El PP es un partido de derechas, conservador y democratacristiano, muy vinculado a la iglesia a través de sus sectas como son el opus dei (Federico Trillo), los legionarios de Cristo (Ana Botella), o camino neocatecumenal (kikos, siendo su cabeza visible José Luis Mendoza, presidente de la UCAM en Murcia). Sin embargo, es muy distinto al resto de partidos similares en Europa. En nuestro país, el PP, actúa como una banda criminal organizada; la cantidad ingente de “casos aislados” de corrupción han agotado el diccionario, de forma que cuesta trabajo encontrar palabras para denominar las nuevas tramas que van apareciendo. Por si fuera poco, a los casos de corrupción que se han producido por el uso de los fondos públicos para lucrarse personalmente, llegándose a acumular millones y millones de euros, no escatimando medios –ingeniería financiera- para alcanzar su fin, se le han sumado otros en los que se ha producido robos al erario público, con el fin de disponer de más medios de cara a las elecciones de todo tipo –financiación ilegal para jugar con ventaja-, estando implicado hasta el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy.
Esta situación se ha vuelto insoportable, porque no hay día que no aparezcan nuevos implicados -cargos del PP y/o empresarios-, que hayan participado en casos de corrupción de forma que, a Europa, llegan los olores a podrido que se desprenden de este país, siendo la comunidad de Madrid y, a continuación, las valenciana y murciana, las que se reparten los tres metales, oro plata y bronce, que “premian” la corrupción.
Nuestro prestigio exterior está por los suelos; el relato que se hace desde el PP cada vez que aparece un nuevo caso de corrupción es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos; y la gente ha llegado a un nivel de hartazgo que amenaza con darle de lado a la política.
No podemos seguir así, con unos aforamientos que además de injustos convierten la justicia en un auténtico laberinto a la hora de asignar casos a tribunales, con lo sencillo que es que cada político sea investigado por su juez predeterminado, como cualquier ciudadano.
En definitiva, con una justicia manipulada desde el poder político, como bien se ha puesto recientemente de manifiesto con actuaciones impresentables del Ministro de Justicia, del Fiscal General del Estado, o del Fiscal Jefe Anticorrupción, y con la situación paradójica en la que el PP, a pesar de todo, siendo el partido más corrupto es el más votado, sólo una acción contundente de los poderes públicos, en la que se ponga sobre la mesa el papel de la justicia y la posible disolución del PP, al menos en las comunidades madrileña, valenciana y murciana, podrá aliviar esta inaguantable situación.
Como no es creíble la autoregeneración, estaría bien que los partidos que están claramente contra la corrupción aprovecharan la ocasión de la moción de censura presentada por Unidos Podemos, u otra pactada, para enviar al Rajoy y al PP a la oposición, con un programa de actuación de mínimos, pero de máximos en lo referente a la reforma de la justicia y en la erradicación de la corrupción. Y si encima las autoridades europeas echan una mano, mejor que mejor. Su intervención sería bien recibida, e higiénica, para España, Europa y, en general, para la Democracia.