lunes, 1 de mayo de 2017

La empresa del exalcalde del PP que pagaba por "error" al partido: 1.530 euros al mes

ANTES DE IRSE, VACIÓ LAS CUENTAS DEL PARTIDO


La ley no permite a los partidos desarrollar "actividades mercantiles", pero el PP de Griñón recibió en 2015 pagos mensuales de la empresa del presidente local, el ex regidor del municipio

Foto: José Ramón Navarro Blanco, exalcalde de Griñón. Detrás, Francisco Granados.
José Ramón Navarro Blanco, exalcalde de Griñón. Detrás, Francisco Granados.
http://www.elconfidencial.com/espana/madrid/2017-05-01/un-ex-alcalde-del-pp-hizo-que-el-partido-trabajara-para-su-empresa-1-530-al-mes_1374645/


AUTOR
TIEMPO DE LECTURA4 min
La Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, de Financiación de Partidos Políticoses clara en su artículo número 6: "Los partidos políticos no podrán desarrollar actividades de carácter mercantil de ninguna naturaleza". Sin embargo, el PP de Griñón (municipio madrileño de 10.000 habitantes) recibió extraños pagos, de 1.530 euros cada mes, durante gran parte del año 2015 procedentes de una empresa, cuyo propietario casualmente era el ex alcalde de la localidad y entonces presidente local del partido, José Ramón Navarro Blanco. Lo nunca visto, un partido ¿trabajando? para la firma privada del presidente del partido, incumpliendo así la ley.
El Confidencial ha tenido acceso a los extractos bancarios de la cuenta corriente asociada al PP de Griñón, confirmada por este diario tras efectuar algunos ingresos. José Ramón Navarro Blanco fue alcalde de la localidadentre 2003 y 2011. En septiembre de 2011, cuando una moción de censura le arrebató la alcaldía, pasó a ser concejal en la oposición hasta mediados de 2015, año en el que decidió dejar la política, ya que el PP de Madrid le comunicó que no sería de nuevo cabeza de lista. De hecho, el PP nombraría ese año una gestora para dirigir el partido en la localidad.
La empresa de Navarro Blanco se llama Naverilux y fue constituida en junio de 2013, cuando el exalcalde era edil en la oposición. Según el registro mercantil, se dedica a la consultoría de gestión empresarial. Él es el único accionista. Navarro Blanco ya aparece en el sumario del caso Púnica (aunque no está imputado) porque también trabajó de intermediario para otra firma,Asproener, que está siendo investigada por la UCO de la Guardia Civil por sus trabajos de asesoría en varios ayuntamientos madrileños que pudieron amañar contratos de eficiencia energética. Esta pieza sigue en instrucción.
En Griñón, la cuenta corriente del PP local recibió ocho ingresos de 1.530 euros cada uno entre los meses de marzo y octubre de 2015. En total, 12.240 euros. El ordenante de los pagos era Naverilux, la empresa de Navarro Blanco, que al mismo tiempo dirigía el partido. ¿Por qué el PP recibió esos pagos? La ley no permite a una formación política realizar ninguna actividad mercantil, y además el PP local no tenía ni tiene ningún trabajador a sueldo que pudiera realizar trabajos. Tampoco parece tratarse de donaciones (en 2013, le ley limitaba a 100.000 euros anuales las donaciones que podía hacer una persona física o jurídica), ya que el concepto de las transferencias era "su factura del mes" correspondiente.
Navarro Blanco, a la izquierda, en un pleno municipal cuando era edil de la oposición.
Navarro Blanco, a la izquierda, en un pleno municipal cuando era edil de la oposición.
Lo curioso es que el 28 de octubre de 2015, días antes de que Navarro Blanco fuera apartado de la dirección (el PP de Madrid ya le había comunicado que nombraría una gestora y le apartó oficialmente el 2 de noviembre de 2015), de la cuenta del PP salieron 12.268 euros. Es decir, Navarro Blanco vació las cuentas. El concepto de la transferencia era "devolución por error". Todo parece indicar que Navarro Blanco recuperó el dinero que había ingresado de la cuenta de su empresa a la del partido cuando le comunicaron que ya no seguiría al frente del PP local, y justificó esa devolución de 12.268 euros señalando que las transferencias mensuales de 1.530 euros se habían hecho por error, un presunto error del que tardó meses en darse cuenta.
En conversación telefónica con El Confidencial, Navarro Blanco asegura que todo se debe a un error. "La cuenta del partido y la mía personal estaban en Bankia. Yo estaba dado de alta de autónomo y Naverilux, mi empresa, me pagaba un sueldo mensual. Pero me equivoqué e ingresé mi sueldo en la cuenta del PP. Cuando me di cuenta me dije 'la que he liado', y por eso retiré el dinero de la cuenta del partido, porque fue un error", asegura el exalcalde.
La nueva dirección del PP de Griñón asegura que se encontró la cuenta del partido "a cero" y que no firmó las cuentas de 2015 porque no eran correctas
Los estatutos nacionales del PP regulan que las facturas y el control de los ingresos y pagos de las cuentas de las delegaciones locales corresponden al tesorero y al presidente de cada distrito o de cada municipio. Un portavoz del actual PP de Griñón aseguró a El Confidencial que la nueva dirección del partido se encontró, tras la marcha de Navarro Blanco, con las cuentas "a cero". "No teníamos ni acceso a las cuentas porque estaban bloqueadas. Tuvimos que pedir acceso a Génova para poder acceder a ellas".
La nueva dirección asegura que pasó toda la información de los movimientos bancarios antes de que ellos llegaran a sus superiores en la dirección madrileña. "Es el anterior presidente el que debe dar explicaciones de lo que él hizo. Nosotros no sabemos el motivo de los movimientos bancarios que él hizo. Si entras de nuevas en un sitio y ves cosas que no parecen correctas, la jerarquía dice que hay que comunicarlo hacia arriba". De hecho, el nuevo presidente del PP de Griñón, José Ignacio Castellanos Calzón, comunicó a Génova que él se negaba a firmar las cuentas anteriores a noviembre de 2015. "Nos negamos, evidentemente, porque había algo que no estaba correcto".

El exalcalde ya se 'olvidó' de 217 metros de colector

La Fiscalía de Medio Ambiente ya investiga al exalcalde de Griñón después de que su equipo de Gobierno 'olvidara' construir 217 metros de un colector que debería haber llevado los residuos que generan algunos ámbitos de la localidad (como una residencia de ancianos, una urbanización, la piscina municipal y un centro comercial) a una estación depuradora de aguas residuales (EDAR). En lugar de eso, las aguas fecales desembocan directamente en el arroyo.
La broma le va a costar cara ahora al nuevo Gobierno local, Ciudadanos Independientes de Griñón, que tras denunciar los hechos ha tenido que pagar multas que han llegado desde la Confederación Hidrográfica del Tajo. Solucionar el problema también acarreará gastos. El consistorio negocia con el Canal de Isabel II completar el colector, unos trabajos valorados en 979.000 euros "que probablemente acabarán pagando los vecinos con una cuota suplementaria", señala un portavoz municipal. 
Un informe del Canal de Isabel II realizado en mayo de 2016 revelaba que el colector solo mide 823,44 metros, cuando los certificados de obra del consistorio (que avalaron el pago de las facturas a la adjudicataria) dicen que se hicieron 1.040,95 metros. Faltan por tanto 217 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario