sábado, 20 de mayo de 2017

TRABAJO, CONSUMISMO Y NUEVOS POBRES

https://sabadellglobal.wordpress.com/2017/05/16/trabajo-consumismo-y-nuevos-pobres/

Zygmunt Bauman, uno de los pensadores más célebres de la sociedad contemporánea, sociólogo, filósofo y analítico de la realidad política, social y económica plantea, a modo de ensayo, las ideas fundamentales para entender cómo funciona nuestra economía con el propósito de buscar soluciones para paliar los problemas sociales en un sistema que beneficia a los ricos y hunde cada vez más en la miseria a los pobres
09/05/2017 – Alicia Pintó
bauman
Zygmunt Bauman, uno de los sociólogos más influyentes de nuestro tiempo y autor del libro “Trabajo, consumismo y nuevos pobres”./http://www.mediocracia.wordpress.com
Libro: “Trabajo, consumismo y nuevos pobres”.
Autor: Zygmunt Bauman.
Año de publicación: 1998; edición actual: 2008.
Editorial: Gedisa.
Trabajo, consumismo y nuevos pobres” explica que estamos ante un sistema plagado de pobreza, donde, como dice el autor en obras como ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?, “Los ricos representan una minoría mientras que los más desfavorecidos son la mayoría”. Aun así este sistema no presenta alternativas para solventar esta situación o mejorarla, porque se trata de una realidad basada en el consumo. Una sociedad que no vive de los ideales de la productividad y el trabajo para llegar más lejos, sino que vive del consumismo y la estética, lo fugaz, lo sencillo, lo inmediato, los trabajos temporales y no el trabajo de por vida. Ante esta situación la mayor parte de la clase desfavorecida se encuentra excluida y no tiene nada que hacer, desplazada de esta realidad del deseo y la fugacidad de lo inmediato.
El aclamado sociólogo plantea el panorama actual como un peligro inminente, una amenaza hacia las capas bajas de la población que viven con una economía precaria. Advierte de las consecuencias nocivas que puede provocar este sistema centrado en el consumo para obtener el máximo placer sin normas ni regulaciones como tiempos atrás, en la sociedad industrial. Bauman busca convencer a la ciudadanía de que esta dinámica no es la correcta y pondrá en situación de riesgo a miles de personas que viven y trabajan como pueden, porque la desaparición de la ética del trabajo, de las normas que hacían del trabajo un deber necesario además de un derecho universal ya no existen, ahora solo existe la ley del mercado que únicamente beneficia a quienes con sus recursos, con su dinero, viven para consumir.
Otro de los aspectos expuestos es la estigmatización de la pobreza por parte de la sociedad. Bauman nos explica que la idea que tenemos de la pobreza como “clase marginada”,”excluida”,”degradada” es errónea y no ha sido más que una falacia, un falso concepto que la sociedad ha introducido a causa de sus temores. Siempre que hablamos de “subclase” o “clase marginal” asociamos a todos los que la integran con connotaciones negativas “gente inútil, desempleada, drogadicta, alcohólica, criminales…” que suponen una molestia o hasta una amenaza para el orden público. Sin embargo, Bauman argumenta que no tiene porqué ser así, sino que más bien todo ello se trata de etiquetas, prejuicios y temores que la sociedad ha colocado sobre estos grupos para dar respuesta a sus ansiedades y miedos, al buscar desesperadamente algún peligro o alguna amenaza a la que temer. De esta forma ayuda a revertir la idea de pobreza, concebida como “algo desagradable” y a convertirla en otro motivo de preocupación que debe resolverse para alcanzar la estabilidad y el bienestar económico.
El lenguaje que el sociólogo utiliza es generalmente sencillo, sin demasiados tecnicismos del ámbito económico o términos que requieran tener conocimientos en el sector; Cualquier lector con una mínima formación académica puede comprender fácilmente sus conceptos e intenciones. Sin embargo, suele hacer uso de oraciones demasiado largas, extendiendo el contenido de las ideas que quiere expresar con metáforas, comparaciones y otros recursos literarios. Éstos son elementos que podrían reducirse para tratar de hacer la lectura más amena y sencilla además de facilitar una mayor agilidad y asociación de los conceptos e ideas que plantea.
Bauman nos invita a través de este libro, a hacer una valoración general de la sociedad y el sistema económico para realmente considerar si son adecuados, o debemos cambiarlos; hace visibles sus defectos y carencias para encontrar soluciones y apela a la más recóndita solidaridad del ser humano para recordarnos, o tal vez enseñarnos, lo que realmente constituye la auténtica felicidad y bienestar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario