http://elperiodicodelaenergia.com/el-mundo-se-ha-cansado-del-carbon-y-pone-fin-a-una-era-energetica/

La primera gran revolución energética fue el carbón. O eso dicen los expertos. Luego llegaría el petróleo para poner patas arriba los mercados internacionales y ahora dicen que es el tiempo de las renovables.
El mundo se ha cansado del carbón. Además de ser una de las fuentes más contaminantes, económicamente ya no es tan viable como lo pudiera ser antes. Por eso, en este 2016 la producción de carbón ha caído tanto que no se había visto nunca un descenso de este calibre.
Según el BP Statistical Review 2017, la producción de carbón se redujo en un 6,2%, hasta 231 millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep), la mayor caída de la historia. La producción de China se redujo en un 7,9% hasta 140 Mtep, también un descenso récord. Mientras que la  producción de Estados Unidos se redujo en 19% hasta 85 Mtep.
En el caso español, la producción de carbón también ha tocado casi suelo. Se ha quedado en unos pobres 0,7 millones de toneladas equivalentes de petróleo. Un 43,3% menos que en 2015. Hace 10 años producía España más de 6 Mtep.
El consumo mundial de carbón se redujo en 53 millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep), o 1,7%, la segunda caída anual consecutiva. Los mayores descensos en el consumo de carbón se observaron en los EEUU (-33 Mtep, una caída del 8,8%) y China (-26 Mtep, -1,6%). El consumo de carbón en el Reino Unido se desplomó más de la mitad (hasta el 52,5%, o 12 Mtep) a su nivel más bajo en los registros del BP Statistical Review.
Con todos estos datos, la cuota de carbón del consumo mundial de energía primaria se redujo al 28,1%, el porcentaje más bajo desde 2004.
carbon-bp-statistical-review
A pesar de este descenso del consumo de carbón, el dato de emisiones de CO2 a la atmósfera no ha caído prácticamente nada. El planeta contaminó casi lo mismo en 2016 que un año antes. Eso sí, durante el trienio 2014-16, el crecimiento de las emisiones medias ha sido el más bajo en cualquier período de tres años desde 1981 a 1983.
El petróleo sigue siendo el rey
El petróleo ha vuelto a ser la fuente de energía más importante en el mundo. Aunque cabe destacar que ya no era lo de antes. Sus datos de producción y consumo han aumentado ligeramente, pero aún están lejos de iniciar su caída como el carbón.
En cuanto al gas natural, la demanda mundial creció en buena parte al asombroso dato de consumo en Europa que creció más de un 7%, con Rusia frotándose las manos. Este país, sin embargo, fue el que más redujo su consumo durante el año pasado.
Donde se han registrado excelentes números es en las energías renovables. Una vez más es la tecnología que más crece en todo el mundo. El aumento de la producción de energía limpia ha sido del 14% si se excluye la hidroeléctrica. Es el porcentaje más bajo de incremento, pero en 2016 se ha producido más que nunca energía eléctrica procedente de renovables.
En total, 53 millones de toneladas equivalente de petróleo, el mismo dato que el consumo de carbón.
En este año, China se ha proclamado como el rey de las renovables al superar a EEUU en producción.
En cuanto a nuclear, la generación en el mundo aumentó en un 1,3% en 2016, ó 9,3 Mtep. China representó todo el crecimiento neto, con un incremento del 24,5%.
Por último, la generación de energía hidroeléctrica aumentó en un 2,8% en 2016, (27,1 Mtep). China (10,9 Mtep) y los EE.UU. (3,5 Mtep) siempre que los incrementos más grandes. Venezuela experimentó el mayor descenso (-3,2 Mtep).