domingo, 25 de junio de 2017

En los cruceros han desaparecido cientos de personas en los últimos años: ¿qué pasa?

UN PELIGROSO VACÍO JURÍDICO

Es un agujero legal difícil de llenar: ¿qué ocurre con todas esas personas que se esfuman de sus camarotes? ¿Son simples accidentes, suicidios, o hay algo más detrás de ello?


Foto: ¿Qué ocurre de verdad dentro de los camarotes... y quién se encarga de investigarlo? (iStock)
¿Qué ocurre de verdad dentro de los camarotes... y quién se encarga de investigarlo? (iStock)
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-06-23/pasajeros-desaparecen-cruceros_1403698/
AUTOR
TIEMPO DE LECTURA7 min
El 21 de marzo de 2011, Rebecca Coriam zarpó desde el puerto de Los Ángeles como parte de la tripulación del Disney Wonder. Ese día fue la última vez que sus padres supieron de ella a través de un mensaje de Facebook, en el que les comunicaba que telefonearía al día siguiente. La llamada nunca tuvo lugar, y cuando sus padres finalmente fueron telefoneados, al otro lado se encontraba un oficial de Disney que les comunicó que su hija había desaparecido. No se había presentado a las nueve de la mañana a su puesto, y tampoco se encontraba en su habitación. Las cámaras la mostraban por última vez a las 5:45, hablando por teléfono, visiblemente preocupada.
La desaparición de Coriam ha terminado convirtiéndose en el caso clave de las desapariciones en botes y cruceros, pero ni de lejos el único. Internacional Cruise Victims Association, una organización fundada por Kendall Carver, cifra en alrededor de 200 las desapariciones que se han producido desde el año 2000 tan solo en líneas estadounidenses. La organización tiene como objetivo promover reformas legislativas para proteger a estos pasajeros y a sus familias, que en muchos casos caen en un vacío legal, especialmente cuando las investigaciones son llevadas a cabo por los pabellones de conveniencia con escasa relación entre naviero y Estado en los que, por lo tanto, los controles son mínimos.
La mayoría de investigaciones determina pronto que se trata de un accidente o un suicidio, pero las familias lamentan que no sean muy fiables
¿Qué ocurre con todas estas personas, cuyos nombres y circunstancias aparecen listados en la página International Cruise Victims (ICV)? En la mayoría de casos, es difícil de saber. A menudo, simplemente caen por la borda del barco y, cuando la tripulación se da cuenta de su desaparición, ya es demasiado tarde. Es algo muy habitual: como recoge otro listado de la página Cruise Junkie, donde figura el número de estas caídas por línea y año, los casos se cuentan por cientos, y la mayoría de ellos aparecen de una forma u otra en prensa, pero las investigaciones no llegan muy lejos.


Además de la hipótesis del accidente, suele recurrirse a la del suicidio. En algunos casos, puede ser que simplemente se fugasen o que tuviesen algún problema en los puertos destino. Uno de los grandes activistas a este respecto es el doctor Ross Klein, profesor de sociología de la Memorial University de Newfoundland y autor de 'Cruise Ship Blues: the Underside of the Cruise Ship Industry'. Los datos que Klein expone en su obra ayudan a entender un poco mejor qué suele pasar: los hombres desaparecen más a menudo que las mujeres, la edad media es de 44 años y la noche en la que más desapariciones se producen es en la última, asociadas a las borracheras de la fiesta de despedida.

El misterio en alta mar

No son los únicos datos que ayudan a esclarecer el misterio. Como recuerda 'Cruise Server', los lugares de Estados Unidos donde más caídas por la borda se producen son California y Florida; además, muchas de las personas que cayeron de la embarcación estaban haciendo lo que la página denomina “estupideces”, como hacer equilibrismos en la barandilla o intentar saltar del balcón de un camarote a otro. No todos ellos pierden la vida, claro. Hay casos en los que el accidentado ha sido encontrado vivo hasta 18 horas más tarde.
Hay muchas denuncias que no llegan al público; el FBI reportó un solo caso en Norwegian Cruise Line, cuando en realidad fueron 23
Hay una línea donde estas caídas son especialmente habituales: Carnival, en concreto, el Carnival Conquest (según los datos de Klein, 94 de los 200 casos son de esta línea). En segundo lugar se encuentra Royal Caribbean, con un montante de 39. ¿Cuál es la responsabilidad de la compañía de cruceros, que debe velar por la seguridad de los viajeros? Según recuerda la firma de abogados Colson Hicks Eidson, si no se ha encontrado a la persona desaparecida en un tiempo razonable de tiempo, el barco debe volver al último lugar donde fue vista. En caso contrario, puede considerarse negligencia.
No solo eso, sino que como ha manifestado Klein ante el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado americano, muchas de las agresiones que se producen a bordo no son denunciadas: “En la práctica, hay muchos crímenes que no se reportan al FBI o que el FBI elige no desvelar al público americano”, lamentó en dicha ocasión, como recoge 'Time'. “Tomen como ejemplo el hecho de que durante un período de 15 meses, el FBI reportó un único caso de abusos sexuales en Norwegian Cruise Line; sin embargo, los informes revelados durante la investigación mostraron que en realidad eran 23”.

Muchas investigaciones son realizadas por pequeños Estados con pocos recursos. (iStock)
Muchas investigaciones son realizadas por pequeños Estados con pocos recursos. (iStock)
Otro vacío legal es el que atañe a los países extranjeros, y que dificulta que se lleve una cuenta exacta de estos casos si ocurren en lugares donde el control es mínimo. Como recordaba un reportaje publicado en 'Miami Herald' a propósito del caso de Sarah Kirby, que cayó del Carnival Destiny en el que celebraba su 30 cumpleaños y consiguió salvar su vida tras pasar dos horas en el agua, “los miembros de la tripulación y pasajeros de otros países, los supervivientes que son rescatados, la gente cuyos cuerpos se recuperan y los que navegan en flotas extranjeras no son reportados oficialmente en ningún cómputo”.

¿Qué pasó con Rebecca Coriam?

El de Coriam se ha convertido en el caso estrella de las desapariciones en cruceros, gracias, sobre todo, al continuo esfuerzo de la familia por esclarecer la verdad sobre lo ocurrido con su hija de 24 años. Las hipótesis son muchas y tremendamente variadas: desde la posibilidad de que simplemente hubiese sido barrida por una ola hasta el testimonio de una compañera, que asegura que la vio lanzándose a las tres de la madrugada (antes de la hora que recogen las cámaras) pasando por una mujer que señalaba que había visto a Rebecca en Venecia, viva. La primera investigación concluyó que había sido arrojada al mar por una tormenta particularmente fuerte.
Tan solo un oficial de policía de las Bahamas fue enviado para entrevistar a los 2.400 pasajeros y 1.000 miembros de la tripulación
La pasada semana, como han reportado los medios británicos, dos compañeros revelaron que había sido objeto de una agresión sexual a bordo del barco antes de desaparecer. El caso de Coriam ha resultado particularmente polémico por el comportamiento de las autoridades y la compañía. Después de la desaparición de la joven, tan solo un oficial de policía de las Bahamas llamado Paul Rolle fue enviado para entrevistar a los 2.400 pasajeros y 1.000 miembros de la tripulación a bordo del barco y sin ninguna clase de equipamiento, lo que provocó que tan solo pudiese hablar con un puñado de viajeros (ninguna de las conversaciones fue registrada) y concluyese rápidamente que debió ser arrastrada por una ola.
La teoría ha sido desmontada por los investigadores privados que la familia ha contratado, y entre los que se encuentra Roy Ramm, un antiguo comandante de operaciones especiales de Scotland Yard. Este considera que probablemente fue empujada o se encontraba tan mal que decidió acabar con su vida, y que la tesis de la ola no se mantiene. Hay varios detalles que contribuyen a la confusión: la tarjeta de crédito de Rebecca fue utilizada dos meses después de su desaparición, sus pantalones estaban rotos cuando fueron entregados a la familia y los propios padres han reconocido que oyeron rumores de que podía formar parte de un triángulo amoroso con una joven y un hombre mayor.

Caer al agua en la noche es una muerte casi segura. (iStock)
Caer al agua en la noche es una muerte casi segura. (iStock)
Como señala el vicepresidente de ICV, el capitán Michael Lloyd, “la culpa es de los pabellones de conveniencia, en especial de las islas estado donde están registrados estos barcos y que dependen de este dinero”. Algunos ejemplos son las Bermudas, Islas Marshall, Honduras, Panamá o las Caimán, y en Europa, Chipre o Malta. Muchas de estas desapariciones se clasifican rápidamente como accidentes o suicidios sin investigar más. “Es inexplicable que una ciudad flotante de 8.000 personas pueda salir adelante sin agentes de la ley ni personal entrenado que tenga autoridad para investigar y arrestar, y mientras esto siga siendo así, más pasajeros sufrirán”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario