miércoles, 7 de junio de 2017

[#MiUteroNoEsNegocio] Las redes sociales vuelven a rebelarse en contra de los vientres de alquiler

http://kaosenlared.net/miuteronoesnegocio-las-redes-sociales-vuelven-rebelarse-los-vientres-alquiler/

Por Shaltai Boltay
Las redes sociales vuelven a alzar la voz contra los vientres de alquiler. De nuevo Twitter será la plataforma empleada por cientos de feministas que denuncian la mal llamada maternidad subrogada a través de miles de mensajes rechazando la intención del PSOE de apoyarla en el congreso.
Las redes sociales vuelven a alzar la voz contra los vientres de alquiler. De nuevo Twitter será la plataforma empleada por cientos de feministas que denuncian la mal llamada maternidad subrogada a través de miles de mensajes rechazando la intención del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) de llevar a al congreso la decisión de mostrarse a favor de su legalización.
El colectivo activista feminista “Nosotras” hace un llamamiento a través de las redes para que usuari*s , asociaciones y plataformas feministas denuncien al unísono  la posibilidad de que el PSOE pueda votar a favor de los vientres de alquiler en el próximo congreso.
“Consideramos que   la legalización de los vientres de alquiler socava la dignidad de la mujer y usa nuestro cuerpo como una materia prima por lo que condenamos esta práctica contraria a la dignidad humana de la mujer y no debe legalizarse bajo ningún concepto ya que implica la explotación de las funciones reproductivas y la utilización del cuerpo con fines financieros o de otro tipo.”
La argumentación en torno a las filas del partido socialista que se posicionan a favor no es muy diferente a la de partidos con políticas neoliberales como Ciudadanos, que propone regularizarla con consentimiento expreso de las partes implicadas y garantías jurídicas apostando por que la madre no pueda lucrarse y lo haga de forma altruista.
La decisión de alquilar el cuerpo de una mujer y su útero, no puede ser valorada como libre en un sistema sociopolítico desigual en el que es la mujer, y sólo la mujer, a la que le corresponde ser comprada para satisfacer los deseos de terceros que no pueden obtenerlo de manera biológica. ¿Es tan libre esa decisión? A las mujeres siempre se nos ha asignado desde que nacemos roles basados en el género que promueven la maternidad como objetivo en nuestras vidas; se nos asigna un supuesto instinto maternal y somos catalogadas como seres más emocionales que racionales a lo que se nos asume inexorablemente una tendencia sentimentalista y altruista; ahí está el juego de los partidos con ideología neoliberales camufladas bajo el manto de la “libre elección.”
En cuento a las garantías jurídicas, España cuenta con una regulación sobre esta materia. Concretamente la ley 35/1988, sobre técnicas de reproducción humana asistida disponía en su art.10: “1. Será nulo de pleno derecho el contrario por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a cambio del contratante o un tercero. 2. La filiación de los hijos nacidos por gestación de sustitución será determinada por el parto”. Ley que fue modificada parcialmente por la 45/2003 sobre técnicas de reproducción humana asistida. A pesar del mencionado marco legal, centenares de personas han recurrido a esta práctica para ser madres o padres buscando gestantes en el extranjero en su mayoría pobres o en situación de vulnerabilidad.
Tratar de legalizar el vientre de alquiler en España, formaría un retroceso en el camino a la igualdad por el que llevamos siglos luchando. Utilizar el cuerpo y el útero de una mujer es un método de explotación y esclavización que viola los derechos humanos.
Volviendo al partido socialista, no es entendible un discurso regulacionista pro vientres de alquiler ya que no forma parte del ideario socialista que se ha definido defensor de los derechos de las mujeres y abolicionista de cualquier práctica en el que nuestro cuerpo sea utilizado como producto y por tanto, ser sometidas a la propiedad privada y la del estado.
El deseo de ser madre o padre, no puede prevalecer sobre los derechos humanos, un deseo que puede ser complacido a través de la adopción y que el PSOE se ha mostrado siempre abierto a facilitar y agilizar este proceso. Se estima que hay un abandono de 18.000 menores en orfanatos en España.
Amelia Valcárcel durante el debate de la ponencia marco rechazaba utilizar un “eufemismo” como el de gestación subrogada para referirse a “los vientres de alquiler” comparándolos con “prácticas comerciales abusivas que obtienen de la debilidad del otro un si forzado por la necesidad” que “en modo alguno se debe apoyar”. El partido Socialista ha sido históricamente un partido feminista, por lo que no entendemos la dirección que está tomando en los últimos días el partido pretendiendo defender esta práctica abusiva para los derechos de las mujeres la cual condenamos enérgicamente y queremos hacérselo llegar al PSOE.
La propuesta de Valcárcel está sujeta a enmienda, por lo que los próximos días 17 y 18 será sometida a votación. Somos conscientes de que hay una parte de personas dentro del partido interesada en votar en contra de la exposición de Valcárcel y del posicionamiento de Pedro Sánchez que se manifestaba claramente en contra de los vientres de alquiler en un acto con militantes socialistas feministas en el que decía:  “No estoy a favor de usar el cuerpo de la mujer ni para la prostitución ni para la mal llamada maternidad subrogada” la democracia se basa en la igualdad, un partido que se considere democrático no puede defender ideales antidemocráticos como los Vientres de Alquiler. Nos queda camino para la igualdad real, y ese camino no puede estar en la dirección de la mercantilización del cuerpo de la mujer.
Los Vientres de alquiler es una manera de coartar nuestros derechos reproductivos, una manera de sometimiento del sistema patriarcal, mercantilismo capitalista con el argumentario neoliberal, basado en deseos e individualismos que genera desigualdad y promueve la venta de nuestros cuerpos sin tener en cuenta la raíz del problema y el interés económico que se mueve detrás industrializando nuestros úteros como si fueran incubadoras gestantes de deseos ajenos que violan nuestros derechos y el de los menores. Nuestros vientres no se alquilan.
Alicia Díaz. Feminista radical, activista, Presidenta de la asociación Nosotras Extremadura.
@FemNosotras

No hay comentarios:

Publicar un comentario