lunes, 12 de junio de 2017

Los salarios caen por primera vez en la recuperación en pleno repunte de la inflación

LA RETRIBUCIÓN POR HORA SE REDUJO UN 0,1%


La creación de empleo se asienta en contratos precarios lo que provoca que la retribución por hora trabajada haya caído por primera vez desde el año 2013

Foto: Un camarero sirve una caña en un bar. (EFE)
Un camarero sirve una caña en un bar. (EFE)
http://www.elconfidencial.com/economia/2017-06-10/salarios-espana-caida-asalariados-empleo-inflacion_1397066/
AUTOR
TIEMPO DE LECTURA6 min
El ritmo de la afiliación a la Seguridad Social en el inicio del año está sorprendiendo a todos los analistas, también al Gobierno. Buenos datos que, sin embargo, contrastan con la precariedad de los nuevos contratos y la pobre retribución de los trabajadores. La consecuencia es que los salarios cayeron en el primer trimestre por primera vez en toda la recuperación. Según los datos publicados por el INE, la retribución salarial por hora trabajada se redujo en un 0,1% en el primer trimestre del año.
Un descenso limitado, pero que es más grave si se tiene en cuenta que ocurrió en unos meses de fuerte repunte de la inflación, lo que agravó la pérdida de poder adquisitivo de los salarios. El ritmo interanual del IPC en enero y febrero alcanzó el 3%, la tasa más alta de crecimiento en casi cinco años. El resultado es que cuando los precios suben con más fuerza, los salarios están estancados o caen ligeramente.
Conviene recordar que el indicador de salario por hora trabajada no suele experimentar movimientos muy bruscos, por lo que los pequeños cambios son importantes. El motivo es que cuando se produce un ajuste en el mercado laboral, tanto si se destruye como si se crea empleo, varían el numerador y el denominador en la misma dirección. Así, en las fases expansivas, crece la masa salarial y también las horas trabajadas, por el contrario, en las crisis se reducen las dos variables. Por ejemplo, en 2009 y 2010, con la crisis recién estallada, el salario por hora aumentó porque las empresas se deshicieron primero de los contratos precarios.
La devaluación empezó a generalizarse a finales de 2011. Fue en ese momento cuando las empresas empezaron a rotar sus plantillas buscando trabajadores con menores sueldos. La masa salarial cayó entonces más rápido que la bolsa de horas de trabajo, lo que provocó que el indicador de coste salarial por hora trabajada llegara a caer un 4,4% a finales de 2012, en el año más duro de la crisis.

La precariedad

La devaluación salarial de la crisis se prolongó hasta mediados de 2013 y ahora, casi cuatro años después, los salarios por hora trabajada vuelven a caer. Sin embargo, el fenómeno es diferente, ahora no hay rotación de plantillas buscando minimizar los costes laborales unitarios. Lo que está ocurriendo es que las plantillas crecen, pero los nuevos empleados entran con peores condiciones que los antiguos. Además, está creciendo el peso sobre el empleo de los sectores menos productivos y, por tanto, con salarios más bajos.
Se puede resumir en dos factores. El primero es que la retribución de los trabajadores ya contratados (el stock de empleo) apenas está creciendo. Los convenios firmados hasta marzo acordaban una subida salarial del 1,6% según los datos del Ministerio de Empleo a la espera de un acuerdo a nivel estatal entre los sindicatos y la patronal (a día de hoy sigue bloqueado).
El segundo es que los nuevos trabajadores entran en el mercado laboral con salarios más bajos que los ya contratados, lo que hace que la retribución media se reduzca. En el último año y medio el empleo no ha dejado de crecer y, sin embargo, el ritmo de los salarios por hora trabajada no ha parado de desacelerarse, hasta entrar este año en terreno negativo.
Los sectores que están tirando del empleo son precisamente los que más precarizan los salarios con empleos de baja cualificación y productividad. Son los dos 'viejos motores' de la economía española que vuelven a acelerar en los últimos trimestres: construcción y hostelería, que se benefician del exceso de oferta de mano de obra en el mercado laboral. En estos casos, la rotación de las plantillas favorece la devaluación salarial, ya que la bajada de los salarios no se produce sobre los contratos vigentes, sino sobre los nuevos contratos.
Los sectores que están tirando del empleo son los que más precarizan los salarios con empleos de baja cualificación y productividad
En el caso de la hostelería, los salarios por hora trabajada cayeron en el primer trimestre un 0,4% en tasa interanual (ajustado de estacionalidad y calendario, con lo que se elimina el efecto de la Semana Santa). La retribución en el sector suma ya seis trimestres consecutivos de descensos (desde el final del verano de 2015) lo que ahonda los problemas de los nuevos trabajadores.
Por su parte, la construcción, que recientemente se ha enganchado a la recuperación, acumula ya nueve trimestres consecutivos de caída de los salarios, desde finales de 2014. En el primer trimestre de este año la caída de los salarios por hora fue del 1,7%. Otro sector próximo a la construcción, el de instalación y reparación de las redes de suministro de electricidad y gas, suma ya un año y medio de caída de salarios: en el primer trimestre de este año, el descenso fue del 1,8%. En el caso del suministro de agua y gestión de residuos, la caída de la remuneración dura un año y en el último trimestre fue del 0,4%.
La caída acumulada de la retribución en algunos negocios se compensa con otros, en los que está creciendo. El sector con mayor dinamismo es el de las actividades inmobiliarias, esto es, las personas dedicadas a la compraventa y alquiler de inmuebles. Sus salarios crecen a ritmos del 3,7%, lo que refleja claras ganancias de poder adquisitivo. Una vez más, se recupera el mercado inmobiliario y el sector genera beneficios y compite por atraer capital humano.
Los salarios también están creciendo en sectores que requieren profesionales de alta cualificación. Es el caso de las actividades profesionales, científicas y técnicas, cuya retribución por hora trabajada aumenta a ritmos del 1,3%. En el sector financiero también está mejorando este indicador, pero en su caso se trata de un negocio que todavía se sigue consolidando y, por tanto, despidiendo a trabajadores. De hecho, es el único que todavía sigue destruyendo afiliación a la Seguridad Social (junto al de los empleados del hogar).
El ritmo de caída del coste laboral por hora trabajada ha sido ligeramente superior al salarial, ya que las empresas han conseguido ahorros por hora trabajada en el pago de cotizaciones (ya que los salarios son menores) y por una mayor eficiencia en otros costes que tienen que soportar para que el trabajador tenga las herramientas para realizar sus funciones. Este indicador ya se estancó en el último trimestre de 2016 y en el primero ha caído un 0,1%.
La evolución de los salarios durante la crisis ha sido similar al IPC, lo que muestra que, en términos reales, el coste de la hora trabajada sigue siendo similar. El IPC ha avanzado desde el primer trimestre de 2008 hasta el primero de 2017 un 11,1%, mientras que la retribución ha avanzado un 11%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario