lunes, 24 de abril de 2017

Los niveles oficiales de polución atmosférica pueden ser peligrosos para la salud.

(2017-04-23)

http://www.casmadrid.org/index.php/noticias/734-2017-04-23-los-niveles-oficiales-de-polucion-atmosferica-pueden-ser-peligrosos-para-la-salud


Que las disposiciones legales van por detrás de la propia seguridad de la población es cosa sabida. El sentido común siempre ha estado por delante de las decisiones de políticos y “expertos”. Siempre ha desconfiado de los avances desarrollistas que prometían un mundo perfecto en base a los avances tecnológicos indefinidos. Pero lo cierto es que en las últimas décadas se han emitido al medio ambiente miles de sustancias químicas cuyos efectos en los seres vivos desconocemos, y menos aun cuando interaccionan entre ellas. La única seguridad es poner en primer lugar la salud de la población y no los intereses económicos.
LA NOTICIA
Los límites en cuanto a partículas finas(1) preconizados por la agencia de protección medioambiental norteamericana (EPA), pudieran no ser suficientes para proteger a los mayores del riesgo de muerte prematura asociado a la contaminación atmosférica, según un reciente estudio publicado por la escuela de salud pública de Harvard.
Se estudiaron datos de mas de 13 millones de ancianos residentes en el sudeste de los EEUU (7 estados). El estudio, publicado en Epidemiology, sugiere en sus resultados que cada microgramo/metro cúbico de aumento (mas o menos un 10%) de la concentración de PM25 (partículas menores de 2,5 micrones de diámetro) en el aire de una zona en concreto, la mortalidad aumenta un 2%. Esto se vio también en zonas donde la concentración de PM25 estaba por debajo de los límites legalmente autorizados por la EPA. Así pues, si se pudiese disminuir la concentración de estas partículas en un 10%, esto tendría un importante impacto en la salud pública.
Aunque la relación entre mortalidad y exposición prolongada a las PM25 está bien establecida, los últimos estudios se centraban en población de alto status socioeconómico, haciendo difícil la cuantificación del problema entre los más desfavorecidos. Este nuevo estudio, usa las bases de Medicare de 7 estados del sudeste norteamericano. También se tiene en cuenta el impacto de factores que potencialmente aumentan el riesgo asociado a la polución atmosférica, como raza, diabetes y status socioeconómico, sobre todo este último factor.
Los investigadores midieron la exposición por un doble método, vía satélite y midiendo niveles sobre el terreno, lo que permitió medir el riesgo de cada paciente y cruzar con las bases de salud de Medicare acerca de la salud de cada individuo.
Los investigadores hallaron que aquellos elegibles para Medicare, negros, portadores de enfermedades crónicas, con bajos ingresos, eran mas susceptibles a los efectos de la contaminación asociada al aumento de la concentración de PM25. El riesgo se elevó con el aumento de temperatura del verano.
También se observó que las partículas procedentes del tráfico rodado son más peligrosas.
EL estudio proporciona información acerca de los factores que aumentan la susceptibilidad al daño de la contaminación atmosférica mediada por las PM25, del riesgo asociado a la contaminación PM25 prolongada, y se podría usar para proteger a la población susceptible.
Traducido por Jesús Mera para CAS.
(1) Hay partículas de diámetro aerodinámico igual o inferior a 10 µm (PM10) que suelen llegar más allá de la garganta. Las que tienen un diámetro igual o inferior a 2,5 µm (PM2,5) pueden llegar hasta los pulmones. Finalmente las partículas ultrafinas, con un diámetro igual o inferior a 0,1 µm, que pueden pasar de los alvéolos pulmonares a la sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario