miércoles, 28 de junio de 2017

Cientos de jóvenes del Rif llegan a Andalucía en patera para escapar de la represión

EN JUNIO LAS LLEGADAS SE HAN DISPARADO UN 446%

Se ha vuelto a la situación de hace 15 años: los inmigrantes que están arribando a las costas 

españolas ya no son subsaharianos, sino marroquíes. La crisis rifeña ha sido del detonante



Foto: Agentes de la Guardia Civil y personal de Cruz Roja ayudan a 88 personas rescatadas en tres pateras y llevadas al puerto de Tarifa, el 23 de junio de 2017. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil y personal de Cruz Roja ayudan a 88 personas rescatadas en tres pateras y llevadas
 al puerto de Tarifa, el 23 de junio de 2017. (EFE)
http://www.elconfidencial.com/mundo/2017-06-27/jovenes-rif-huyen-patera-andalucia-escapar-represion_1406076/
AUTOR
TIEMPO DE LECTURA7 min
La revuelta endémica del Rif tiene estos días sus primeras consecuencias para España. En la última semana están llegando más inmigrantes a las costas de Andalucía y, por primera vez desde hace muchos años, casi todos son marroquíes y no subsaharianos, según fuentes de ONG que operan en la zona del Estrecho.
La mayoría son jóvenes rifeños que, al huir a España, tratan de ponerse a salvo de las detenciones que practican las fuerzas de seguridad marroquíes para intentar acabar con unas protestas que empezaron hace ocho meses en la provincia de Alhucemas y que se han recrudecido desde finales de mayo, degenerando en violentos enfrentamientos cotidianos con los antidisturbios.

Preocupado por esta crisis, la mayor del reinado de Mohamed VI, el Gobierno español está deseoso de brindar su respaldo al monarca marroquí. Apalabró una visita relámpago a Rabat, el 12 de junio, del rey Felipe VI, para compartir un iftar (cena de ruptura del ayuno de Ramadán) con el soberano alauí. Problemas de agenda obligaron a postergarla y aun no hay nueva fecha, según reconocen fuentes del Palacio de la Zarzuela.



“Hemos tenido una afluencia de inmigrantes importante, sobre todo en Andalucía, en las zonas de Tarifa y Motril”, señaló el lunes el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante una visita a Algeciras. No entró en detalles sobre cuál era la procedencia de esos “sin papeles”.
“Nos hemos retrotraído a la situación que prevalecía hace 15 años cuando los marroquíes eran mayoría y apenas había subsaharianos” en las pateras, indica Helena Maleno que con su ONG Caminando Fronteras sigue de cerca desde Tánger los flujos migratorios entre Marruecos y España. “De los 224 inmigrantes que fueron rescatados el sábado pasado en cuatro embarcaciones, tres de ellas cerca de las costas gaditanas, solo nueve eran subsaharianos”, precisa Maleno. Calcula que en los últimos diez días unos 500 marroquíes han llegado por mar a Andalucía. Desde Alhucemas a Málaga hay tan solo 169 kilómetros en línea recta.


Un Guardia Civil y un miembro de Cruz Roja ayudan a uno de los inmigrantes rescatados. (EFE)
Un Guardia Civil y un miembro de Cruz Roja ayudan a uno de los inmigrantes rescatados. (EFE)

CIEs al completo

Desde principios de año 5.082 “sin papeles” han desembarcado en Andalucíaen 207 pateras, una cifra que supone un aumento del 192% respecto a la registrada durante los seis primeros meses de 2016 que ya fue un mal año. El repunte de las cuatro primeras semanas de junio, sobre todo el pasado fin de semana, es aún más llamativo: 1.596 inmigrantes, un 446% más que en ese mes de 2016.
La avalancha del fin de semana ha obligado al Ministerio del Interior a poner en libertad a 158 inmigrantes subsaharianos porque los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en los que estaban retenidos quedaron saturados. También trasladó Interior el lunes a cuarenta menores, todos ellos marroquíes llegados el pasado fin de semana, de los CIE de Algeciras y Tarifa a casas de acogida de la Junta de Andalucía, pero gestionadas por la Fundación SAMU, en Jimena de la Frontera.
Helena Maleno explica el repunte por tres factores “el buen tiempo, el deseo de evitar correr excesivos riesgos emigrando a Europa desde Libia”, a través del Estrecho de Sicilia, y “la situación por la que atraviesa el Rif” desde que empezaron las detenciones. Más de 200 jóvenes han sido detenidos en la provincia de Alhucemas, según los activistas rifeños, de los que 32 han sido ya juzgados y condenados, por lo general, a 18 meses de cárcel. Mohamed VIindultó a 562 presos con motivo de la fiesta del Aid el Fitr, que se celebró el lunes en Marruecos, pero entre ellos no figura ningún rebelde del Rif.



“Al venir a España no huyen solo de los palos”, matiza un policía español dedicado a la lucha contra la inmigración irregular. “La ya de por sí maltrecha economía del Rif está ahora paralizada”, explica. “Por eso hay más porteadores rifeños intentando ganarse la vida con el contrabando en las fronteras de Ceuta y Melilla y por eso algunos cruzan el Mediterráneo”, concluye.
Las fuerzas de seguridad españolas sospechan que el enorme despliegue policial marroquí en el Rif –unos 25.000 agentes han sido enviados a la provincia de Alhucemas, según los activistas rifeños- detrae muchos efectivos de las costas y merma algo la eficacia del control, hasta ahora a grandes rasgos eficiente, que Rabat ejerce sobre la emigración clandestina. Solo cuatro jóvenes marroquíes, que llegaron el 20 de junio a Motril procedentes del Rif, han solicitado por ahora asilo político en España. Ellos y los menores de edad no podrán ser devueltos, pero los marroquíes adultos son, en general, expulsados rápida y fácilmente de España en virtud de los acuerdos suscritos en 1992.


Miles de rifeños celebran una protesta nocturna en Alhucemas, exigiendo la liberación del líder del movimiento, Naser Zafzafi, el 30 de mayo. (EFE)
Miles de rifeños celebran una protesta nocturna en Alhucemas, exigiendo la liberación del líder del movimiento, Naser Zafzafi, el 30 de mayo. (EFE)

España se acerca a Marruecos

El Gobierno español no pudo, el 12 de junio, escenificar su apoyo a Mohamed VI con una breve visita real parecida a la que el presidente francés, Emmanuel Macron, hizo dos días después a Rabat para compartir una cena de Ramadán con el monarca alauí. Macron aseguró ante la prensa que no había visto por parte del rey ninguna voluntad de reprimir en el Rif. En dos ocasiones, el Gobierno español sí dejó claro este mes, ante las comisiones de Asuntos Exteriores del Congreso y del Senado, su aprecio por la actuación de las autoridades marroquíes que “están intentando poner los medios” para satisfacer las reivindicaciones de los rifeños. El secretario de Estado de Exteriores, Ildefonso Castro, fue el encargado de trasladar este mensaje a los parlamentarios.
En su última comparecencia, el jueves 21 en la cámara alta, Castro llegó a rehusar contestar a cuatro preguntas, todas ellas relacionadas, de cerca o de lejos, con Marruecos. “Nunca había visto algo así”, comentó Jon Iñarritu, senador de Bildu. Todos los grupos parlamentarios, excepto el del Partido Popular, se quejaron entonces por escrito del “desarrollo incorrecto e inadmisible” de la sesión de control. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, les dio sorprendentemente la razón y pidió disculpas a la Junta de Portavoces del Senado por el comportamiento de su colega de Exteriores.



Los desvelos del Gobierno español con las autoridades marroquíes han contribuido a evitar que en ningún momento Rabat eche la culpa a Madrid de lo que está sucediendo en el Rif. Por ahora el 'majzén' (entorno de palacio) solo ha encontrado a tres enemigos externos que alientan la rebelión de la provincia de Alhucemas. Los dos primeros son conocidos, Argelia y el Frente Polisario, a los que la prensa oficialista acusa de financiar el activismo rifeño.
El tercero apareció el pasado fin de semana. Se llama Said Chaou, fue diputado del Partido Autenticidad y Modernización, fundado por un amigo del rey Mohamed VI, hasta que en 2010 se exilió en los Países Bajos y ayudó a crear en Amsterdam el Movimiento del 18 de septiembre para la independencia del Rif. Tacha al Estado marroquí de “fuerza de ocupación” en el Rif y desde que empezó la revuelta rifeña no para de alentarla con videos que tienen éxito en las redes sociales.
Rabat pidió su extradición ya en 2010, acusándole de ser un narcotraficante, y el sábado pasado mostró su descontento con la falta de colaboración holandesa: llamó a consultas a su embajador en La Haya Abdelouahab Bellouki. Los ministerios de Asuntos Exteriores y de Justicia holandeses respondieron, en un comunicado conjunto, que su decisión era “incomprensible e inútil”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario