lunes, 12 de junio de 2017

Casos de censura o de presiones en los medios de prensa escrita

http://infamia.es/index.php/anfetaperiodismo/11-paren-rotativas-capitulo-1

Este primer vídeo inaugura la serie ‘¡Paren las rotativas!’ con tres testimonios de periodistas que explicarán casos de censura o de presiones a pequeña escala en los medios. No son casos excepcionales, ni sus protagonistas pretenden ser víctimas o héroes. Se trata de situaciones que la mayoría de trabajadores de los medios vive como cotidianas.
Aparecen de manera anónima porque algunos siguen colaborando con las empresas que mencionan, pero también porque podrían ser cualquier trabajador de cualquier periódico, radio o televisión. Por eso tampoco se identificará a todos los medios a los que se haga referencia. Son situaciones que otros compañeros de profesión han vivido de manera similar, y que condicionan la calidad de información final que se ofrece al ciudadano.

El Principal Anunciante

El primer caso es el de una redactora de un medio digital a la que prohibieron mencionar a Telefónica en los titulares debido a que era el principal anunciante del diario. No se pudo mencionar a la compañía ni durante la huelga de técnicos ni cuando el Ayuntamiento de Madrid retiró la exención del IBI a edificios históricos del centro de la ciudad… como el edificio Telefónica.
Un tópico recurrente en las facultades de Periodismo era retar a los alumnos a encontrar un reportaje en el que se hablase mal de El Corte Inglés o de cualquier firma de automóvilesEsos tiempos pasaron, y ahora no se podría hacer la misma broma con Banco Santander o Inditex. En parte gracias al nacimiento de nuevos medios con otras vías de financiación, en parte gracias a las redes sociales, que cuando la influencia del anunciante es muy evidente se lo afean al diario en cuestión.
El otro tópico en la enseñanza del Periodismo es recordar a los futuros reporteros que el periódico no vende información a sus lectores, sino sus lectores a los anunciantes. El medio vive de la publicidad pública y privada, y quien paga manda. La crisis económica simplemente ha agravado esta dependencia.
Recientemente las redes sociales –aunque nunca olvides que vives en una caja de eco– y determinados medios han recogido algunas polémicas sobre la influencia de los anunciantes. Por ejemplo, la campaña ‘Generación Encontrada’ de Banco Santander; las presiones de Telefónica para tapar su huelga de técnicos o las sospechas de telefonazos en la reformulación de titulares referidos a Inditex y su dueño, Amancio Ortega.

La publicidad institucional en tiempos de Montoro

El segundo caso es el de un redactor de una edición local que dependía para su existencia de la publicidad institucional. Dicho periodista publicó una información que él creía inofensiva pero que molestó a un concejal, y por la cual acabó perdiendo su empleo.
La publicidad institucional es una de las principales herramientas de la Administración para presionar a los medios, sobre todo a la prensa escrita, en crisis desde hace décadas. La ley establece criterios de audiencia –más anuncios al que lea más gente–, por una cuestión de eficiencia informativa –gastar menos para llegar a más gente, el presunto objetivo de dicha publicidad–. Pero no siempre se cumplen.
La ley de sostenibilidad y racionalización de la Administración Local de 2013, conocida como Ley Montoro, restringía las posibilidades de gasto de ayuntamientos y diputaciones a partir de cierto nivel de deuda o de la intervención estatal (directa o indirecta). De cara a las municipales de 2015 eso limitaba mucho las posibilidades de los gobiernos locales para contratar anuncios.
En algunos casos, esto se solucionó con publicidad de empresas participadas por el ayuntamiento o diputación de turno, pero de capital semiprivado. Las empresas al 51/49 de propiedad son la fórmula habitual por la que han ido acaparando concesiones de limpieza o mantenimiento público conglomerados como la ACS de Florentino Pérez o la FCC de las hermanas Klopowitz –ahora bajo control de Carlos Slim–.
La empresa de transportes o de limpieza era la que firmaba el convenio de publicidad con el medio de turno, y así la diputación o el consistorio conseguían mantener las inyecciones económicas que aseguraban cierta lealtad de la prensa. Los periódicos locales, en pleno festival de EREs y con riesgo de cierre, quedaban encantados.

La Agencia

El último caso es el de una veterana redactora de una agencia de información. Su testimonio explica que la empresa veta a las entidades que no pagan abono, aunque generen noticias de interés. Y al mismo tiempo, quienes sí pagan tienen derecho a veto sobre las informaciones que les afecten.
Las agencias de comunicación son medios que proveen de noticias a otros medios. Su objetivo final no es el lector, sino vender las informaciones que elaboran sus reporteros, que luego el abonado o comprador adapta como considere necesario. En alguna ocasión es la única fuente de la que disponen todos los medios para una información concreta. En otras el medio lo puede unir a sus propias fuentes, o hacer una mezcla de las versiones de varias agencias. Estas agencias pueden vender texto, fotografía, vídeo o todo como conjunto, y existen tanto especializadas como generalistas.
Existen agencias públicas y privadas. Entre las estatales, China tiene Xinhua o Rusia tiene TASS. En España existe EFEde carácter estatal y fundada en 1939. La agencia más grande del mundo es la británica Reuters, surgida en 1851 y que tiene más de 2000 periodistas repartidos por todo el planeta que difunden noticias en varios idiomas. Otras muy conocidas son la estadounidense Associated Press, la rusa Sputnik o la francesa AFP. En España las privadas más utilizadas por los medios serían Europa PressServimedia Colpisa.
Las agencias pueden difundir directamente una nota de prensa del gabinete de comunicación de una empresa o institución sin modificar, transmitiendo la versión de una fuente con formato de información neutral. Tanto agencias privadas como públicas pueden firmar convenios en los que se comprometen a dar un tratamiento especial o preferente a las informaciones de la entidad de turno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario