El sueldo bruto de los españoles se situó en los 1.636 euros mensuales de media en 2016, una cifra superior a la de hace un lustro…pero solo en cinco euros. Este pírrico incremento coincide con la aplicación de la moderación salarial en las empresas y administración con el objetivo de salvaguardar el empleo y ganar competitividad en las empresas, pero, sobre todo, con la extensión del empleo a tiempo parcial.
El V Monitor Anual Adecco sobre Salarios así lo pone de manifiesto a partir de un análisis de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).
La moderación salarial y el empleo a tiempo parcial hacen mella
El efecto de estas tendencias se observa con más claridad si se tiene en cuenta la evolución de los precios. Es cierto que el IPC se mantenido en terreno negativo durante tres años consecutivos, hasta una tasa del -0,3% en 2016.
Ello ha permitido un incremento del poder de compra durante ese periodo. Sin embargo, tomando de nuevo el horizonte del último lustro, la caída acumulada del poder adquisitivo de los españoles alcanza el 2,4% de media, el equivalente a 30 euros mensuales.

La explicación: un efecto de composición

Para entender la caída de la remuneración media, es necesario atender al efecto de composición del empleo que se ha producido en los últimos años. Y es que el impulso del trabajo a tiempo parcial ha hecho aumentar la proporción de trabajos con bajos salarios. Esto ha provocado a su vez que, aunque los sueldos brutos hayan podido aumentar, el salario medio total ha caído, algo que afecta directamente, por ejemplo, al consumo.
En cifras, un trabajador a jornada completa cobró de media 1.919 euros mensuales en 2016, frente a los 730 euros al mes registrados en los empleados a tiempo parcial.
Hecha esta aclaración, la ganancia ha sido mayor entre los asalariados a tiempo parcial, cuyo salario medio ha aumentado su capacidad de compra un 1,4%. Para los asalariados de jornada completa, el aumento ha sido de la mitad, un 0,7%.
Al atender al poder adquisitivo, aunque este ha caído en los últimos cinco años por ese efecto composición, tanto la remuneración media de jornada completa como la de jornada parcial han ganado capacidad de compra en este periodo.

Solo se salvan dos comunidades autónomas

El informe señala, por otro lado, que este empobrecimiento de los salarios de los españoles en términos agregados se ha extendido por toda España salvo en el caso de dos comunidades.
Es cierto que en la comparativa entre salarios medios de 2016 y 2011 siete regiones presentan remuneraciones medias más altas. Sin embargo, diez sufren un descenso.
Y si se mete en la coctelera la evolución de los precios el resultado es que solo se salvan de la pérdida de poder de compra Cantabria (+2,5%) y la Comunidad de Madrid (+0,6%). En el resto de los territorios, la pérdida supera el 5% en Extremadura, Cataluña y Castilla y León.
%Variación del poder adquisitivo por CCAA2.50.6-0.7-0.9-1.5-1.6-2.3-2.4-2.8-2.8-2.9-3.5-4.2-4.5-5.2-5.8-5.8Series 1CantabriaMadridMurciaAsturiasCanariasCastilla-La ManchaComunidad ValencianaMedia nacionalGaliciaAragónNavarraAndalucíaLa RiojaBalearesCastilla y LeónCataluñaExtremadura-7.5-5-2.502.55Adecco

La industria, también entre los ganadores

Haciendo un ejercicio similar, pero por sectores, el que gana es el de la industria, donde la remuneración media no ha dejado de crecer durante la crisis, aunque con una cierta moderación en los últimos dos años.
El salario medio se sitúa en 1.898 euros mensuales en este sector, lo que supone un 4,9% más que en 2011 y contrasta con el descenso sufrido en los servicios, donde la caída ha sido del 0,6% en ese mismo periodo, hasta los 1.590 euros.
La remuneración media de la construcción ha venido mostrando, en cambio, una recuperación irregular hasta finales de 2016, cuando ha caído un 1,4%. Así, queda establecida en 1.607 euros mensuales. En comparación con su nivel de 2011, el salario en la construcción sí presenta una ganancia de un 1,2%.
Fruto de este análisis también se muestra cómo la evolución de los salarios por sectores ha abierto cierta brecha, de forma que un trabajador en la industria gana en 10 meses lo mismo que otro en los servicios en todo el año.
¿Qué ocurre con el poder de compra? En este caso, la industria también ha ganado un 2,1% en los últimos cinco años, muy al contrario que el sector servicios (-3,3%) y el ladrillo (-1,5%).

Es mejor trabajar en grandes empresas

Por último, el informe analiza la evolución del salario medio bruto de acuerdo con el tamaño de las empresas. En primer lugar, distingue tres grupos de empresas: pequeñas –entre 1 y 49 asalariados –, medianas –entre 50 y 199 empleados—y grandes –200 o más asalariados–.
El salario es más alto en las grandes empresas
La primera conclusión es que el salario es más alto cuanto mayor es el tamaño de las empresas. Frente a un promedio general de 1.636 euros, en las grandes corporaciones la remuneración es de 1.996 euros, en tanto que en las pequeñas la misma es de 1.356 euros.
Nada más y nada menos que una diferencia de 640 euros al mes, que se ha mantenido estable a lo largo del último lustro.
Sin embargo, que las empresas más grandes paguen salarios más elevados no significa necesariamente que el poder de compra evolucione de forma más favorable. En cinco años, el salario medio ha retrocedido en los tres tramos de empresas, aunque con algo más de incidencia en el caso de las más pequeñas.
Concretamente, frente a una pérdida acumulada de un 3,5% en estas, las grandes han sufrido un descenso del 3,1%, mientras que en las medianas el deterioro ha sido solo del 0,7%.