viernes, 12 de mayo de 2017

La sanidad pública, en estado crítico


Los médicos madrileños: "Tenemos que gestionar la miseria".

 11/05/2017 21:25 CEST | Actualizado Hace 6 horas
EFE
"El personal intermedio de los hospitales, como los médicos, tenemos que gestionar la miseria". Es la dura y rotunda afirmación del doctor Marciano Sánchez Bayle sobre la situación de la sanidad madrileña: falta de camas y personal, ausencia de transparencia, sobrecostes, deterioro de los centros de gestión tradicional... Sindicatos y trabajadores vienen denunciando estas condiciones precarias desde la gestión de Esperanza Aguirre y no notan mejoría alguna con la llegada de Cifuentes. Sólo Castilla y León tiene peor percepción de la Atención Primaria que Madrid, según el último Barómetro de Sanidad del CIS.
Los Presupuestos de la Comunidad de Madrid reflejan que, desde 2009, hay un descenso en la financiación de lo público en beneficio de lo privado. "Los recortes han recaído sobre los hospitales de gestión tradicional", explica Sánchez Bayle, portavoz de la Federación de Asociaciones Para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP). En 2016, uno de cada dos euros gastados en Sanidad han sido para financiar la sanidad privada. Además, en los Presupuestos de 2017 para el Sistema Madrileño de Salud se destinarán 300 millones menos que el año pasado.

SIN CAMAS PARA LOS NIÑOS

Sánchez Bayle, que se jubiló en 2014 dejando su puesto como jefe de Sección de Pediatría en el Hospital Niño Jesús, no es el único con esa sensación de miseria y precariedad: Ángel Carrillo dimitió la semana pasada como jefe de la UCI de pediatría del Hospital Gregorio Marañón de Madrid en protesta por la falta de camas para los niños tras las intervenciones . Según un blog creado por los médicos, el máximo responsable de la UCI "no ha podido desarrollar su trabajo en condiciones" y ha dimitido "ante la desesperación que viven cirujanos y anestesistas por los recortes del centro médico".
"La dimisión se produce en un momento en el que hay recortes importantes y una gran presión. Además, ha disminuido el personal y se siguen cerrando camas", opina Sánchez Bayle sobre la decisión de su colega.
Cuatro días después de la dimisión, la Consejería de Sanidad anunció el relevo de la hasta ahora gerente del mismo hospital, María Codesido López, a propuesta del director general del Servicio Madrileño de Salud. Sanidad atribuye la decisión a la "pérdida de confianza". Pero algunos trabajadores consideran que hay una clara relación entre la dimisión de Carrillo y el cese de Codesido. Además, en septiembre del año pasado, el comité de empresa del Marañón criticó la gestión de la gerente por considerar que "había agravado la falta de personal y de recursos materiales" del hospital con el consiguiente "'deterioro de la calidad" asistencial.

LAS CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS PARA LOS TRABAJADORES

Carmen Flores lleva 17 años trabajando como enfermera en el Gregorio Marañón y considera que la situación no ha hecho más que empeorar. "Es terrible lo que pasa con la Sanidad pública", critica. Como no le proporcionaban los datos de la reducción de camas, tuvo que recurrir a un compañero de cocina que le confirmó que se daban "alrededor de 150 comidas menos que el año pasado, eso son 150 camas menos", cuenta con tristeza.
Te encuentras a compañeros llorando por el hospital porque quieren hacer su trabajo y no pueden
Denuncia también la falta de personal facultativo: "A algunos les llaman a casa para decirles que no librarán en su día libre, porque los necesitan. No respetan las jornadas y la gente, por el miedo a no ser renovados, los trabajadores hacen caso". Tanto Flores como el resto de trabajadores sufren consecuencias psicológicas por esta situación: "No podemos más. Es terrible... Ves que no llegas y que el paciente requiere atención, pero tú no llegas. Te encuentras a compañeros llorando por el hospital porque quieren hacer su trabajo y no pueden".

MENOS CAMAS, AUSENCIA DE TRANSPARENCIA, SOBRECOSTES...

Flores y sus compañeros han denunciado esta situación a sus superiores: "Nos dicen que no falta personal, que es un problema de mala organización". Este argumento contradice lo que refleja el Observatorio Madrileño de Salud en el informe La privatización hospitalaria en Madrid. Balance de 10 años en el que, entre otras cosas, se concluye que se ha producido una reducción de camas en los hospitales de la región. El promedio de la UE es de 5 camas por cada mil habitantes, mientras que en Madrid ahora es de 3,3. La enfermera señala que "a los gerentes los contratan para gestionar y reducir gastos, y lo que hacen es reducir plantilla y camas. Esto es un negocio para la privada".
El Gregorio Marañón no es, ni mucho menos, el único hospital público donde ocurren este tipo de cosas. "Los médicos gestionamos esto muy malamente", lamenta Sánchez Bayle, "el otro día, una compañera de Comisiones Obreras (CCOO) denunciaba que en otro hospital de Madrid se debían 6.000 días de libranza a la plantilla". "Hay continuos atascos en urgencias y cierres de camas", comenta. Para él, como para sus compañeros, "desde 2007 la situación sólo ha empeorado".
La falta de transparencia ha llegado a darse hasta en las listas de espera
El informe denuncia que "la Comunidad de Madrid no ha realizado una evaluación de estos centros y la ausencia de transparencia es la norma". Ángela Hernández, presidenta del Sector de Hospitales de AMYTS, corrobora esta conclusión: "La falta de transparencia ha llegado a darse hasta en las listas de espera", cuenta. Lamenta que tampoco se da esta transparencia "a la hora de elegir personal facultativo, ya que se trata de un concurso público y se deberían seguir los criterios establecidos, pero se hace todo por afinidad". Según Hernández, esta ausencia también afecta a los contratos que se hacen con las consultorías para "trabajos que deberían hacer los gerentes". No entiende por qué el dinero se destina a este tipo de contrataciones y no a otras necesidades.

UN MANTENIMIENTO NULO

Flores opina que "el mantenimiento del hospital es nulo". Cuenta que en la planta de Maternidad se cayó hace poco un techo sobre una trabajadora. A principios de este año también se desprendió un falso techo en la planta de oncología. En octubre del 2016, un techo del Hospital 12 de Octubre se derrumbó en el departamento de medicina nuclear. En febrero pasó lo mismo en el Hospital de la Paz, derrumbándose sobre dos pacientes e hiriendo a uno de ellos. "No quieren invertir, lo único que hacen es cubrir lo mínimo exigible para salir adelante", asevera.
En la misma línea, Sánchez Bayle lamenta que no sólo se ha recortado en personal, sino también "en inversiones". "Los edificios de los hospitales son muy antiguos. Algunos tienen más de cien años y necesitan un mantenimiento importante", advierte.
Una barrera para que no se pueda hacer nada
Hernández lo corrobora: "Se ha producido también una disminución en mantenimiento. En España estamos por debajo de muchos países". La sensación que ella tiene es que "te entretienen con planes y escritos, pero al final siempre hay una barrera para que no se pueda hacer nada". Tanto ella como sus compañeros están "cansados" y reclaman que "los nombramientos de hagan de forma transparente".
Ella considera que la crisis económica ha golpeado a los hospitales públicos, afectando a pacientes y profesionales, ya que eso "supone un día a día desesperante porque la sensaciñon que te da es que están dejando caer a tu hospital".
QUERRÁS VER: El vídeo de la semana: ¿que opina de la paralización de la privatización sanitaria?
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario