jueves, 1 de diciembre de 2016

El 3 de diciembre volvemos a las calles: Pan, trabajo, techo y dignidad

Publicado en: 1 diciembre, 2016
Por Marchas por la dignidad
El 3 de diciembre volvemos a las calles. Somos conscientes de que la lucha es el único camino para conseguir pan, trabajo, techo, dignidad y amnistía. La juventud no nos resignamos a ser sujetos pasivos en esta lucha, sino que salimos a la ofensiva.

LA JUVENTUD A LA OFENSIVA
Un 50% de paro. Recortes en becas y subida de tasas universitarias. Una reforma educativa dictada al servicio de los mercados y que pretende prohibirnos el futuro. Una emigración masiva en busca del curro precario que nos permita vivir. La imposibilidad de acceder a una vivienda, negándonos la capacidad de construir un proyecto de vida propio. La juventud somos uno de los sectores más castigados por el sistema capitalista. Paro y precariedad han sido nuestras crisis permanentes. A este panorama social debemos añadir que somos el principal foco de atención de la represión del Estado que intenta impedir nuestra auto-organización y así allanar el camino a un futuro que tiene en la explotación y la precariedad los ejes fundamentales de vida. Las jóvenes, sin embargo, nunca nos hemos resignado. Le plantamos cara a Wert y a su LOMCE. Paralizamos las Universidades en todo el Estado contra Bolonia y contra el 3+2. Les dijimos que no les teníamos miedo en el 15-M y en los Rodea el Congreso. Participamos en la derrota de Gallardón y estamos presentes en la lucha contra la LGTBIfobia. Hace poco fuimos las jóvenes quienes exigimos un Madrid para Todas y las que colgamos los cascos por un convenio digno. También compartimos lucha con cientos de miles de compañeras aquél 22 de marzo en Madrid. Esas luchas, aunque exitosas, dejaron decenas de jóvenes imputadas y sancionadas con el claro objetivo de generar desmovilización. No solo no nos quedamos en casa sino que frente a su represión construimos redes de solidaridad de cara a defender a nuestras compañeras de sus agresiones. El 3 de diciembre volvemos a las calles. Somos conscientes de que la lucha es el único camino para conseguir pan, trabajo, techo, dignidad y amnistía. La juventud no nos resignamos a ser sujetos pasivos en esta lucha, sino que salimos a la ofensiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada