martes, 11 de abril de 2017

Empleo basura para disfrutar la Semana Santa

http://www.vozpopuli.com/economista_ciudadano/Empleo-basura-disfrutar-Semana-Santa_7_1015768415.html

El Estado hace dejación de funciones en materia de inspección y deja desamparados a millones de trabajadores por el bien del turismo. La alienación social es de tal calibre que, incluso aunque los perjudicados sean sus propios hijos, preferirán seguir disfrutando en el chiringuito.
Empleo basura para disfrutar la Semana Santa
Empleo basura para disfrutar la Semana Santa
Estos días son proclives para que miles de ciudadanos hagan las maletas, intenten aparcar a los mayores a su cargo, y se lancen al proceloso mundo de la caravana, lleguen a playas cuasi destruidas por los temporales de invierno, pasen frío en bikini y hagan muchas fotos para colgarlas en las numerosas redes sociales.
La Semana Santa volverá a ser portada de informativos ante el enorme trasiego de personas que se moverán estos días
Los hoteles de las costas y las capitales emblemáticas del turismo religioso se llenarán, así como los chiringuitos de playa donde algunos saborearán infames paellas recalentadas y frituras con aceite de palma, tan de moda en estos días, para así demostrar al país y a los telediarios que España ya ha recuperado su máximo esplendor turístico. Los telediarios los abrirán las colas en las carreteras, con las gasolinas en máximos, directores/as de hotel otorgando estadísticas de ocupación que no siempre son ciertas y las aglomeraciones en aeropuertos de los que se van al Caribe a lucir pulserita de todo incluido, en un alarde de poderío económico que, en muchos casos, vuelve a estar financiado a crédito.
La sensación de euforia económica nos vuelve a perseguir para hacernos creer que ya hemos superado la crisis económica
Esta es la realidad de un país que se siente poderoso cuando puede gastar tiempo y dinero en un modelo de ocio que dista mucho de ser el que reflejaría un país desarrollado en el que este sector no fuese el principal proveedor de empleo, mucho del cual es el principal sustento de muchas familias. La siguiente estampa será la que nos muestre los miles de empleos basura que adornarán las cifras del SEPE, y más tarde la EPA, durante los meses siguientes, hasta el final de la temporada allá por el mes de octubre.
El enorme peso que tiene el turismo barato dice mucho del grado de desarrollo que tiene España
Las cifras más optimistas nos dicen que en esta semana o 10 días, se crearán 150.000 ocupaciones temporales, que no empleos, la mayoría en las zonas d costa y también en Madrid o Barcelona. Pero sigue habiendo zonas oscuras donde no llega el maná del turismo de chiringuito y chanclas, como son Soria, Badajoz, o Cuenca, a pesar del atractivo de la Semana Santa. Esta es la tónica en el país, una gran desigualdad en el reparto del empleo y las oportunidades de ser agraciados con estos maravillosos contratos que engordan una estadística trucada y solo alientan la explotación laboral de quienes tienen que servir a estos obsesos por el ocio barato y playero concentrado en cuatro días.
El empleo que se creará, más de 150 mil ocupaciones, durará lo que duren las vacaciones y será mal pagado y en muchos casos sin derechos
En estos días en los que andamos tan deprisa, y apenas nos da tiempo a discernir dónde estamos, ya que la uniformidad paisajística y comercial, fruto del placer por la inmediatez y la no diferenciación, nos encontraremos con miles de cocineros, camareras de piso, camareros/as, pinches y personal de hotel que nos servirán y limpiarán por apenas 2€ la habitación, en muchos casos.  Por supuesto, antes que indignarnos, demandaremos que nos sirvan lo antes posible y como el servicio deja mucho que desear, por la cicatería de los dueños y responsables empresariales, pero también por la ausencia de verdaderos profesionales, no dejaremos propina, lo que redundará en ingresos ridículos para muchos de estos sufridos trabajadores.
La aglomeración de gente, la poca formación de los trabajadores y la cicatería de los empleadores provocan que el servicio prestado sea pésimo
La pléyade de trabajadores que nos encontraremos estos días, y otros de otros sectores como transportes, teleoperadores, azafatas/os y alimentación, tienen el perfil de muchos de nuestros hijos/as. Licenciados en paro, de todas las carreras pensables, trabajadores cualificados con formación profesional a los que este sistema perverso solo permite empelarse en esta suerte de subasta al peso para cubrir la enorme demanda que se suscita en estos días para saciar el placer de pasear por paseos abarrotados y en el mejor de os casos bañarse en playas sin terminar. Junto a la bolsa estructural de parados jóvenes, se une todo el personal de más de 45 años que se ha quedado obsoleto en su profesión y que también son parados de larga duración sin prestación.
La sociedad es inmune a los atropellos que sufrirán estos días las camareras de pisos y otro personal que apenas ganan para pagar manutención y hospedaje
Estas familias, que en muchos casos se tienen que desplazar a otros territorios para prestar estos servicios, se encontrarán que no tiene capacidad adquisitiva para poder alquilar una vivienda, dados los precios que se gastan los tenedores de pisos legales e ilegales, por lo que tendrán que compartir una habitación. Este nivel de usura llega hasta pedir 400€/mes por una cama en Ibiza en habitación compartida, en una vivienda de tres habitaciones habitada por 15 personas.
Este nivel de ilegalidad e improvisación es otra de las características de este modelo de supuesto desarrollo que todo el mundo se encarga de ensalzar. Esta Marca España que tanto vendemos entre los turistas de borrachera, otras formas de turismo masivo low cost, que tanto nos visitan es lo que nos significa entre los grandes touroperadores  y que nos capacita para sobrevivir durante los meses centrales del año y permite que miles de familias mal vivan, y además salvan las estadísticas de empleo que tanto ayudan a ganar elecciones.
El sector turístico, uno de los más explotadores, chantajea así al resto de la sociedad exhibiendo que es el principal empleador del país, después del propio Estado, y que cuando vuelva a ser pujante la construcción, nos devolverá a los gloriosos años 2004-2007. Por supuesto, lo abusos que estos días se producirán en materia laboral y de derechos básicos, no tendrán sanción, ni repudio social, y apenas aparecerán en pequeñas reseñas de digitales o redes sociales, pero nunca abrirán un telediario, y si es de la televisión pública menos aún.  
El Estado hace dejación de funciones en materia de inspección y deja desamparados a millones de trabajadores por el bien del turismo. La alienación social es de tal calibre que, incluso aunque los perjudicados sean sus propios hijos, preferirán seguir disfrutando en el chiringuito, aguantando comida basura, niños berreando y horas para ser servidos. Pero ante todo, podrán contarlo en Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario