martes, 25 de abril de 2017

Los chivatazos a Ignacio González obligaron al juez a poner un micrófono en su despacho


Ignacio Gónzalez, expresidente de la Comunidad de Madrid

Los agentes entraron en el despacho del expresidente madrileño de madrugada para poner un micrófono.

Los chivatazos a los investigados en la 'Operación Lezo' eran continuos. El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y su entorno estaban sobre aviso desde “el primer minuto” de las acciones judiciales. En especial, el que es considerado como su mano derecha, el expresidente de Inassa, Edmundo Rodríguez, quién lo insinuaba en sus conversaciones con el resto de imputados. Esto llevó a que el juez pusiera un micrófono en el despacho de González.
Según informa la SER, el que fuera instructor de este caso, Alejandro Abascal, ordenó poner micrófonos fijos y el seguimiento con micrófonos portátiles ante las precauciones que los miembros de esta trama mantenían en sus conversaciones telefónicas. Sobre todo el expresidente madrileño, que tenía un sistema de encriptación en su móvil.
Ante esto el juez ordenó colocar un micrófono fijo en su despacho profesionar como abogado en la madrileña calle de Alcalá. De esta manera agentes de la Guardia Civil acudieron al inmueble de madrugada junto a un secretario judicial y, tras comprobar que no había nadie, abrieron la puerta con una ganzúa y pusieron el 'mucro' camuflado. El juez Eloy Velasco, que tomó las riendas de la causa, mantuvo la orden.
Este dispositivo ha aportado, según el mencionado medio, información sobre el sistema de blanqueo y facturación falsa de esta trama, ya que Ignacio González hablaba abiertamente en su despacho sin temor a ser escuchado, así como el resto de micrófonos, que han sido claves para conocer que iba a darse una reunión entre el hermano de Ignacio González y el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, que comparecerá este viernes en el Congreso de los Diputados para explicar este encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario