lunes, 26 de junio de 2017

El Gobierno del PP está incumpliendo sus compromisos en materia de refugiados y de asilo

El próximo 26 de septiembre expira el plazo para que el Gobierno español cumpla con el compromiso adquirido ante la Unión Europea para acoger 17.337 refugiados en España. De momento, solo han llegado 1.304 personas. Faltan 16.033. El compromiso se adquirió en 2015 y todo parece indicar que será imposible recibirlos en los próximos dos meses, máxime teniendo en cuenta que el presidente Mariano Rajoy andará en pantalón corto haciendo marcha por las fincas gallegas.
Oxfam Intermon ha publicado un informe en el que denuncia que, aunque esta es la mayor crisis humanitaria que sufre el mundo desde la creación de Naciones Unidas, el presupuesto español para Ayuda Oficial al Desarrollo se haya recortado en un 82% desde 2009. España hace gala así del deshonor de ser el país que más ha recortado en esta materia de todos los que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, por lo que esta ONG, que trabaja con el objetivo de erradicar la injusticia y la pobreza, esperará hasta el 26 de septiembre para demandar al Gobierno por este incumplimiento. Sería la demanda jurídica que los ciudadanos debieran haber interpuesto en las urnas al PP..
Sería la primera vez que se emprendieran acciones legales contra el Gobierno, pero José María Vera, director de Oxfam, no se arredra: “Siempre hay una primera vez”, ha declarado, “estamos hablando de unas cantidades irrisorias, en el caso de España son 17.000, cuando países como Líbano han acogido más de un millón de refugiados o Jordania 670.000". El PP volverá así a ser pionero en indignidad: ya ha sido el primer partido imputado en la democracia, por la destrucción de los discos duros de su extesorero Luis Bárcenas. Una deshonra que se suma a otro récord infamante: alrededor de 900 imputados por corrupción.
Mientras alguien como Lourdes Cavero, esposa de Ignacio González, ha blanqueado presuntamente dinero en guarderías, los niños que huyen de la guerra y de la miseria son obligados a entrar en España poniendo en riesgo su vida. Muchos de ellos siguen varados en Grecia a la espera de reunirse con sus familiares, si es que les quedan. Ya han muerto en el Mediterráneo 14.000 menores. Esa es la “España solidaria” que inventa Soraya Sáez de Santamaría, queriendo hacer creer tan sangrante mentira solo por decirla a su estilo, que es marcando una pausa en cada sílaba: “España asumirá los refugiados que nos pida la Unión Europea. Somos solidarios, España es solidaria”. Y para rematar el embuste, una broma macabra: “Además tenemos un elemento añadido, nosotros sabemos gestionar la integración”. Espero, con Oxfam, que acabe en el banquillo por ello.
“La verdad es que el Gobierno de España está cumpliendo sus compromisos, también en materia de refugiados y de asilo”, tiene por su parte el desparpajo de afirmar en el Congreso de los Diputados Juan Ignacio Zoido, responsable del mismo Ministerio del Interior que adjudica irregularmente, y gratis, viviendas a sus directores. “No vamos a discutir las cifras”, ha llegado a soltar el Rajoy que se calzará pronto el chubasquero de veranear antes del cambio climático. Pero es que se trata de cifras: faltan 16.033 personas, por más que el secretario de Estado para la Seguridad, José Antonio Nieto (el del presunto chivatazo de la Operación Lezo al hermano de Ignacio González), diga que “no es justo que se extienda esa percepción, esa sensación, de Gobierno incumplidor o de país incumplidor que algunos quieren trasladar”. Pero es que, Nieto, las cifras no son una percepción, no son una sensación. Para percepción y sensaciones las que deben de sentir quienes duermen al raso o en una tienda maltrecha, quienes navegan a la deriva en alta mar, quien ver hundirse a los suyos.
‘Save de Children’ ha instalado en la plaza de Colón de Madrid un contador electrónico que irá marcando hasta septiembre el número de refugiados que quedan por llegar y los días que restan para ayudarlos a salir de su infierno. Cuenta con un sistema online para que los ciudadanos puedan firmar la petición de 'Save the Children’ que exige al Gobierno que cumpla su compromiso. El contador fue inaugurado por Andrés Conde, director de la ONG, y por Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, que muestra así el compromiso de Ahora Madrid con la acogida de los refugiados. No es solo un gesto, pues el consistorio madrileño ha destinado entre 2016 y 2017 4,5 millones de euros en ayudas para esas personas a través de ACNUR, Cruz Roja, CEAR, Unicef o UNRWA. El Ayuntamiento también ha creado una Red de Municipios Comprometidos con el Refugio, del que forman parte 21 municipios de la región.
Mientras tanto, el Parlamento de Galicia rechazó, con los votos en contra de la mayoría del PP y toda la oposición como cómplice, la proposición no de ley del grupo de En Marea para instar al Gobierno a cumplir con sus compromisos con los refugiados. Por su parte, el grupo parlamentario del PP en la Asamblea de Madrid rechazó una declaración institucional sobre refugiados presentada de forma conjunta por Podemos y el PSOE. Sin que se les moviera un pelo de vergüenza, dijeron los del PP que las cifras no están “actualizadas”. Su ignominia fue argumentada por el secretario de Estado para la UE, Jorge Toledo, que aseguró que si España no puede cumplir con sus objetivos de acogida de refugiados es porque “en realidad, no existen tantas personas reubicables y muchas se han reubicado solas". No tuvo empacho el secretario de Estado en dejar más solas aún a las personas que nos necesitan.
Con el drama de los refugiados queda muy clara la diferencia entre unos y otros gobiernos. Y queda muy claro el sentido de las mociones de censura que se presentaron contra el de Madrid y contra el de España. Pues eran cuestiones como la de los refugiados las que alentaban y justificaban esa censura. Quienes votaron en contra de las mociones votaron, entre otras cosas, en contra de las 16.033 personas que faltan en España. Quienes se abstuvieron les mostraron su más penosa indiferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario