martes, 9 de mayo de 2017

La nazificación del Estado español a través de la prensa franquista

http://kaosenlared.net/la-nazificacion-del-estado-espanol-a-traves-de-la-prensa-franquista/

Por Nanny García Gómez
Así era la prensa franquista durante la Segunda Guerra Mundial.

Por  Nanny García Gómez

Tras constituirse en enero de 1938 el primer gobierno franquista, y teniendo en cuenta que a la acción de las armas había que añadir un efecto persuasivo y legitimador centrado en la propaganda,  la estructura de Propaganda y Prensa queda absorbida por el Estado bajo la autoridad del emergente ministro de la Gobernación  Ramón Serrano Súñer que confía la Dirección General de Propaganda a Dionisio Ridruejo y de la Prensa a José Antonio Jiménez-Arnau. Este último redacta la Ley de Prensa de abril del 38.
Esta Ley establece un ámbito cultural propio de los totalitarismos, es decir, es un instrumento al servicio del Estado, donde el periódico es un instrumento político y el periodista es un trabajador más de la Administración con un sueldo pagado por una empresa privada.
Durante la Guerra Civil y la Segunda  Guerra Mundial el régimen franquista crea numerosas delegaciones de prensa y propaganda en el exterior que buscaban influir política y culturalmente en los países en los que se hallaban. Tras la Guerra Civil las campañas a favor del régimen de Franco se intensificaron para mostrar los valores y las cualidades que regían en la “nueva España”.
Franco pretendía controlar lo incontrolable, la opinión. Esta era difícil de controlar pero sí podía esconder todo aquello que no estaba destinado a ensalzar su figura como “ Caudillo”, y la única manera era con la censura. La libertad de prensa suponía un obstáculo para gobernar  aunque presumía de que en España esta libertad existía y sólo ponía limitaciones a aquellas que se necesitan para mantener un orden.
Si queremos hablar de la propaganda y del periodismo durante la Segunda Guerra Mundial debemos partir de la división, desde el punto de vista político, que se produce entre 1939 y 1945.
Para ello vamos a dividir este periodo en dos etapas:
  • 1939-1942: se caracteriza por el alienamiento de la dictadura franquista con el eje.
  • 1942-1945: neutralidad forzada por la presión aliada, y por la necesidad de Franco de sobrevivir a la derrota de Italia y de Alemania.
El 1 de septiembre de 1939 estallaba la Segunda Guerra Mundial. Franco obligado por la precariedad que asolaba al país y por la necesidad de eliminar cualquier atisbo de republicanismo mediante la represión y asegurar así su supremacía dictatorial, se declara “neutral” pero desde el primer momento la prensa dirigida por el Gobierno adopta una postura abiertamente favorable a la Alemania nazi. Para ello utiliza con gran profusión la propaganda que procedía de su embajada en Madrid.
Periódicos como Arriba, órgano oficial de Falange,o Pueblo, del Sindicato Vertical, Solidaridad Nacional[1] fundado por la CNT-FAI que sería “refundado” por la FET- JONS,  formarían la prensa directamente adscrita al régimen. Sin embargo, los lectores preferían los periódicos de empresa como La Vanguardia, el más leído durante todo el franquismo, ABC , Ya, representante de la Iglesiao  Marca, que durante años soportaron directores impuestos por el régimen. El ABC incorporaría crónicas sobre los campos de concentración nazis o YA que se vuelca en elogios al nazismo a pesar de las reticencias del Papa con el régimen nazi en un  principio. En 1940 nace también la Agencia EFE.
Revista Mundo
A partir de mayo de 1941, al calor de los triunfos del eje, Prensa y Propaganda pasan a formar parte de la Vicesecretaria de Educación Popular, organismo dependiente de la Secretaría General del Movimiento monopolizando así toda la información.
En noviembre de 1942 se produce un giro con el desembarco de los aliados en África. Se empiezan a generar tensiones dentro del Gobierno franquista. En 1943 el Conde Jordana, “neutralista” Ministro de Asuntos Exteriores consigue convencer a Franco de la peligrosidad de la postura a favor del eje una vez caída la Italia de Musolini. Sin embargo, esto no fue efectivo hasta 1944. De hecho, una revista Mundo mantuvo toda esta propaganda y se jactaba de ser “una publicación que constituye un archivo completo de la guerra, de la política interior y exterior de los países y de las aspiraciones que han de modificar el mapa del mundo”.
Durante todo este tiempo la Vicesecretaria de Educación Popular ( VSEP) mantuvo un aparato compuesto de órganos como:
  • Prensa Extranjera: encargada principalmente de la información que provenía de los diferentes países en conflicto y cuyo máximo exponente siempre fue ensalzar a los países del eje en detrimento de los aliados.
  • Agencias: se encargaba de la dirección de todas las Oficinas de Prensa y Agregaciones de las Representaciones Diplomáticas cuya misión era dar órdenes, consignas e instrucciones a los corresponsales y agregados.
  • Corresponsales: se encargaban del control y la documentación de todos los corresponsales extranjeros que se encontraban en España.
  • Censura: se encargaba de la censura de todos los despachos de prensa que se enviaban al extranjero.
Sin embargo, la prensa extrajera era tratada de forma diferente dependiendo del país de donde viniese. Estaba claro que había un “trato de favor” con periodistas italianos o alemanes, en detrimento de ingleses o americanos, que provocaron serios conflictos dentro de la VSEP e incluso convulsionaron al “movimiento”. Debido a la confianza y a la libertad de la que gozaban, alemanes e italianos protagonizaron episodios como noticias que tenían que salir  días después eran publicadas en sus periódicos o incluso noticias como la recuperación económica que eran vista con gran ironía.
De lo que no hay duda es que durante todo este periodo la propaganda del régimen nazi fue apabullante. Los alemanes se gastaron millones de pesetas en nazificar la propaganda española.
El principal responsable de esta  corriente germanófila fue Josef Hans Lazar, agregado de prensa del III Reich y el periodista más influyente en la España desde 1941 a 1945.
Ramón Garriga, jefe del servicio de prensa de los sublevados durante la Guerra Civil y enviado especial de EFE al Berlín nazi, en su libro La España de Franco cuenta que Lazar tenía  a su servicio a 432 personas en plantilla. Funcionarios de prensa de la embajada, periodistas, secretarias, etc. Además disponía de grandes cantidades de dinero para repartir entre sus amigos, lo que le permitía tratar de manera servil a la prensa española. Todo esto era un secreto a voces. Todo esto permitía la feroz propaganda de Goebbles.
Las crónicas del enviado especial del ABC en Alemania eran redactadas en Madrid dictadas por el propio Lazar. Los corresponsales españoles en Berlín ya habían trabajado en las oficinas de propaganda alemana en Salamanca durante la Guerra Civil y llegaron allí convirtiéndose en funcionarios de la propaganda del III Reich.
Muchos de los teletipos proceden de la Agencia EFE. Firmados como EFE/ SET eran escritos desde un lujoso palacete de la calle Serrano. Todo ello permitía crear un circulo propagandístico donde se vetaba toda la información favorable a los aliados y durante todo este tiempo se permitió a Lazar tener más autoridad que al propio Juan Aparicio, director de prensa nombrado en 1941.
Todo esto produjo una verdadera nazificación de los españoles, eramos más nazis que los propios nazis, tal es así, que durante todos estos años nuestra capacidad de ver la realidad bélica se vio completamente superada incluso por la realidad que se plasmaba en la prensa alemana.
Lazar era judio y se convirtió en un adicto a la morfina y a la cocaína, según él, por las secuelas sufridas en la Primera Guerra Mundial. Abrió la puerta a la corrupción y a la manipulación que seguiría el régimen una vez  finalizada la Segunda Guerra Mundial donde la figura ensalzada de  Franco como “Caudillo” y “salvador de España” se mantuvo durante los 37 años de dictadura. Esa manipulación y esa corrupción en los medios de comunicación no terminó aquí, continua hasta la actualidad.
………………………………………………………………………………………………………….
[1]En realidad la CNT-FAI no fundó “Solidaridad Nacional” porque esta publicación fascista inició su actividad propagandista a raíz de la incautación de las instalaciones del periódico anarquista “Solidaridad Obrera” (fundado en 1907), no dejando nunca de funcionar este último con su nombre original, aunque sí lo hizo en la clandestinidad y de forma intermitente debido a las circunstancias represivas de la época. Hemos acudido a la siguiente reseña para explicarlo mejor:
“La primera de estas ediciones fue en 1942 en Barcelona. La cabecera también se editaría en el extranjero por grupos de exiliados cenetistas (el primero de ellos en México, en 1942). También habrá ediciones en Argel y Toulouse. Pese a ser años de represión y exilio, durante la II Guerra Mundial fueron de gran difusión y grandes tiradas aunque a menudo había que editar en Francia y pasar todos los materiales de contrabando por la frontera. En esta época se editaban, en el interior, numerosas publicaciones de diversos comités regionales.
SOLIDARIDAD OBRERA. París, 04 de septiembre de 1958
En el periodo de prohibición debido a la dictadura reapareció varias veces pero siempre clandestinamente. En el interior, la cabecera aparecía y desaparecía según la policía franquista iba deteniendo a los comités nacionales y regionales que, sucesivamente, pretendían rehabilitar la CNT desde el interior. Las detenciones se dieron hasta mediados de la década de los años 1950, lo que llevó a desarticular parte del movimiento anarquista, que no volvió a tener reflejo prácticamente hasta la década de los años 1960.
Tras el fin del régimen franquista reapareció en 1976 con una periodicidad semanal (a veces mensual) como portavoz de la CNT de Cataluña. El 29 de febrero del mismo año, en la parroquia de Sant Medir, en el barrio barcelonés de Sants, se reconstruyó la CNT, y el 1 de mayo siguiente reapareció el periódico como portavoz del sindicato en Cataluña. A partir del año 2005, bajo la dirección de Jordi Expósito, pasó a ser gratuito y financiado por las aportaciones de afiliados y simpatizantes, correspondiendo su gestión al Comité Regional de Cataluña y Baleares. En el año 2007 es el órgano portavoz de la CNT-AIT de España y el de expresión de la CNT de Cataluña y Baleares. Su tirada se establece en 5.000 ejemplares y tiene una edición online en Internet…”  
(Nota de pie de página de la Asociación para la Recuperación de la Justicia y la Memoria Histórica “Jerez Recuerda”)
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario