viernes, 17 de marzo de 2017

EL PRESIDENTE DE REPSOL CALIFICA COMO "TERCERMUNDISTA" EL RECHAZO CANARIO A LAS PROSPECCIONES

Jueves, 16 de marzo de 2017

"Fue un serio dolor de muelas", dice Brufau


http://canarias-semanal.org/not/20004/el-presidente-de-repsol-califica-como-tercermundista-el-rechazo-canario-a-las-prospecciones/



"Lo que pasó en Canarias me pareció una pena, tercermundista". Con este atrevimiento se despachó este miércoles el presidente de Repsol, al referirse al movimiento ciudadano que se opuso a las prospecciones y los planes de extracción de hidrocarburos que esta petrolera barajó llevar a cabo en las Islas (...).
   "Lo que pasó en Canarias me pareció una pena, tercermundista". Con este atrevimiento se despachó este miércoles el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en declaraciones a la Cadena Cope, al referirse al movimiento ciudadano que se opuso a las prospecciones y los planes de extracción de hidrocarburos que esta petrolera barajó llevar a cabo en las Islas.



     En un ejercicio de demagogia difícilmente superable, Brufau identificó la negativa de una buena parte de la población de Canarias un proyecto que solo podría haber ocasionado perjuicios al Archipiélago, y cuyos beneficios económicos solamente habrían repercutido a la propia Repsol, con un supuesto rechazo de los canarios al "progreso".



    "A mí esto me parece retrógrado pensar que la modernidad pasa por no tener energía es tanto como insultar a los "países emergentes" que necesitan energía para crecer"- apuntó el directivo de la petrolera, mostrando una repentina"preocupación" por la mejora económica y social de otras naciones.


   "El mundo necesita energía"  -reafirmó Brufau utilizando el socorrido recurso de identificar los intereses de una multinacional con los del conjunto de la sociedad.


   Como se recordará, el proyecto extractivo que Repsol pretendía desarrollar frente a las costas del Archipiélago canario no se concretó, finalmente, porque las prospecciones realizadas no indicaron la existencia de hidrocarburos cuya extracción fuera rentable para la petrolera en las condiciones actuales del mercado.


   Sin embargo, y a pesar que la oposición popular, expresada en multitudinarias manifestaciones, no fue, a la postre, la que evitó la consecución de los planes de Repsol, Brufau no dudó en calificarla también como "un serio dolor de muelas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada