jueves, 18 de mayo de 2017

Los indignados de Susana

http://ctxt.es/es/20170517/Politica/12789/susana-diaz-psoe-indignados-crisis-pobreza-desigualdad.htm

La líder andaluza retrata a los “cabreados” con el PSOE como personas que no son tan pobres, sino que tenían demasiadas expectativas

<p>Susana Díaz</p>
Susana Díaz
LUIS GRAÑENA
17 DE MAYO DE 2017
La descripción del grupo humano al que te diriges es una de las bases de la política: delimitarla.
Susana Díaz lo tiene claro, y el resto nos hemos enterado gracias a que la periodista Miriam Ruiz Castro ha colgado en las redes esta semana un discurso que la líder socialista ofreció a sus correligionarios el pasado mes de enero. En su arenga, tras enumerar lo bien se vivía con Felipe González y con José Luis Rodríguez Zapatero, la andaluza afirma que el problema no es que la población esté muy empobrecida –bajar “10 escalones”, lo llama—, sino que sus expectativas eran tan altas, que habiendo “bajado uno” solamente, se “cabrean”. Acto seguido, para ilustrar tal afirmación, asegura que creyeron que “iban a poder tener su casita en la playa”, y de ahí su cabreo. 
“Cabrear” es el verbo que ella utiliza, y cabreo es lo que han sentido aquellos a los que se refiere, los “indignados”, a tenor de los miles de comentarios que han circulado por las redes. 
El párrafo que más ha irritado es el siguiente, y tiene más fondo del que aparenta:
Porque muchos de los que se cabrearon con nosotros no habían perdido 10 escalones en su calidad de vida. Habían bajado uno, pero es que pensaban que iban a subir 10. Es que pensaban que iban a poder tener su casita en la playa, que iban a poder salir no una vez al mes, sino una vez a la semana; que iban a conseguir que sus chavales fueran a la Universidad, y que además tuvieran un máster; que iban a conseguir ver a sus nietos con mucha más calidad de vida que la que tuvieron ellos; y, cuando eso no fue posible, se cabrearon, se indignaron, y ahí le hicimos el juego a la derecha… y a los otros, de Podemos. A la derecha, que quería que la gente se resignara, y a los que querían galopar sobre la indignación de los ciudadanos.
Diez escalones y un escalón
El asunto de la escalera a la que hace alusión Susana Díaz se refiere a los tiempos en los que los ciudadanos aspiraban a “trepar” en los estratos que se suponía tenía la sociedad hasta conseguir vivir en una situación económica más desahogada. Eso era posible gracias a empleo, formación y salarios. Algo así como: tu abuelo era campesino, tu padre estudió hasta secundaria y fue administrativo, y tú, que has ido a la Universidad –Felipe González diría que gracias a él, y quizás Díaz lo piense–, llegarás a médico. Algunos todavía se acordarán de ese tipo de cosas. Sin embargo, nombrarlas hoy evidencia vivir fuera de la realidad, o fuera de este país. 
Más allá de este desfase temporal de la líder socialista –a cuya clase obrera quizás hay que cambiarle el nombre, vista la reforma laboral–, vamos a los escalones:
De 2006 a 2012, España pasó de tener 1.819.000 desempleados a 6.021.000. O sea, que en seis años –cinco de ellos gobernados por el PSOE–, España se cobró más de 4.200.000 empleos. Los pocos que han regresado a un salario más o menos habitual han visto cómo en los últimos 10 años se han perdido 35.000 millones en salarios, los contratos son temporales y la precariedad nos sitúa a la cola de Europa.
Afirmar que esos trabajadores solo “habían bajado uno, pero es que pensaban que iban a subir 10 [escalones]”, o sea, que su percepción de crisis es una ilusión, resulta de una ignorancia que roza la crueldad. 
La casita en la playa
Si es muy probable que queden pocos ciudadanos que recuerden la idea del ascensor social, seguro que son menos los trabajadores españoles que aspiran a adquirir con su sueldo “una casita en la playa”, lo que se llamaba “segunda residencia”. Ahora y también bajo los gobiernos de Rodríguez Zapatero.
Pero, además, defender en estos momentos la peregrina idea de que, en 2011, cuando se “cabreó”, la gente a la que alude Díaz aspiraba a “una casita en la playa” es sencillamente mentira. Una mentira dolorosa, porque empieza a ser mayoría la población que no llega a pagar el alquiler o la hipoteca de su “primera” vivienda, si quieren comer hasta final de mes y tener suministros.
SI ES MUY PROBABLE QUE QUEDEN POCOS CIUDADANOS QUE RECUERDEN LA IDEA DEL ASCENSOR SOCIAL, SEGURO QUE SON MENOS LOS TRABAJADORES QUE ASPIRAN A ADQUIRIR “UNA CASITA EN LA PLAYA
Tres datos actuales para explicar por qué la casita en la playa de Susana Díaz suena hoy tan extemporánea que debería estar prohibida en boca de cualquier política de cualquier partido:
La tasa de desigualdad se ha multiplicado por tres en los últimos 10 años. 
La población en riesgo de pobreza –o sea, con serias dificultades para mantener una “primera” vivienda– es de 13’18 millones de españoles, o sea el 28% de la población, según el último Eurostat. 
Más de 700.000 hogares, o sea 1,3 millones de personas, vive sin ningún ingreso, según el Informe sobre el Estado Social de la Nación 2017.
En cuanto a lo de querer “salir” no una vez al mes, sino una a la semana, será a dar una vuelta a la manzana.
La Universidad y el máster
En este momento, el coste medio por curso académico en la Universidad pública española supera los 1.000 euros, llegando a los 1.500 en la Comunidad de Madrid y Cataluña, seguidas muy de cerca por Castilla y León. En ocho años el precio ha aumentado un 40%. 
Susana Díaz afirma que los cabreados estaban cabreados porque creyeron “que iban a conseguir que sus chavales fueran a la Universidad, y que además tuvieran un máster”. En cualquier país civilizado las familias deberían poder creer que sus hijos alcanzan a cursar estudios universitarios si quieren, es cierto. Desde luego, a día de hoy, en España y tras el paso de José Ignacio Wert por el ministerio de Educación, eso no sucede. Pero quizás lo más sangrante es que ella pertenece al sector del PSOE que dio el Gobierno de España al partido que ha realizado los mayores recortes y subidas de tasas en las Universidades. Y su partido, el PSOE, lo ha hecho consciente de que quedan aún decenas de miles de millones de euros por recortar, parte de ellos de nuevo en Educación. 
Cuando eso no fue posible…
“Y, cuando eso no fue posible, se cabrearon, se indignaron, y ahí le hicimos el juego a la derecha… y a los otros, de Podemos”, afirma. 
Lo que se desprende de esa afirmación, y de todo el discurso, es que Susana Díaz cree que las personas no se han empobrecido demasiado, sino que se habían acostumbrado mal, que sus aspiraciones eran muy altas, se supone que a causa de las medidas socialistas. O sea, que quizás no tienen tantas razones para cabrearse, o que incluso no deberían hacerlo. ¿Por qué? Porque se cabrean con el PSOE, lo que significa un crecimiento, siempre según su argumentación, de otros partidos, entre los que no parece estar Ciudadanos. 
PERTENECE AL SECTOR DEL PSOE QUE DIO EL GOBIERNO AL PARTIDO QUE HA REALIZADO LOS MAYORES RECORTES Y SUBIDAS DE TASAS EN LAS UNIVERSIDADES
Afirmar que los “cabreados” aspiraban a comprarse una casita en la playa, tras caer un solo escalón y encima querían ir a la Universidad resulta, además, de una perversidad retorcida. 
¿Qué hace Díaz con esa descripción? Dividir en dos tipos a los pobres, es decir, estratificar la pobreza. Por un lado, están los que se cabrearon porque el PSOE había alimentado sus legítimas aspiraciones: segunda residencia, estudios universitarios, máster y ascenso social. Por otro, aquellos pobres que ni siquiera se han permitido ya –desde su punto de vista– aspirar a nada más que un trabajo precario e intermitente. A los primeros se dirige, y los reconoce como propios. A los segundos, no.
O sea, que los pobres del PSOE, según Susana Díaz, son aquellos de casita en la playa, máster y salida semanal. Y con ello retrata unas aspiraciones, a día de hoy y parece que por muchos años, irrealizables para la inmensa mayoría de la población. Lo que no quita que use esa zanahoria envenenada para atraer al rebaño. 
Para terminar, opina, además, que su trabajo, el de los socialistas, es que sus cabreados recuperen todo eso que perdieron, no queda claro si en forma de aspiración o realidad. Una visión de lo que se nos viene encima y de la sociedad del futuro: tan alejada de cualquier análisis sobre el presente como todo el retrato que Díaz ofrece sobre el pasado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario