domingo, 30 de abril de 2017

La Economía del fuego, ¿quién se beneficia de que ardan nuestros bosques?

http://www.bolsamania.com/noticias/economia/la-economia-del-fuego-quien-se-beneficia-de-que-ardan-nuestros-bosques--2646176.html

Asturias lleva una semana ardiendo y ya se han calcinado miles de hectáreas cuando apenas llevamos escasos días de primavera
  • La tala de árboles o edificar en los montes, las acciones beneficiadas de la Ley de Montes
 |  |  
Carlos R. Cózar
Bolsamania | 30 abr, 2017 06:00 - Actualizado: 12:28
ep incendio forestalasturias
Incendio forestal en Asturias.COORDINADORA ECOLOXISTA
El norte de España ha comenzado a quemarse. Este año con varios meses de antelación. La falta de lluvias y las temperaturas elevadas que ha regalado el inicio de la primavera han provocado que zonas como Asturias estén ardiendo. Con este desolador panorama hay mucha gente que se beneficia, ¿quiénes son?
Los principales informativos abrían de nuevo con la peor de las noticias. 22 incendios forestales arrasaban Asturias y 17 municipios corrían el peligro de que el fuego se llevase todo por delante. El buen tiempo también tiene su parte negativa, y esta primavera está siendo demasiado seca, lo que ha propiciado una mayor propagación en los bosques del norte de España. Las lluvias de los últimos días han ayudado a que se empiecen a controlar, pero no han sido suficientes para sofocarlos.
El Gobierno, en su última propuesta de los Presupuestos Generales, lanzó un paquete de 84 millones de euros para la extinción de incendios y 20 millones para la prevención de los mismos
La llegada del buen tiempo y los incendios parecen un binomio indisoluble; y así queda reflejado en las 116.000 hectáreas quemadas anualmente entre 2000 y 2016, la mayoría de ellas, entre primavera y verano, según el Ministerio de Medio Ambiente. Esta superficie quemada equivale aproximadamente a la de los municipios de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, La Coruña, Bilbao y Granada juntos.
Año tras año la imagen se repite, y detrás de las llamas que se comen el verde está la mano del hombre. Los fuegos de origen intencionado son la causa del 54,92 % de los incendios forestales ocurridos en España entre los años 2001-2016, y suponen un 67,2 % de las hectáreas de suelo forestal quemadas en el periodo, según los datos de la Estadística de Incendios Forestales (EGIF) del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA). Este dossier desvela que hay hasta 25 motivos diferentes para que las llamas inunden los bosques españoles. Campesinos que quieren quemar el matorral y residuos, regeneración del pasto, abaratar el precio de la madera o conseguir que el suelo sea edificable son las más frecuentes.
La lucha contra el fuego tiene unos costes. El Gobierno, en su última propuesta de los Presupuestos Generales, lanzó un paquete de 84 millones de euros para la extinción de incendios y 20 millones para la prevención de los mismos. Todas las CCAA, a su vez, tienen una partida diferente. Por ejemplo, la Xunta de Galicia, una de las regiones más afectadas, destina 100 millones de euros para la extinción y prevención de las llamas.
LA LEY DE MONTES DE 2015 DESATA LOS INCENDIOS PROVOCADOS
21 de julio de 2015. Esta fecha marca un antes y un después para la vida de los bosques españoles. La conocida como Ley de Montes (Ley 43/2003) era reformada por el Gobierno de Mariano Rajoy y en contra de la oposición, los sindicatos y ecologistas que pusieron el grito en el cielo ante algunos puntos que consideraron más que dañinos para el medioambiente.El PP lideraba esta propuesta, seguidos de UpyD y UPN. El PSOE se abstenía por lo que salía adelante con todas las facilidades del mundo.
Con esa enmienda se abría la veda que se permite construir en un terreno forestal incendiado sin que hayan pasado 30 años (como regía la Ley anterior) cuando concurran razones imperiosas de interés público de primer orden.Reforma de la Ley de Montes. Otra de las grandes medidas que se aprobaba era la de poder agilizar de manera casi instantánea la tala de árboles quemados para evitar las plagas. Esto provoca que el precio de la madera se rebaje a cifras casi inverosímiles.
LA ECONOMÍA DEL FUEGO
Así pues con la mano del hombre y una ley casi en bandeja para provocar los incendios, hay que preguntarse quienes son los principales interesados. Bolsamanía se ha puesto en contacto con Ecologistas en acción y defienden la teoría de equiparar los incendios con las guerras. “Del mismo modo que las guerras pueden ser interpretadas como necesarias para el sector de la industria armamentística y pueden ser vistas como una oportunidad de negocio para los lobbies de la reconstrucción, así los incendios forestales pueden ser entendidos imprescindibles si se ha creado una maraña de intereses alrededor de ellos”, indican desde la plataforma.
Este medio ha intentado hablar con los diferentes estamentos del gobierno nacional y autonómico (Asturias) y no han querido valorar si la Ley de Montes es la ‘gallina de los huevos de oro’ de varios grupos de presión y sólo han querido valorar la situación de los bosques que están ardiendo. De tal forma que “el Principado está haciendo todos los esfuerzos posibles para que estos incendios no vuelvan a ocurrir”. Por su parte, el ministerio de Agricultura de Medio Ambiente se han limitado a contestar que “en ningún caso hay grupos beneficiados en los incendios”.
Ecologistas en acción pone de manifiesto que existe una “Economía del fuego” perfectamente estructurada
Ecologistas en acción pone de manifiesto que existe una “Economía del fuego” perfectamente estructurada y los incendios provocados tienen un beneficio económico detrás de él. Así pues, “existen una serie de yacimientos de empleo y de negocios” que se aprovechan del desastre ambiental.
A pesar de que los bomberos y Protección Civil ponen todos sus medios, además del Estado, la extinción de los incendios no se podría llevar a cabo de los famosos aeronaves. A pesar de que el Ejército del Aire posee 17 aviones hidráulicos (repartidos por toda España), no son suficientes por lo que es necesario al sector privado. El Gobierno se gastó 27 millones en un aparato capaz de transportar 5.500 litros de agua. El ministerio de Medio Ambiente, hace tres años decidió no renovar el contrato de operación con cinco grandes hidroaviones por lo que se gestiona en estos momentos con entidades privadas. El precio para sofocar las llamas desde el aire se dispara. Un helicóptero cuesta 6.000 euros a la hora, mientras que un hidroavión desciende a los 4.000 euros.
Tras las llamas, el paisaje negro es devastador para los ojos. Para ello, por norma general, las instituciones públicas ordenan la limpia de madera quemada. Es aquí, donde un nuevo gremio entra en la llamada ‘Economía del fuego’. Al estar calcinada, la madera, se fija en un precio de costo (suele oscilar entre 5 y 8 euros la tonelada retirada). Una vez extraída, esta madera se queda en manos de la empresa encargada de retirar la arboleda dañada y ponerla en el mercado en el que se suelen superar cifras de 30 y 40 euros por tonelada. Un negocio redondo. Ángeles González, bióloga de la Universidad de Córdoba, sostiene sin embargo, que “la madera en su estado de descomposición es muy saludable para la tierra, porque será mucho más fértil pasados unos años. No tiene sentido quitar los árboles calcinados”.
Los propietarios de ganado también se benefician de las llamas: una vez que se anula los acotamientos de zonas quemadas, los ganaderos podrán soltar sus vacas y yeguas en las laderas recién quemadas para aprovechar las primeras hierbas que salgan tras el fuego.Cazadores con sitios más despejados y vender sus piezas o maquinaria pesada, son otros de los sectores beneficiados por la llamada Economía del Fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario