jueves, 29 de junio de 2017

Los programas de empleo públicos frustran a los jóvenes andaluces en busca de oportunidades


El programa de garantía juvenil no resuelve la durísima situación de desempleo que viven casi medio
 millón de jóvenes en la comunidad. 'Público' rescata la historia de Francisco, Álvaro y María que
 refleja parte de esta situación. 

http://www.publico.es/economia/programas-publicos-frustran-jovenes-andaluces-busca-oportunidades.html
  • -

Jóvenes en una oficina de paro de Andalucía / Comisiones Obreras
No soy una nini pero tampoco quiero estudiar si mi aspiración es trabajar en un bar o una tienda. Parece que para eso hace falta una carrera”. María tiene 26 años y vive en el barrio de los Pajaritos en Sevilla capital, uno de los más pobres y afectados por el paro en la ciudad andaluza. Dejó de estudiar al finalizar la Educación Secundaria Obligatoria, con tan solo 16 años. “Hace mucho que dejé el colegio pero y eso qué, hay gente que queremos coger nuestro negocio pero en el paro te dicen que hay que formarse cuando luego no vale para nada. No nos dan la oportunidad ni la financiación. No sé como se puede montar una empresa o un proyecto si las medidas parecen que se quedan para los que están con un titulito”, aclara la joven afectada a Público en una oficina del Servicio Andaluz de Empleo,que gestiona con cita previa un programa para los jóvenes andaluces que carecen de oportunidades laborales. El programa conocido de garantía juvenil y desarrollado por el Fondo Social Europeo sufre los peores resultados en Andalucía. Y es que en la actualidad la juventud andaluza necesita urgentemente que el programa, implantado para mejorar el paro de las nuevas generaciones, se convierta en un proyecto efectivo de inserción laboral. A día de hoy tan solo hay 122.000 inscritos de los 448.000 jóvenes que están en desempleo en la comunidad.
El secretario de juventud de CCOO en Andalucía, Carlos Alberto García confirma a Público que “en los últimos años se constata que ha persistido una media de diez puntos de paro por encima de la media nacional en Andalucía y unos niveles de exclusión sociolaboral que están permitiendo que una parte estén inscritos en el programa ”. Además aclara que "la Administración debe entender la importancia que supone conocer el máximo de datos posibles que permitan un análisis profundo de la compleja situación y de la realidad existente en esta comunidad para subsanar estos déficits que siempre nos acompañan".

Un programa para salir del paro de 4 a 6 meses

Fuentes de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía que gestiona a día de hoy el plan recalca que “la garantía juvenil es una nueva forma de gestionar el empleo joven para las personas de entre 16 y 29 años que están desempleadas”. El objetivo es claro, proporcionar una oferta individualizada, en un plazo muy corto, de 4 a 6 meses, tras haber finalizado su formación o haber iniciado el desempleo. Sin embargo esta oferta resulta “pobre y carente de resultados”, afirma Carlos, al tener una sola oportunidad de empleo, autoempleo, período de prácticas o acción formativa. No se pueden mezclar ninguna de estas fórmulas. “Hay una gran cantidad de jóvenes con poca formación y esa masa no está cubierta con este programa desde Europa y la Junta”, señala el dirigente sindical.
La Unión Europea también pone límites en la edad. “Hasta los 29 años muchos de estos jóvenes han terminado un máster o los que no han estudiado deciden desarrollar una carrera y ya se quedan fuera”, aclara Antonio Sánchez, funcionario del Servicio Andaluz de Empleo que trata a diario con estos jóvenes. El Gobierno de Rajoy quiso ampliar el rango de edad para acogerse al programa, a través de la Ley 25/2015, hasta que la tasa de desempleo de ese colectivo se sitúe por debajo del 20 por ciento.
El problema llega con la falta de resultados. Los incentivos de formación, de prácticas no resuelven en casos reales esta grave situación por las que pasan en Andalucía miles de jóvenes, sin tener ningún acceso a una oportunidad laboral.

“Mejor seguir estudiando que buscar trabajo si sabes que no vas a encontrar nada”. Francisco Moreno. 26 años

Xisco, un joven de la zona del Aljarafe de Sevilla manda para ilustrar su historia una fotografía de su orla cuando terminó de estudiar hace pocos meses el grado superior de sistemas Electrotécnicos y Automatizados. La primera vez que acudió a una oficina del SAE (Servicio Andaluz de Empleo) fue el pasado mes de mayo para informarse de este programa que tantos beneficios podría darle. “Tengo 26 años y nunca he trabajado, hace unos años decidí hacer una profesión profesional de grado medio, seguida de otra superior, la cual acabo de terminar. Tras realizar las prácticas me han comentado que están muy contentos conmigo pero que ahora mismo no hay hueco para mí”. Ante la falta de oportunidades, Francisco no sabe bien qué camino seguir después de toda una vida estudiando . “Estoy en un momento de mi vida que no sé qué hacer, por un lado quiero trabajar pero no tengo ningún tipo de experiencia más allá de las prácticas de los FP. Me estoy planteando entrar en otro módulo de grado superior, a la vez que entrego currículum. Y es que realmente creo que es mejor seguir estudiando que buscar trabajo si sabes que no vas a encontrar nada”.”
Francisco Moreno, 26 años, Sevilla
Hace tan solo dos meses que se registro con cita previa para informarse del programa de garantía juvenil. “Me defraudé con todo aquello. Se te orienta para posibles ofertas de trabajos, se incentiva a la empresa si se contrata de forma indefinida y si es titular del bono joven también se le presta una ayuda para su contratación pero si no hay oportunidades o no hay contactos con las empresas sino que lo tienes que hacer tu y traerlo es muy muy difícil”.
La única bolsa de empleo a la que ha podido acceder Xisco ha sido la de su centro de formación. “He hablado con conocidos, he entregado currículum por medio de páginas webs destinadas a mi trabajo y a través de la misma bolsa de trabajo que me ofrece el centro donde he terminado mis estudios de grado superior pero por ahora no sale nada”.

“Hasta la fecha el programa de empleo me ha apuntado a un solo curso de fotografía que no tiene nada que ver con mi profesión”. Álvaro A. Anillo . 27 años

Alejandro Álvaro Anillo recuerda la primera vez que decidió sin mucha esperanza apuntarse al programa joven de empleo. “Me enteré el mismo día que fui a darme de alta en la demanda de empleo en las oficinas de Bollullos de la Mitación (municipio de Sevilla). Un funcionario me comentó que cumplía los requisitos para entrar en el programa, me preguntaron el tipo de formación que tenía, mi experiencia laboral, si quería que se me informara de futuros cursos y tres tipos de empleo en los que quería registrarme para conseguir plazas en ayuntamientos cercanos”. Su experiencia en el proyecto de garantía tampoco ha sido nada satisfactoria. “Hasta la fecha solo me han mandado un correo de un curso para fotografía, nada que ver con mi experiencia laboral, y la llamada hace un mes y medio para una entrevista en un ayuntamiento para un puesto. Si todo sale bien no podré quejarme pero no tengo mucha expectativa”.
Alvaro Anillo, 27 años, Sevilla
Álvaro ha tenido al menos la oportunidad de tener un contrato laboral y acceder al mercado. “Empecé mi vida laboral en el verano de 2009, cuando entré en una empresa de construcción para costearme mis estudios”. A sus 27 años acaba de terminar un grado medio de instalaciones en telecomunicaciones. “Después de varios años entre algunos meses en trabajos precarios y tras muchos de desempleo decidí retomar mis estudios y en 2014 obtendría la formación profesional que tanto deseaba. Desde que obtuviera la titulación hasta el día de hoy solo he cotizado un año y medio”.
Harto de la situación y de las promesas de las administraciones, este joven sevillano no ha descartado la posibilidad de salir de España. “Muchas veces me he planteado probar suerte en otro país con más oportunidades, pero no es fácil dejar toda tu familia, amistades... Una vida entera. Y sobre todo es más complicado irse con una mano delante y la otra detrás como le pasa a tantos jóvenes que vuelven aún mas frustrados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario