martes, 29 de noviembre de 2016

Nuevas filtraciones a Greenpeace Holanda demuestran los peligros del tratado TISA

http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2016/Noviembre/Nuevas-filtraciones-a-Greenpeace-Holanda-demuestran-los-peligros-del-tratado-TISA-/

El acuerdo pondría en peligro puntos de la normativa de protección de datos en Europa

Comunicado de prensa - noviembre 25, 2016
Una nueva filtración de documentos internos del Acuerdo sobre Liberalización de Servicios, conocido como TiSA, por parte de Greenpeace Holanda ha confirmado cómo los acuerdos comerciales de nueva generación suponen una amenaza para la democracia europea y en especial para los estándares de seguridad de protección de datos.
Los documentos filtrados proceden de los textos de la 20ª ronda de negociación del TiSA, celebrada el pasado mes de septiembre, e incluyen cambios tan importantes como que las leyes de protección de datos de cada país no deben suponer una "discriminación injustificable" o una "barrera para el comercio".

La filtración incluye un texto sobre transparencia, que establece cómo los estados y "las personas interesadas" deben ser informados sobre las intenciones de establecer nuevas regulaciones. Mientras la ciudadanía carece de medios y capacidad de acceso a estos procesos de participación, los lobbies de las grandes corporaciones estarían en una posición privilegiada y tendrían toda la información. La transparencia del TISA es asimétrica y favorece a las grandes multinacionales que tienen recursos y capacidad económica. Corporaciones como Google o Facebook, cuyo negocio está basado en el empleo de datos personales, ganarían mucha más influencia tras este acuerdo.

Según estaba previsto, las negociaciones del TiSA tendrían que concluir a finales de 2016.Pero, debido a la incertidumbre política desde la elección presidencial de los Estados Unidos, el proceso de negociación de este tratado está oficialmente suspendido, aunque sus negociadores se reunirán en una sesión intermedia durante la segunda semana de diciembre. El CETA, el acuerdo comercial y de inversión entre la UE y Canadá, ha sufrido un repentino proceso de aceleración, ya que algunos grupos políticos del Parlamento Europeo quieren aprobar rápidamente el texto, pese a las grandes preocupaciones que ha levantado.

"Paremos los acuerdos comerciales como el TTIP, el CETA Y el TISA, que sólo favorecen a las multinacionales. No estamos contra el comercio, no estamos contra los acuerdos comerciales, pero debatamos y negociemos acuerdos que beneficien a todas las personas y al planeta", ha pedido la portavoz de Greenpeace Holanda, Susan Cohen.

El TiSA pretende facilitar el comercio de servicios entre 23 países, entre ellos la Unión Europea y los Estados Unidos, pero también países emergentes como Costa Rica y Turquía. Juntos, los firmantes tendrían en su mano aproximadamente el 70 por ciento de los servicios globales, desde los operadores de telefonía móvil, hasta los hospitales y los proveedores de energía. Como otros polémicos acuerdos como el TTIP y el CETA, el TiSA ha sido negociado prácticamente en el secreto.

"El TiSA es otro tratado secreto peligroso que, una vez más, pone al comercio por encima de los derechos humanos básicos", ha comentado Markus Beckedahl, redactor jefe del medio digital Netzpolitik.org. "Este acuerdo desafía la neutralidad de la red y puede hacer que los software sean menos seguros, lo que representaría una amenaza para la población. Un acuerdo que tendría un impacto tan amplio tiene que ser sujeto a la discusión pública", ha añadido.

Las regulaciones del TiSA podrían plantear un riesgo nuclear más alto
Los textos filtrados del TiSA también revelan que el acuerdo podría suponer riesgos específicos en materia de seguridad. En contraste con los borradores anteriores, el nuevo texto no permite a los países exigir el acceso al código fuente. Una exención para infraestructuras críticas que estaba incluida en borradores anteriores de los textos ha sido desechada. Esto podría significar, por ejemplo, que un país no podría en el futuro supervisar el software de una central nuclear para vigilar posibles riesgos de seguridad.

Los textos filtrados a Greenpeace Holanda suman 67 páginas y pertenecen a la 20ª ronda de negociaciones, que se terminaron el 25 de septiembre. Aunque hubieran tenido lugar pequeñas negociaciones desde entonces, los observadores opinan que las posiciones reveladas en los documentos filtrados no han cambiado fundamentalmente. Los papeles filtrados del TISA pueden verse en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada