sábado, 20 de mayo de 2017

RAMON SERNA: “LA SANIDAD HA DE SER 100% PÚBLICA”

https://sabadellglobal.wordpress.com/2017/05/20/ramon-serna-la-sanidad-ha-de-ser-100-publica/

El autor del capítulo “Catalunya en proceso de desprivatización” del libro “Se vende sanidad pública” nos explica cómo debe cambiar el modelo de gestión sanitaria en Catalunya para que sea mucho más eficiente.
20/05/2017 – Álex Sotillos
Ramon Serna
Ramon Serna, colaborador del grupo de trabajo de sanidad de la CUP. / Álex Sotillos
El Instituto Catalán de la Salud (ICS), el mayor ente catalán totalmente público tanto en propiedad como en gestión, controla el 77% de la actividad de atención primaria y el 25% de la gestión hospitalaria. Las demás entidades que dominan el sistema sanitario catalán son consorcios, empresas privadas y públicas y entidades benéficas sin ánimo de lucro.
¿Cómo debe cambiar el modelo mixto de gestión sanitaria que impera en Catalunya para ser más eficiente? ¿Son suficientes los pasos que está dando el equipo del conseller de Salud Antoni Comin hacia la desprivatización?
Ramon Serna Ros nos resolverá nuestras dudas. Antes de jubilarse fue enfermero del Hospital Trueta de Girona y representó al sindicato de trabajadores de la sanidad CATAC-CTS/IAC. Recientemente ha escrito el capítulo “Catalunya en proceso de desprivatización” del libro “Se vende sanidad pública”. En la actualidad colabora en el grupo de trabajo de salud de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), partido político anticapitalista e independentista que cuenta con 10 diputados en el Parlament de Catalunya.
Álex Sotillos: ¿La sanidad pública es más eficiente que la privada? ¿Por qué?
Ramon Serna: El problema es que no se ha hecho ningún informe de la eficiencia de la sanidad privada. Sin embargo, todo apunta a que la privada es menos eficiente que la pública, porque está demostrado que con menos dinero no se puede dar un servicio de más calidad.
Por un lado, las clínicas y los hospitales privados tienen ánimo de lucro, es decir, quieren ganar dinero y, para ello, muchas veces bajan los salarios de los trabajadores, compran materiales de peor calidad y, si son empresas multinacionales, tienen descuentos por unidad al realizar compras más grandes. Hace unos cuantos años el transporte de la Región Sanitaria de Girona lo gestionaba una empresa privada local que tenía unos beneficios del 7%. Ahora las empresas multinacionales que contrata el CatSalut, institución del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, en esta zona obtienen el doble de beneficios, un 14% e incluso más. La administración paga a las empresas a las que externaliza servicios tanto o más que ocupándose ella misma de dichas prestaciones, porque ha de pagar por el servicio ofrecido y costear, a su vez, los grandes salarios de los altos directivos.
Por otro lado, al contrario que en la sanidad privada, en la pública hay un enorme control de los materiales que se utilizan, porque necesitan pasar concursos públicos, con lo que se garantiza que sean de calidad.
AS: El hospital público Parc Taulí de Sabadell tenía anteriormente un concierto con el Quirón Salud del Vallés. ¿Por qué cree que desde 2010 hasta 2015 el CatSalut, por un lado, invirtió un 12% menos en el Parc Taulí y, por otro lado, aumentó un 15% la inversión en IDCsalud, actual Quirónsalud?
RS: Esto sucedió en la época del ex-conseller de Salud Boi Ruiz, que era totalmente favorable a la privatización, aunque lo negara. Anunció sus intenciones antes de ostentar el cargo y cuando ya estaba en el poder. Previamente defendía que se tenía que cobrar un copago a los ciudadanos para hacer uso de las ambulancias para ir a los centros sanitarios y la Generalitat debía dejar de ofrecer comida en los hospitales. Cuando fue conseller recomendó que contratáramos mutuas y derivó todo lo que pudo de lo público a lo privado: recortó los presupuestos de los centros públicos y contrató los servicios de empresas como Quirónsalud para derivar a los usuarios públicos como el Hospital Parc Taulí de Sabadell a uno privado, Quirón Salud del Vallés (Sabadell).
AS: ¿Quién puso en marcha el modelo de gestión sanitaria que impera en Catalunya? ¿Quiénes y cómo han velado por su continuidad, además del ex-conseller de Salud Moi Ruiz?
RS: En 1981 Convergència i Unió (CiU) puso en marcha el modelo de gestión sanitaria actual desde un punto de vista neoliberal, es decir, privatizando. No desnacionalizaron más deprisa porque los ciudadanos protestaban contra estas políticas.
En 1990 el proyecto de privatización se consolida con la Ley de Ordenación Sanitaria de Catalunya. Permitió al CatSalut comprar servicios a empresas privadas, creando una red de centros sanitarios concertados, financiados con dinero público y gestionados por empresas privadas. Los primeros hospitales concertados fueron el de Vic (Osona, Barcelona) y el de Móra d’Ebre (Tarragona). En la comarca del Vallés occidental se formó el Consorcio Sanitario de Terrassa.
Entre 2003 y 2010, el tripartito de PSC, ERC e ICV-EUiA permitió la continuidad del modelo sanitario mixto. El PSC gobernaba en muchos ayuntamientos y prefería tener consorcios en los que muchas veces mandaba.
AS: ¿Cree que se debe cambiar el modelo de gestión sanitaria?
RS: La sanidad ha de ser 100% pública. La Generalitat de Catalunya ha de controlar la totalidad de la gestión de las actuales entidades concertadas para dar un servicio de mayor calidad. Asimismo, mientras se esté caminando hacia este modelo, los convenios laborales de los trabajadores de los hospitales concertados y públicos tendrían que ser iguales, ya que ambos reciben financiación de la administración. Además, se debe fomentar la participación de la ciudadanía en la sanidad pública, creando una especie de AMPAs en el sistema sanitario como las que hay en el educativo. Es decir, a parte del gobierno municipal, tendrían que participar las asociaciones de vecinos, de enfermos, etc. Por último, todas las cuentas y los consejos de gobierno de las entidades sanitarias tienen que ser públicos, como lo son los plenos de los ayuntamientos.
AS: ¿Por qué critica en sus artículos de El diari de la Sanitat que las medidas que está tomando Antoni Comin, actual conseller de Salud, no está llevando a cabo la desprivatización que piden desde la CUP?
RS: Lo único que ha hecho Comin es acabar con el concierto que tenía el Hospital Parc Taulí con el Hospital Quirón Salud del Vallés y ha empezado las negociaciones para comprar el Hospital General de Catalunya (Sant Cugat del Vallés).
Uno de los proyectos que ha propuesto es dar prioridad a las entidades benéficas sin ánimo de lucro en la gestión de los consorcios, pero no se puede considerar desprivatización, porque dicha gestión sigue sin ser pública, ya que permite que se mantenga la actividad privada en centros públicos.
AS: ¿Qué medidas clave podría tomar desde hoy mismo el conseller de Salud Antoni Comin para conseguir la desprivatización que usted reivindica?
RS: Las participación privada de los consorcios ha de ser absorbida. Hay que tener en cuenta que la Generalitat tiene más del 50% de la propiedad de la mayoría de los consorcios, con lo cual se pueden integrar al CatSalut dicha participación privada para que los conforman para gestionar los hospitales directamente desde la administración pública.
Uno de los problemas es que el PDeCAT no deja tomar estas medidas a Antoni Comin. Lo más probable es que este cambio radical lo lleve a cabo un futuro tripartito de izquierdas de ERC, los Comunes y la CUP, sea en una Catalunya independiente o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario