domingo, 11 de junio de 2017

El escándalo de la amnistía fiscal

EL OJO IZQUIERDO


La amnistía fiscal fue una ley que lavó los trapos sucios de muchos defraudadores; pero que apenas si sirvió a las arcas del Estado, porque si se afloraron casi 40.000 millones de euros, de toda aquella operación tan solo se sacaron 1.200 millones


¿Es posible que el Tribunal Constitucional tumbe un decreto de un Gobierno de tal envergadura como el de una amnistía fiscal, pasen las horas y el ministro en cuestión no haya dimitido y el presidente que avaló tal atropello ni siquiera se digne a dar la caraClaro que es posible en este mundo del PP, en el que nadie es responsable de nada, así se robe, se incumplan los mandatos de los tribunales o se deje a los defraudadores fiscales que se rían a carcajadas.
¿Les suena Rodrigo Rato? ¿Luis Bárcenas? ¿Quizá los implicados en el caso Gürtel, el caso Noos o el caso Lezo? ¿Hay alguna esposa de ministros? Pues estos son solo algunos de los nombres que aparecen entre las 30.000 personas y 618 empresas que se acogieron a esta amnistía fiscal fraudulenta por inconstitucional. Una ley que lavó los trapos sucios de muchos defraudadores, pero que apenas si sirvió a las arcas del Estado, porque si se afloraron casi 40.000 millones de euros, de toda aquella operación tan solo se sacaron 1.200 millones, picoteo para los pavos.
Cristóbal Montoro, siempre matasiete y rompesquinas, no puede seguir ni un minuto más como ministro. Y Rajoy debe explicar cómo es posible que su Gobierno, invadido de ilustres abogados y abogadas del Estado, se salte la ley como cualquier vulgar revientapisos. Actuaron mal y lo sabían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario