lunes, 28 de noviembre de 2016

Zapata: "Me cuesta creer que quien ha sido alcaldesa tantos años tenga problemas con la presión mediática"

Publicado: 27.11.2016 23:39 |Actualizado: Hace 18 horas

Tras su absolución en la causa de los tuits, el concejal del Ayuntamiento habla de la ‘pena de telediario’.  “No habría ocurrido lo mismo si no hubiera sido concejal de Ahora Madrid”, asegura el concejal de Madrid.

El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata durante el juicio. EFE/Mariscal

MADRID.- Hasta en tres ocasiones el juez Santiago Pedraz archivó la causa por entender que en sus tuits no había ánimo de ofender a las víctimas del terrorismo. Otras tantas la reabrieron los conservadores Enrique López y Concepción Espejel, contra el criterio de la Fiscalía. Cinco años después de su chiste tuitero sobre Irene Villa, el pasado día 15 la Audiencia Nacional absolvió al concejal, hoy responsable de los vecinos de Villaverde y Fuencarral-El Pardo.

No se arrepiente de su dimisión del Área de Cultura –“habría sido muy difícil desarrollar con independencia mi trabajo en un contexto en el que lo único que la gente conocía de mí eran unos tuits”, afirma- y evita pronunciarse sobre “las hienas” de Rafael Hernando. Lo que sí tiene claro Guillermo Zapata (Madrid, 1979) es que nada hubiera sido igual si no hubiera sido concejal de Ahora Madrid: “En absoluto, ni aunque hubiera sido un ciudadano de a pie famoso, reconocido”.

Le leo un tuit: “Si Rita Barberá ha muerto por la presión mediática, Guillermo Zapata es un ser mitológico inmortal”.

Meterse en por qué ha muerto una persona no me corresponde. Yo solo sé por qué he sobrevivido a la presión mediática: porque lo míos –mi familia, mis amigos, mi comunidad política y un montón de ciudadanos- han estado a mi lado.

Y porque tiene usted más moral que el Alcoyano frente a “las hienas”, que diría Rafael Hernando…

Soy paciente y tranquilo. Supe ordenar en mi cabeza lo que estaba pasando. No obstante, lo más importante, es la gente que te cuida y que te quiere. Y me cuesta creer que una persona que ha sido alcaldesa durante un montón de años tenga problemas con la presión mediática.
"Había una determinación por que yo fuera a juicio. Y a juicio fui"

Tres archivos y unos 100.000 euros, según los cálculos de algunos, por un tuit.

Fueron cuatro procesos y un escrito que nosotros presentamos para que López y Espejel, los dos jueces que querían que fuese a juicio, no me juzgaran. Eso sería una quinta cuestión. Y este país debería tener otras prioridades, sí.

¿Si Guillermo Zapata no hubiera sido concejal de Ahora Madrid, habría ocurrido lo mismo?

 No. En absoluto. No habría ocurrido lo mismo, ni aunque hubiera sido un ciudadano de a pié reconocido, famoso.

¿Que Enrique López y Concepción Espejel insistieran en levantar, hasta en tres ocasiones, el archivo de su causa es…?

No me voy a meter en la cabeza de nadie para hacer especulaciones. Pero el caso habla por sí sólo. Ha habido siete jueces implicados en el proceso. Cinco han dicho que no había ningún tipo de delito. Dos dijeron que sí. Si alguien tiene que explicarse son ellos.

¿Cree usted que estaban políticamente contaminados?

Planteamos jurídicamente que eso podía ser así y los jueces no nos dieron la razón. Cuando se aceptó el segundo recurso, acepté que esto iba a ser así siempre, que daba igual lo que hubiera alrededor, incluida la propia Fiscalía. Había una determinación por que yo fuera a juicio. Y a juicio fui.

Ocurrido lo ocurrido después ¿no lamenta haber renunciado a dirigir la cultura en el Ayuntamiento de Madrid?

No. Lo que hice tenía sentido. Habría sido muy difícil desarrollar con independencia mi trabajo en un contexto en el que lo único que la gente conocía de mí eran unos tuits con una carga moral determinada, que me dibujaban como una persona que no soy. Sin que la gente conociese quién era, no podía hacerme cargo de ese asunto. La decisión también me permitió que se me escuchara, que hubiera otro relato sobre lo ocurrido que no hubiera sido tan fácil si hubiera continuado como responsable de Cultura.

¿Es una forma de actuar que sólo vale para la izquierda?

Si el PP considera que quien está en procesos no debe dimitir es un problema que tiene que resolver y que defender políticamente. Yo puedo defender mi decisión. Cometemos un error si definimos nuestra ética a partir de la ética de los demás. El resultado de eso es que cada vez baje más el listón.
"Cometemos un error si definimos nuestra ética a partir de la ética de los demás"

Volviendo a la muerte de Rita Barberá ¿si hubiera estado usted en el Congreso habría guardado un minuto de silencio?

No, no tiene ningún sentido hacerlo. Lo delirante, sin embargo, es que cinco días después sigamos hablando de un gesto. Se está sustituyendo la discusión política por discusiones de gestos.

Sí lo respetaron compañeros de Ahora Madrid en la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento

Fue por Rita Barberá y por un compañero concejal del PSOE fallecido. Se hicieron los dos homenajes a la vez. Creo que hay muchos mecanismos para hacerlos y que hay que distinguir la esfera privada de la pública. Salirse de un acto institucional no es faltarle al respeto a nadie.

Luego, hasta en eso hay disparidad de criterios en el seno de Ahora Madrid.

No, no hay disparidad de criterios. Para eso tendríamos que haber tenido alguna discusión sobre ello. La pregunta era sobre lo que haría yo en un contexto distinto, como es el Congreso.

¿Hay paz y armonía en el equipo de gobierno del Ayuntamiento?

Las confluencias y el proceso de construcción de Ahora Madrid han producido un equipo humano variado, que discute constantemente sobre un montón de cosas, llega a acuerdos y los pone en marcha. Eso tiene un valor fundamental en política. Venir de tradiciones distintas y de diferentes formas de pensar la política nos ha ayudado a ganar y a tener una mirada más amplia sobre los problemas de la ciudad. El que crea que los partidos políticos que no expresan sus diferencias es porque no las tienen es un iluso. El tipo de espacio político que tenemos nos obliga a estar permanentemente discutiendo y poniéndonos de acuerdo. Y eso es muy bueno.

Por ejemplo, sobre la política municipal en torno a los centros sociales. Usted estuvo en el desalojo del Patio Maravillas.

En Ahora Madrid estamos todos bastante de acuerdo en la función que los centros sociales cumplen en la ciudad. Otra cosa es que luego haya quienes nos parezca bien acercarnos a una manifestación o no. Las propuestas que tenemos para la cesión de espacios son muy útiles en aquellos lugares donde no hay sujetos que tienen una trayectoria en la ciudad. La política del Ayuntamiento es adecuada en la medida en que está permanentemente repensándose y porque reconoce la importancia que han tenido y tienen los centros sociales en Madrid.

Pero los okupas están bastante enfadados con los requisitos burocráticos que se les han impuesto.

Toda política pública es objeto de crítica. No estoy de acuerdo con que sean procedimientos burocráticos. También entiendo que lo social tenga derecho a considerar que no le parezca adecuado y buscar otros mecanismos para legitimarse.

A finales del verano, Javier Barbero, Celia Mayer y usted abandonaron Ganemos ¿Por qué?

Sobre todo porque nuestro trabajo no nos permitía estar encima de decisiones que después teníamos que defender en otros lugares y no nos parecía honesto mantener una relación que no estábamos cuidando. El compromiso con el espacio era bajo y es un espacio que requiere un compromiso serio. Pero la relación que mantenemos con los compañeros de Ganemos y con el propio espacio siempre ha sido de cooperación y entendimiento. Además nos apetecía explorar alguna otra vía fuera de las fuerzas constituidas en Ahora Madrid.

Si Podemos e IU llegasen a un acuerdo para fusionarse ¿en qué lugar quedarían ustedes dentro de Ahora Madrid?

Ahora Madrid es una fuerza política compuesta de muchas voces y muchas cabezas y con autonomía para tomar sus decisiones. Y eso es algo que aceptan tanto Podemos como Izquierda Unida. El propio Ramón Espinar dijo algo muy parecido a lo que estoy diciendo yo. Somos espacios distintos, construidos de forma diferente, y con autonomía.

¿Le gusta a Guillermo Zapata la fusión?

No tengo una opinión muy formada. Unidos Podemos ha sido una herramienta útil. Si tiene que ir más allá, no es un debate del que yo forme parte. Entiendo los posicionamientos de unos y de otros. Sí que creo que se han dicho cosas muy injustas sobre IU, como que se va a disolver en Podemos. Ellos han defendido siempre de forma honesta un proyecto propio. Independientemente de los pasos que se decidan dar, no creo que IU esté en la idea de perder su singularidad.
"No creo que IU esté en la idea de perder su singularidad"

Se fue Fidel Castro. Y se fue Marcos Ana.

Son dos muertes que señalan el final de un ciclo histórico y que dejan una experiencia política absolutamente fundamental para entender las luchas, las victorias y los dolores del siglo XX.

Y en el XXI llegó Donald Trump ¿Se nos acaba el mundo?

Se nos pone más difícil, desde luego. Se lo pone muy difícil a buena parte de los norteamericanos, no solo a los migrantes. Y nos lo pone muy difícil al resto. Porque no tiene ningún tipo de compromiso con el medioambiente. Y porque ha abierto un campo simbólico para que el racismo, el machismo, la homofobia, se conviertan en lenguaje y, posteriormente, en políticas públicas. Es muy grave. Pero también porque tiene que ver con la crisis de la socialdemocracia y con una clase política que se ha despegado de la ciudadanía. Si lo mejor que podían hacer los demócratas era decir “Trump es muy malo”, es porque no tenían nada que poner encima de la mesa.

¿Sigue usted escribiendo, por si acaso?

Justo ayer fui capaz de terminar un relato de doce páginas que tenía pendiente desde hace nueve meses. No lo tengo olvidado. Lo retomo cada vez que tengo un hueco. Aunque cada vez tengo menos.

Sus peripecias en los tribunales igual dan para un folletín

¡No. Darían para un par! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada