jueves, 27 de abril de 2017

La píldora amarga del rico. Sobre la manipulación de precios por las farmacéuticas


(2017-04-27)


http://www.casmadrid.org/index.php/noticias/737-2017-04-27-la-pildora-amarga-del-rico-sobre-la-manipulalcion-de-precios-por-las-farmaceuticas


El acceso a medicamentos asequibles no es una preocupación exclusiva de los países pobres.
EEUU, el Reino Unido y otros países europeos también enfrentan dificultades para mantener los medicamentos esenciales a un precio razonable. Martin Shkreli, un empresario estadounidense y gestor de fondos de inversión (hedge funds), acaparó los titulares mundiales el año pasado cuando subió repentinamente el precio de Daraprim, un medicamento que salva vidas y se utiliza en el tratamiento del SIDA y el cáncer, de 13.50 US$ a 750 US$ por pastilla. Daraprim figura en la lista de medicamentos esenciales de la OMS. El precio del medicamento "lamentablemente se había subestimado", dijo más tarde en una entrevista al Financial Times.
El hecho de que Skhreli utilice regularmente un antidepresivo llamado Effxor, que le cuesta sólo 17 centavos por píldora y que él dice que lo ha hecho "invencible", es solo un inconveniente en su narrativa sobre la manipulación de precios (price-gouging).
Impax Laboratories, que vendió Daraprim a la compañía de Shkreli, vende un tratamiento de dos pastillas para tratar helmintos por 800 US$. Esto es 200 veces más de lo que el tratamiento costaría en el Reino Unido –donde se vende en las farmacias británicas por 3,50 £ por píldora-.

El caso de Sovaldi de Gilead para el tratamiento de la hepatitis C, que cuesta 1.000 US$ al día, es bien conocido. Un análisis académico independiente realizado por el farmacólogo Andrew Hill de la Universidad de Liverpool en el Reino Unido mostró que los estadounidenses pagan alrededor de 600 veces más que el costo de fabricación para acceder a los medicamentos modernos contra el cáncer. Un informe de Reuters dice que Hill, para calcular los costos de los medicamentos utilizó los datos del gobierno indio sobre el costo de los ingredientes farmacéuticos, permitiendo un margen de beneficio del 50%, pero asumiendo que no hay inversión en investigación.

"Sobre esta base, encontró que el medicamento contra la leucemia de Novartis, Glivec, cuesta realmente 159 US$ por tratamiento anual, contra el precio de 106,000 US$ en EEUU" dice el informe. "Tarceva de Roche para el cáncer de pulmón cuesta 236 US$, frente al precio estadounidense de 79.000 US$, y Tykerb de Novartis cuesta 4.000 US$ frente a un precio de 74.000 US$".

Claramente, el acceso a medicamentos asequibles no es una preocupación exclusiva de los países más pobres. Se habría esperado, por lo tanto, que la línea divisoria Norte-Sur tradicional -frecuente en los foros multilaterales-en este caso estuviera borrosa. Pero los argumentos ofrecidos en las salas de negociación por las economías desarrolladas como EEUU y la UE en referencia a la intersección entre la propiedad intelectual (PI), el comercio y el derecho a la salud pondrían en peligro esa esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario