jueves, 27 de abril de 2017

FEP-USO no acepta, ni admite, las presiones y amenazas a los empleados públicos catalanes


















Por los medios de comunicación, otra vez a través de ellos, nos enteramos de las amenazas y consecuencias que “planean” desde la Generalitat, para los empleados públicos que no “acaten” las ordenes de desconexión emitidas por el Gobierno Catalán, en contra de la legalidad vigente.
Desde la Federación de Empleados Públicos de USO, queremos manifestar nuestro más absoluto desprecio, ante declaraciones de parlamentarios y algún “politiquillo-cantautor”, que, olvidando su trayectoria en defensa de las libertades durante muchos años (ya se le olvidó esta faceta y ahora se ha pasado al lado más oscuro y se ha convertido en un vocero dictatorial y mensajero del miedo), susurra amenazas de sufrimiento contra los empleados públicos catalanes.
Debería recordar su canción “I si canto trist”, cuyas primeras estrofas dicen: Yo no amo el miedo, ni lo quiero para hoy, no lo quiero para mañana, ni tampoco como recuerdo; que me gusta la sonrisa de un niño junto al mar y sus ojos como un ramo de ilusiones estallando. ¡VAYA CAMBIO: AHORA TOCA METER MIEDO!
Es deleznable, miserable y posiblemente ilegal, amenazar desde su estatus político. Sobre todo, cuando se amenaza con sanciones desde la ilegalidad, por cumplir la legalidad. ¡Francamente penoso!
Estamos asistiendo en Catalunya, al desprecio de la legalidad vigente, en aras de decisiones políticas, cuyos responsables y gestores, intentan trasladar la responsabilidad de sus acciones ilegales, al conjunto de los empleados públicos catalanes.
Desde la Federación de Empleados Públicos de USO, junto con la Federación en Catalunya, se están elaborando instrucciones concretas y protocolos jurídicos para la defensa de los empleados públicos, ante la indefensión que sus propios gestores políticos están llevando a cabo, con decisiones ilegales contrarias a la actual legalidad vigente.
Los políticos y sus decisiones sesgadas, son lo peor que tenemos en una sociedad democrática, que solo desea vivir en paz y con mejores condiciones sociales, económicas y laborales.
También hoy hemos conocido, que se plantean traslados forzosos de los trabajadores, incumpliendo las leyes y normas sobre traslados, solo con el objetivo de poner a gente afín a sus ideales políticos. Otra vez se plantea ilegalidades, un Gobierno que se llama democrático (¿).
Si desde el Gobierno de la Generalitat, se trabajase para mejorar la vida de sus empleados públicos, no estarían todavía con los recortes económicos y sociales, que han sufrido todos estos años pasados. Y por supuesto, se habrían mejorado los Servicios Públicos. No vale decir que no tienen competencias, las tienen todas, y solo se dedican al postureo político, sin actuar en beneficio de la ciudadanía, en lo que demandan: ¡Mejores Servicios Públicos! Y ……… ¡menos amenazas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario