jueves, 25 de mayo de 2017

Madrid: Carta de una limpiadora a Cristina Cifuentes

(2017-05-25) 


http://www.casmadrid.org/index.php/noticias/765-2017-05-25-madrid-carta-de-una-limpiadora-a-cristina-cifuentes
Madrid, 25 de mayo 2017
Estimada Presidenta
Hace ya tiempo que deseo escribirle esta carta. No sé si la llegara a leer usted misma, supongo que no.   “¡Oh decepción!”.
Yo soy una empleada de la Sanidad Pública de la Comunidad de Madrid. Laboral, eventual, de la bolsa de Sagasta, habiendo opositado, aprobado pero sin plaza. Soy una de esas empleadas de las cuales poco se habla, por no decir que nos ignoran totalmente. Una categoría a la cual no se escucha, ni es muy representada, apoyada y cuyo oficio es muy poco conocido y reconocido.
Soy auxiliar de hostelería, es decir, más explícitamente: Una limpiadora.
Quisiera en primer lugar de mi oficio. Si bien somos limpiadoras la gente desconoce muchas de nuestras funciones y no son consientes de que nuestra labor es muy importante, que somos un eslabón vital para que un cirujano, demás personal sanitario, pacientes y visitantes, puedan trabajar o permanecer con seguridad en el hospital.
Es cierto que limpiamos pasillos, paredes, techos, habitaciones NORMALES, baños y todo aquello que la gente imagina que realizamos. Pero además de estas tareas, que ya de por si, ya son muy importantes, realizamos, entre otras cosas, desinfecciones de quirófanos, desinfecciones de habitaciones donde estuvieron aislados de toda índole pudiendo asi mismo asegurar que ingrese otro paciente, desinfecciones para preparar la llegada de un recién trasplantado y  asegurar así mismo el éxito de la operación realizada etc.…  Nuestro trabajo precisa seguir protocolos, estar muy bien realizado, conlleva diversos  riesgos. Y entre otras cosas, permite que no se propaguen virus, contaminaciones, además de un simple bien estar para todo aquel que transite por ahí. Sin nuestra labor, eficiencia, responsabilidad, los hospitales serian peligrosos y de lo más inhóspitos. Los médicos, cirujanos, enfermeras, auxiliares de enfermería… no podrían trabajar eficazmente y con seguridad y calidad.
Desde que empezaron los recortes, disminuyo vertiginosamente la cantidad de limpiadoras y el material utilizado no solo es de mala calidad, a veces no el adecuado, y lo que tenemos escasea.
Quiero que sepa, que si bien es cierto que llegue accidentalmente a realizar este trabajo y no era para nada lo que yo deseaba ni cumplía con mis expectativas, no dejo de ser consiente de cuán importante es mi labor y por eso mismo estoy orgullosa de lo que hago. Mientras otros nos ignoran o menosprecian descaradamente.
Dicho eso, paso al siguiente punto;
Usted, Sra Presidenta, a menudo nos visita. Hospital Universitario General Gregorio Marañón, y me parece muy bien que venga. Lo que lamento es que no vea la realidad. Sus visitas son minuciosamente programadas con antelación y en cuanto tenemos conocimiento de su próxima visita, se inicia la puesta en marcha de una frenética preparación para que su recorrido sea lo más impoluto posible. Vemos aparecer muchos jefes, se instala un ambiente de estrés, nerviosismo y un despliegue sorprendente de varias limpiadoras que rascan, limpian, retiran carteles que podrían molestar la Visita, se cambian los carteles identificativos de algunos cuartos por otros con nombres más refinados,  hasta nuestro hermoso colegio de pronto desatiende sus tareas habituales, para preparar un colegio ejemplar para su visita. Y muchas limpiadoras limpian cada centímetro cuadrado de su recorrido dejando de lado tareas más útiles y por las que nos pagan, que son atender las necesidades de limpieza, seguridad e higiene de pacientes y visitantes.
Por lo tanto, cuando viene a vernos, solo ve un espejismo, un lindo escaparate hecho a medida. Solo oye y ve a la gente que programan. Y luego se hacen la foto.
¿Entonces?... ¿Cuál es la utilidad y autenticidad de su visita?
¿No le gustaría saber lo que pensamos realmente?  ¿Saber lo que nos gusta o apena, o lamentamos?¿ Oír nuestras sugerencias o críticas?
Sepa que a mi si que me gustaría saber lo que puede y va a hacer  y lo que piensa. ¿Me daría una oportunidad de oírle y ser escuchada?
Le agradezco el interés y tiempo prestado a este escrito, si es que lo tuvo.
Un saludo,
Una limpiadora de Sanidad, orgullosa de serlo, al servicio de los ciudadanos.
V.G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario