martes, 21 de marzo de 2017

El fin de Esperanza Aguirre (cercada por la justicia)

Vaciada políticamente de poder y cercada por la justicia

El fin de Esperanza Aguirre



Aunque quedan dos años, nadie apuesta porque Aguirre repita como candidata del PP en Madrid
Aunque quedan dos años, nadie apuesta porque Aguirre repita como candidata del PP en Madrid
 Reuters
http://www.bez.es/755870636/El-fin-de-Esperanza-Aguirre.html

El ascenso a la presidencia del PP de Madrid de Cristina Cifuentes representa el entierro político definitivo de quién se proclamó "lideresa" del partido y amagó con disputar el poder a Mariano Rajoy en el Congreso Nacional de Valencia, en 2008. El 'aguirrismo' no existe en Génova, en ninguna planta, y sus fieles o están en la actividad privada o se han subido al carro de la presidenta regional. Además, la justicia estrecha el cerco sobre ella y nadie descarta que acabe sentada en el banquillo.
La anécdota la relata una persona del círculo de la secretaria general popular, María Dolores de Cospedal. Finalizaba el plazo legal para que Mariano Rajoy, presidente del Gobierno y del PP, decidiera los candidatos de su partido a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid para las elecciones de 2015. De puertas para afuera, la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se mostraba dura y contundente en defender su nombre para el Consistorio municipal y el de Ignacio González, su hombre de confianza y en ese momento presidente regional, a la Comunidad. 
"Cuando Rajoy ya se decantó por Cristina Cifuentes para la región, Aguirre iba por el despacho de Génova de María Dolores de Cospedal suplicando que le dejaran ser la candidata para el Ayuntamiento. Es muy dura en público, pero delante de Cospedal hasta lloraba para que no la echaran", revela esta fuente. Con el apoyo de la secretaria general, Aguirre fue la candidata del PP al Ayuntamiento en 2015. Ganó, pero no sumó los apoyos necesarios y Manuela Carmena accedió a la alcaldía de la capital.
Esa 'derrota' fue el principio del fin de Esperanza Aguirre, retratada como la 'Dama de Hierro española' en referencia a Margaret Thatcher, ex primera ministra británica. El golpe definitivo vino en febrero de 2016, cuando dimitió como presidenta del PP regional por las sospechas de financiación irregular del partido. El PP creo una gestora presidida por Cristina Cifuentes, que sí pudo gobernar con el apoyo de Ciudadanos. 
La elección de Cifuentes como presidenta del PP de Madrid este sábado, representa el definitivo entierro político de la ex presidenta del Senado. Nada queda ya del 'aguirrismo', eliminado por Cifuentes primero en el Gobierno de la región y segundo en el partido, tras ser nombrada presidenta de la gestora -señalada por Rajoy como la nueva líder-. 
Sin representación
En la Ejecutiva del PP regional nombrada este sábado por Cifuentes no hay nada que recuerde a Aguirre. Como se esperaba, Ángel Garrido será la mano derecha de Cifuentes en el partido y en el Gobierno. Por supuesto, ya no aparecen nombres como Ignacio González -que solo vuelve a la palestra cuando acude a los juzgados por algún caso de corrupción del partido-, ni Salvador Victoria, ni Javier Fernández Lasquetty, ni Lucía Fígar, ni Percival Manglano... Todos, ex consejeros de Aguirre, están fuera de la política -Manglano es concejal- señalados por la corrupción o refugiados en la actividad privada. Incluso el nombre de Iñigo Hernández de Luna, cercano a Aguirre, aparece fuera del núcleo duro, como vocal, pese a que "ha aportado unos 3.000 votos a Cifuentes en las primarias", aseguran fuentes del PP.
"El problema es que ha pasado un año ya. La gestora ha estado un año al frente del partido, tiempo suficiente para que los que eran aguirristas se hayan ido subiendo poco a poco al carro de Cifuentes. Incluso alcaldes tan cercanos a Esperanza como el de Alcobendas, Ignacio García Vinuesa, se ha acoplado a las órdenes de Cifuentes", explica un asistente al Congreso de este fin de semana en Madrid.
"Aguirrismo no queda, es evidente", opina otro ex miembro de la Ejecutiva. "Pero es que Cristina es la presidenta de la Comunidad también. Acumula todo el poder y es normal que, por ejemplo, Borja Carabante, que fue viceconsejero de Transportes con Aguirre, pues ahora esté con Cifuentes -preside el Metro de Madrid-", asegura.
 
 
 
 
El aguirismo ha muerto: incluso alcaldes tan cercanos a ella como Vinuesa se han subido al carro de Cifuentes
Ministra, presidenta del Senado, doce años al frente del PP de Madrid, ocho años presidenta de la Comunidad... El presentede la 'lideresa', por tanto, pasa por vivir con su cuota de poder más baja desde hace veinte años, cuando fue nombrada ministra de Educación por José María Aznar en 1996 -era primera teniente de alcalde de Madrid-. Pero es que incluso este presente es incluso mejor que su futuro. Nadie apuesta a que Aguirre vaya a repetir como candidata del PP en 2019. En el entorno de Cifuentes consideran que todavía es pronto para hablar de candidatos, pero ya ha vuelto a salir el nombre de Pablo Casado.
¿Y qué piensa Rajoy? Conocida es la querencia del presidente a dar los nombres a última hora. En el Congreso regional, Rajoy dedicó unas palabras a Aguirre que abren la puerta a todo y a nada: "Esperanza ha dedicado como yo muchos años al partido. Es para estar orgulloso pero sobre todo por lo que vamos a hacer en el futuro". Indescifrable.
Justicia
Porque el futuro de Aguirre es una página en blanco. Nadie en privado apuesta a que Aguirre evite sentarse en el banquillo de los acusados por alguno de los casos de corrupción del PP de Madrid que se están investigando. La lista es muy larga, y aunque de momento ha salido indemne de todos, cada día aparecen nuevas pruebas que la señalan
 
 
 
 
Ignacio González, Francisco Granados, Salvador Victoria, Alberto López Viejo, Lucía Figar...
Su último número dos, Ignacio González, tiene varias causas pendientes por su ático de Marbella y por el caso de los espías de la Comunidad. A su vez, la mano derecha de González,Salvador Victoria, está procesado por la trama Púnica. El anterior número dos de Aguirre, Francisco Granados, está considerado el cabecilla de la trama Púnica y va para cuatro años de cárcel preventiva -la Policía encontró un millón de euros escondidos en casa de su suegro-. Hace unos días pidió al juez instructor, Eloy Velasco, que llamara a declarar a Aguirre para que aclarara su papel en los diferentes gobiernos autonómicos
Otro caso que podría salpicarle es el de Gürtel. Aunque ella siempre ha declarado que fue quién destapó esta trama corrupta entorno al PP, uno de sus consejeros de confianza, Alberto López Viejo, está procesado en este caso. Además, varios acusados, ex trabajadores de las empresas de Francisco Correa, han declarado en la vista oral que era la Comunidad quién les detallaba qué facturas trocear para sortear la leyGürtelPúnica, espías, financiación irregular del PP... La 'lideresa', que amagó con enfrentarse a Rajoy en el Congreso Nacional de 2008, cercada por la justicia y arrinconada en el grupo municipal.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario