pequeños 

Los niños más pequeños son más sensibles que los adultos a la contaminación, ya que sus pulmones, su cerebro y su sistema inmunitario no se han desarrollado completamente y sus vías respiratorias son también más permeables. 

Además, los niños más pequeños respiran más deprisa que los adultos y aspiran más aire en relación a su masa corporal. 

Los niños más vulnerables a los efectos de la contaminación son los más pobres, ya que presentan una salud más frágil por carecer de higiene y atención adecuada, señala el informe. 

Unicef pide a los dirigentes del mundo comprometidos con los acuerdos de París para la contención del calentamiento global (COP21) que tomen medidas urgentes en sus respectivos países para mejorar la calidad del aire y proteger a los niños. 

También insta a todos los países a aumentar sus esfuerzos para adecuar a las normas internacionales la calidad del aire de sus ciudades, reduciendo el uso de energías fósiles y desarrollando las energías renovables. 

Asimismo pide a los países que faciliten el acceso de todos los niños a los cuidados médicos básicos para reducir su vulnerabilidad a las enfermedades respiratorias y minimizar su exposición a la contaminación. 

Por último recomienda que las fuentes de contaminación, como las industriales, no se encuentren cerca de las escuelas o espacios de juego infantiles, así como una mejora en la gestión de los residuos para reducir la quema de basura en los espacios habitados. 

Este nuevo estudio del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia se publica una semana antes del inicio de la conferencia sobre el clima COP22, que se desarrollará en Marrakech del 7 al 18 de noviembre para poner en marcha los compromisos de la cumbre de París (COP21), celebrada el año pasado. 
 

Referencia 
Clear the air for children. UNICEF. Pages: 96. Publication date: October 2016. Publisher: UNICEF. ISBN: 978-92-806-4854-6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada