lunes, 22 de mayo de 2017

La estación 'fantasma' del AVE en Yebes: 11 millones para sólo 200 viajeros al día

http://www.lainformacion.com/economia/estacion-AVE-Yebes-pasajeros-inversion-alta-velocidad_0_1028297519.html


LAINFORMACION.COM| 
  • Esta infraestructura ferroviaria, inaugurada en 2003, que demandó una inversión sideral, es un páramo en medio de la nada. Muchos se preguntan para qué fue construida. 
  • Por su mínima cantidad de pasajeros, sus altos costes operativos y poca frecuencia de servicios se sitúa a la cola de las peores estaciones de la red de Alta Velocidad del país.

"Esto no debería haberse hecho. Esa es la realidad. No tenía ningún sentido construir una estación del AVE aquí, en medio de la nada. Pero si se gastaron un pastizal en la obra, ahora ya está hecha... A mí me beneficia, porque vivo en Alcalá de Henares y a veces la utilizo para viajar a Zaragoza. Como siempre está vacía y casi nunca hay nadie, prefiero venir hasta aquí y aparcar tranquilo donde quiera. Es mucho mejor que ir Atocha, saturada de gente. Esta es una estación casi para mí solo"Victoriano de La Paz, jefe de obra, de 56 años, suelta al final de sus frases una pequeña risotada. Él y su familia, que en poco más de media hora cogerán el tren rumbo a Aragón, son los únicos pasajeros que se perciben en 600 metros a la redonda en el inmenso párking del apeadero de Alta Velocidad (AVE) Guadalajara-Yebes.
Son las 12.00 del mediodía del viernes. En la antesala del fin de semana, uno imagina a la gran mayoría de las estaciones ferroviarias del AVE españolas con viajeros de aquí para allá, caminando apresurados por andenes, comprando billetes en las taquillas y montando o descendiendo de trenes. Pero en Yebes las imágenes resultan radicalmente opuestas. Son muy pocas las cosas que aquí se observan en 'movimiento'. Todas las escenas parecen extraídas de una película (casi) 'muda': no se escuchan murmullos, ruedas de maletas deslizándose en el suelo ni estruendos en las vías... Tampoco anuncios por megafonía. Aquí lo único que resulta nítido es el intenso silbido del viento.
En un punto del horizonte asoma, lejana, la silueta de un coche de la Guardia Civil. Más cerca y con expresión aburrida, una empleada de limpieza recolecta un par de colillas de cigarro del suelo, en uno de los dos andenes vacíos... y poco más, porque casi no hay basura. En el párking y en todo el exterior de esta infraestructura las postales desoladas también se asemejan a las de parajes inhóspitos.
Podríamos encontrarnos en medio de un camino que atraviesa la infinita llanura de la Patagonia argentina, o en una gasolinera de la ruta 66 que surca el desierto norteamericano. Sería parecido, aunque los carteles en español que anuncian una parada de autobús desierta y una de taxis absolutamente vacía (para coger uno hay que llamar a un teléfono anunciado sobre un poste y la espera será no menor a la media hora) y la única empleada en la taquilla que habla por teléfono con algún amigo de manera estruendosa, nos traen de inmediato a nuestro país.

Una inversión millonaria

Guadalajara-Yebes es una de las paradas de la línea de alta velocidad que comunica Madrid con Barcelona. Fue inaugurada en 2003. Su construcción supuso una inversión de casi 11 millones de euros, según cifras oficiales anunciadas en su momento por el Ministerio de Fomento. Catorce años después de aquel pistoletazo de salida, el presente evidencia que es una infraestructura casi 'fantasma'. Esa es la definición más usual que utilizan los propios pasajeros que utilizan el AVE con frecuencia para trasladarse entre Madrid, Zaragoza y Barcelona, quienes casi nunca ven subir o descender a ningún viajero cuando el tren se detiene en Yebes. Incluso coinciden con su postura hasta varios de los vecinos del pueblo que le da nombre a la estación. Yebes en la parada con menos población (300 habitantes) de toda la red de AVE española.
Más allá de 'sensaciones' u opiniones, solo hay que atender las cifras oficiales de usuarios para comprender por qué este apeadero casi siempre se encuentra desierto, a cualquier hora del día, cualquier día de la semana. Según pudo saber la lainformacion.com, en 2016 esta estación de la red del AVE fue utilizada por apenas 78.000 personas. Así consta en los registros oficiales de la Administradora de Estructuras Ferroviarias. La cifra es más que irrisoria, si se tienen en cuenta el presupuesto sideral que implicó la obra, los gastos corrientes que la misma demanda (seguridad, personal de taquillas, limpiadoras, consumo, etcétera) y las expectativas de usuarios que existían en los orígenes del proyecto.
Ese número global de 78.000 viajeros, dividido por los 365 días del año, arroja una media de apenas 213,6 pasajeros al día. Pero ese es un promedio. Hay jornadas, incluso, que los AVE se detienen en esta parada y ni siquiera abren sus puertas, porque nadie sube o baja de los convoyes. En volumen de 'uso' y por calidad y cantidad de prestaciones Yebes se sitúa a la cola de estaciones de toda la red ferroviaria del AVE.
En 1999 Renfe anunció que la estación iba a ser la primera del país en contar con lanzaderas hacia Madrid. Hoy, debido a que casi nadie la utiliza, ofrece uno de los peores servicios en cuanto a frecuencias de España: sólo 9 circulaciones diarias en sentido a Barcelona, y ocho en sentido a Madrid. Es decir, el número de trenes que paran en sus andenes es casi anecdótico. Por estos motivos, no son pocos quienes se preguntan para qué fue construida. Este medio intentó ponerse en contacto al respecto con Adif y Renfe, pero no obtuvo respuesta. 

Pésima ubicación

Por otra parte, la pésima ubicación de la estación (solo se puede llegar hacia allí por la carretera N-326 y está en medio de la nada, a 11 kilómetros de Guadalajara y 8 de Yebes) y la escasez de transporte público que comunica con el complejo ferroviario también atentan contra el la fluidez de usuarios. Hasta Miguel Cócera, el alcalde del municipio de Yebes, pidió hace escasos meses, en una carta enviada a Fomento, Renfe y Adif, que intenten hacer algo para salvar una infraestructura que cada vez va a peor. El regidor quiere que esta estación del AVE ofrezca servicios similares a los de otras capitales de provincia (como bonificaciones, mejoras de precios, horarios y frecuencias) para intentar captar como sea usuarios.
"Esto se construyó en la España de la burbuja. No sirve para nada. Aquí tienen el resultado. Somos cinco personas en toda la estación: usted, su compañero de trabajo, la taquillera, la de seguridad y yo, en hora punta del día. Yo es la primera vez que vengo a aquí, porque me regaló el billete mi hija para ir a visitarla. Pero ¿qué sentido tiene viajar a Madrid por AVE? El viaje cuesta 18 euros, cuando desde Guadalajara puedo hacerlo en Cercanías por seis veces menos?", se pregunta Manuel Piñera, jubilado, de 74 años.
Viernes 19 de mayo, 14.30 horas: un único pasajero esperaba el AVE en el andén de la estación de Yebes-Guadalajara, en dirección Madrid.Viernes 19 de mayo, 14.30 horas: un único pasajero esperaba el AVE en el andén de la estación de Yebes-Guadalajara, en dirección Madrid.
Viernes 19 de mayo, 14.30 horas: un único pasajero esperaba el AVE en el andén de la estación de Yebes-Guadalajara, en dirección Madrid.
Mientras habla, justo frente al acceso a los andenes, una empleada de seguridad mata el tiempo con su móvil. De pronto, el cartel que informa sobre las frecuencias de trenes se enciende. La megafonía automática cobra 'vida' y anuncia que el próximo tren en dirección Madrid llegará en 10 minutos. Cuando por fin arriba y se detiene, solo descienden del convoy un puñado de pasajeros. El viaje a Madrid durará desde aquí poco más de 20 minutos. El AVE en el trayecto Madrid-Guadalajara solo es utilizado por 2.070 pasajeros al mes y 1.500 en el contrario. En el mismo periodo, un 100 por ciento más de pasajeros utilizan la línea Madrid-Toledo, por ejemplo.
Antes de partir, en el interior del vagón 5 un joven que viene de Barcelona lee el letrero con el nombre de la estación y le pregunta a su chica: "Yebes... ¿y esto qué es?". Algo parecido tal vez preguntaría si su tren se detuviese en Tardienta, una localidad de apenas 1.000 habitantes de Huesca. Es otra de las infraestructuras del AVE, de la línea que une Madrid con Barcelona y que, a la altura de Zaragoza, se desvía para alcanzar Huesca. Costó en 2003 más de 221 millones de euros y es otra de las menos transitadas de España. Además de esa y la de Yebes, en los primeros lugares en el listado de estaciones de AVE 'fantasmas' también aparecen la de Puente Genil-Herrera (120.000 viajeros al año), Antequera-SantaAna (130.000), Huesca (150.000 viajeros) y Calatayud (250.000).

No hay comentarios:

Publicar un comentario