Los examinadores de la DGT han convocado una huelga para finales de junio y todo el mes de julio en toda España para denunciar sus condiciones y la necesidad de ampliar su plantilla. Esta situación provocará un bloqueo del sistema de exámenes de conducir y problemas para las autoescuelas.



En las últimas semanas hay un ‘run-run’ sobre el riesgo de colapso por la falta de examinadores de la DGT, denunciado por la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE). Sin embargo, la bomba viene ahora desde la Asociación de Examinadores de Tráfico (ASEXTRA), que desde su blog han informado de la convocatoria de una huelga salvaje en los meses de junio y julio.

Los examinadores concretan en el día 2 de junio el inicio de las movilizaciones con una manifestación ante la Dirección General de Función Pública seguida de paros y huelgas a partir de la última semana de junio y durante todo el mes de julio en toda España.
El presidente de ASEXTRA, Joaquín Jiménez Murillo declara: «Compañeros, por dignidad, por amor propio, luchemos por nuestro puesto de trabajo. No podemos seguir en estas condiciones de trabajo y la única salida es paralizar este servicio hasta que se garantice que se consigue lo que por justicia nos pertenece».
Por su parte, el presidente de la 

Huelga de examinadores de la DGT para junio y julio

Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) asegura que «esta huelga llevará a la parálisis al sector de las autoescuelas», por lo que se agrava aún más la situación que se esperaba para este verano. Aun así, comprende la posición de los examinadores debido a la crisis del sistema de exámenes para obtener el carnet de conducir, provocada por la falta de examinadores de la DGT.
Con esta huelga de examinadores, se garantiza el bloqueo del sistema ya que durante dos o tres meses nadie podrá examinarse o sólo un número muy reducido de aspirantes. Esto podría provocar el cierre de autoescuelas y el despido de miles de profesores.