sábado, 27 de mayo de 2017

Liberan al preso político más antiguo del mundo

 Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  
  •    |
  •  
  •    |
  •  
  •  Edición Impresa
El independentista Oscar López Rivera, considerado el prisionero político más antiguo del mundo, cumplió 36 años de 55, una de las condenas más largas impuestas a un preso político en el mundo.
En el momento de su detención, López Rivera y los otros se declararon combatientes en una guerra anticolonial para liberar a Puerto Rico del dominio de Estados Unidos, invocándose prisioneros de guerra. En aquel entonces alegó que los tribunales estadounidenses carecían de jurisdicción para tratarlos como delincuentes, solicitando que sus casos fuesen entregados a una instancia internacional que determinaría su estatus. El gobierno de Estados Unidos, sin embargo, no reconoció su petición. 
Miembros del Congreso de Estados Unidos, apoyaron su liberación, numerosas organizaciones nacionales e internacionales criticaron su encarcelamiento, categorizándolo como prisión política.
López Rivera nació en San Sebastián, Puerto Rico, el 6 de enero de 1943. Su familia se mudó a los Estados Unidos, cuando tenía nueve años de edad. A sus 14 años, se trasladó a Chicago para vivir con una hermana. A los 18 años fue reclutado por el Ejército, sirviendo en Vietnam y fue galardonado con la Estrella de Bronce.
Cuando regresó de la guerra a Ilinois en 1967, se encontró que las drogas, el desempleo, la vivienda, salud y educación en la comunidad puertorriqueña, habían alcanzado altos niveles y se puso a trabajar en organizaciones para mejorar la calidad de vida de su pueblo.
Muchos años antes de su arresto, él fue un muy respetado activista de la comunidad y un líder independentista. Trabajó en la creación de la escuela secundaria y el Centro Cultural Puertorriqueño; ayudó a fundar gratuitamente una casa de rehabilitación para drogadictos.
El Tribunal de Distrito Federal en el Distrito Norte de Ilinois, condenó a López Rivera por conspiración sediciosa y otros cargos derivados de su participación en las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).
Tras pasar doce años recluido en régimen de aislamiento, en prisiones de máxima seguridad en Marion (Ilinois) y Florence (Colorado) fue trasladado a la prisión ordinaria en el centro penitenciario federal en Terre Haute (Indiana). Fue encarcelado por más tiempo que cualquier otro miembro de las FALN, quien pasó casi la mitad de su vida en la cárcel.
En 2006, un comité especial de las Naciones Unidas pidió la liberación de los demás presos políticos puertorriqueños en cárceles estadounidenses. Acusan a la Oficina Federal de Prisiones de aislarlo sobre la base de sus creencias políticas. 
Las estadísticas del gobierno de Estados Unidos, develaron que, las condenas de los presos políticos puertorriqueños eran “cerca de seis veces más” que las penas por delitos para la población estadounidense en general; Clinton consideró que las condenas recibidas por este y los otros nacionalistas estaban “fuera de toda proporción”.
Su liberación fue demandada por 12 premios Nobel de la Paz, entre ellos: Coretta Scott King, el expresidente Jimmy Carter, el arzobispo Desmond Tutu, así como una coalición internacional de los derechos humanos, laborales y líderes empresariales, incluyendo el Consejo Unido de Iglesias de Cristo, la Iglesia Metodista Unida, Bautista Peace Fellowship, Iglesia Episcopal de Puerto Rico y el arzobispo católico de San Juan, entre otros.
El 18 de junio de 2012, el Comité de Descolonización de la ONU aprobó una resolución promovida por Cuba, en la que pedía se reconociera el derecho a la independencia y autodeterminación de Puerto Rico e instaba a la liberación de los independentistas prisioneros en Estados Unidos.
El proyecto de resolución fue apoyado por Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, y fue adoptado por consenso por el Comité; pero el gobierno de Estados Unidos, hizo caso omiso a la resolución.
El 17 de enero de 2017, el presidente saliente de Estados Unidos (Barack Obama), concedió el perdón a López Rivera, conmutó su sentencia estipulando su salida de prisión para el 17 de mayo de 2017.
El 9 de febrero de 2017 fue trasladado desde una cárcel en Indiana a Puerto Rico, para que cumpliera sus últimos tres meses de sentencia bajo arresto domiciliario; proyecta viajar a Cuba, Nicaragua, Venezuela y otros países, para agradecer la solidaridad y los esfuerzos por su liberación.

* Diplomático, jurista y politólogo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario