Los médicos encargados de comunicar cara a cara las infecciones de VIH no salen de su asombro. Cuando más se sabe sobre cómo se transmite el virus que causa el SIDA y se ha demostrado que la infección se puede prevenir tomando una pastilla que ya se dispensa en Reino Unido, Francia y Portugal, cada día en España diez personas —en su mayoría hombres jóvenes gais— reciben un diagnóstico que les convierte en enfermos de por vida.
Esos profesionales se preguntan: "¿Cómo les explicaremos dentro de unos años a estos chicos jóvenes que habiendo una fórmula para evitarlo dejamos que se infectaran?".
La fórmula se llama PrEP (profilaxis de preexposición) y es un medicamento en base a antirretrovirales que, tomado a diario, se ha demostrado muy efectivo en la prevención de infecciones de VIH en grupos con prácticas de riesgo.
La OMS acaba de incluirla en el listado de fármacos "esenciales", la UE la autorizó en agosto de 2016, tras un informe favorable de la Agencia Europea de Medicamentos, pero en España sigue sin ser legal. De ahí que las organizaciones que agrupan a profesionales sanitarios y activistas contra el VIH y SIDA denuncien la lentitud del Gobierno en el proceso de autorización de la PrEP a nivel nacional y la falta de voluntad para asumir una estrategia de dispensación en el sistema sanitario público a grupos de alto riesgo, principalmente hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres.
La recomendaciones de la estrategia preventiva del PrEP para el VIH no solo llegan desde la esfera internacional. Hace tres meses, en marzo, el Comité de Bioética Español emitió un informe en el que aconsejaba la financiación pública de este tratamiento que previene que una persona adquiera el VIH mediante relaciones sexuales de riesgo. En su dictamen, el comité hacía referencia al "fracaso" de las estrategias empleadas hasta la fecha para la erradicación del VIH y destacaba "la alta incidencia de la enfermedad" en España, donde se diagnostican 3.500 nuevos casos al año, una tasa de contagio al alza y entre las más altas de Europa.

Estudio con 400 voluntarios

Fuentes del Ministerio de Sanidad alegan que la legalización de la PrEP, como la de cualquier otro fármaco, requiere el paso previo por la Comisión de Precios de los Medicamentos, un órgano interministerial muy poco transparente que sufre retrasos en sus convocatorias debido a cambios en su organigrama. Aun así, en Sanidad niegan tajantemente la parálisis y el retraso que se les achaca el sector sanitario. Aseguran estar siguiendo los pasos adecuados en un protocolo que han dejado en manos del Plan Nacional sobre el Sida.
"Vamos como podemos ir, en la línea con nuestro entorno", dicen en el Plan Nacional sobre el Sida. A día de hoy han concluido los trabajos previos y necesarios para facilitar la aprobación del medicamento en España, "en unos días" publicarán el documento técnico sobre las evidencias de la PrEP y de manera inminente pondrán en marcha un estudio con 400 voluntarios de Cataluña y el País Vasco para comprobar la viabilidad de su administración.
El Plan Nacional confía en empezar dicho ensayo este verano, pero lo cierto es que podría retrasarse hasta el otoño. Según ha sabido 20minutos, de las cuatro Comunidades Autónomas a las que se pidió participar, dos, Andalucía y Madrid, han declinado la invitación. En el caso madrileño, la Consejería de Sanidad alega que las administrativas que deberían supervisarlo están ocupadas en otras funciones, según reza la disposición de motivos a la que ha tenido acceso este diario. En el Plan Nacional del Sida lamentan la baja de Madrid, una de las comunidades con mayor incidencia de contagios de VIH, casi uno de cada tres, pero dicen que no paralizará un estudio que tiene encomendado definir quiénes pueden tomar PrEP, dónde debe dispensarse, cómo se procura la mejor adherencia y se combaten los efectos secundarios.
Al retraso en la puesta en marcha del ensayo con la PrEP, además, puede contribuir el que las clínicas colaboradoras del estudio en Cataluña y el País Vasco todavía no hayan recibido la orden de iniciar la selección de voluntarios.
En el Ministerio de Sanidad no vinculan la legalización del fármaco al estudio de viabilidad del Plan Nacional del Sida, que durará 52 semanas, pero todo apunta a que no se aprobará una estrategia de dispensación de la PrEP en el sistema público de salud sin esperar a los resultados. De ahí que los especialistas consideren que España va con retraso, puesto que hay evidencias internacionales suficientes "de su impacto positivo en la prevención del VIH".
Algunos médicos apuntan a que la lentitud de la Administración obedece en parte al alto coste de este tratamiento, que ronda los 500 euros al mes por persona. "Parece como si estuvieran dejando pasar el tiempo, a ver si se puede aprobar el genérico que es más barato. A nadie en el Ministerio le apetece tomar esa decisión impopular dada la población a la que afecta", añaden las fuentes consultadas. Sanidad no comenta sobre el precio de la Truvada, el fármaco autorizado en Europa.
Otros sanitarios conceden que el al argumento de que el tratamiento tenga un alto coste para las arcas públicas no se sostiene. Defienden que no hace falta dar la PrEP a muchas personas para atajar la incidencia del virus. Con que la tome un grupo concreto, aquellos que tienen más riesgo en sus relaciones sexuales, se logrará reducir considerablemente los contagios. En Holanda, por ejemplo, con 16,5 millones de habitantes, han calculado que lo tomarán un máximo de 3.000 personas. En Francia, donde ya puede pedirla cualquier persona interesada y de forma gratuita, también se está dispensando a unas 3.000 personas.

Más PEP durante el World Pride

La misma píldora que ayuda a prevenir el VIH se utiliza ya en España como método de urgencia para reducir la posibilidad de infección del virus tras una exposición de alto riesgo, tal como la penetración sin preservativo. Es eficaz si se empieza a tomar, son 28 días de tratamiento, antes de las 72 horas siguientes a la práctica sexual sin protección. Y se llama PPE o PEP (profilaxis postexposición) Los equipos de las urgencias hospitalarias de Madrid Centro están formándose para poder asistir mejor en caso de un previsible incremento en la demanda de PPE coincidiendo con la celebración del World Pride en la capital, que atraerá a más de dos millones de turistas la próxima semana. También el centro de referencia de ITS (Enfermedades de transmisión Sexual), Centro Sandoval, ha previsto un incremento de la demanda de asistencias. Vicente Estrada, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico ha sido el encargado de formar a los médicos de urgencias "para que todos sepan cómo manejarse ante una exposición de riesgo. No solo para garantizar la profilaxis post exposición, sino también en el caso de las ITS (enfermedades de transmisión sexual).