Imaginen por un instante que los jugadores que no guardaron el minuto de silencio este jueves por las víctimas de Londres no hubiesen sido saudíes, sino venezolanos. Recreen la escena cambiando el color de las camisetas. ¿Habrían resistido algunos diputados del PP la tentación de atizar a Podemos con una imagen tan obscena? ¿Se habría usado alguna vez como arma arrojadiza el Parlamento? Nunca lo sabremos, porque los jugadores no eran venezolanos, sino saudíes. Pero el ejercicio de ficción sirve para resaltar lo obvio: el rasero que algunos políticos usan para medir un país varía en función de los beneficios que hay en juego.
El vídeo de la selección saudí pasándose el dolor occidental por el forro del pantalón corto ha reventado las redes. Pero no ha merecido ni una sola mención en los pasillos que pisan los políticos, donde suele comentarse hasta la polémica más nimia, si hay un micrófono delante y se puede sacar rédito electoral.  Lo que está ocurriendo en Venezuela es lamentable, indefendible e intolerable: la democracia secuestrada, la economía moribunda y muchas libertades cercenadas. En Arabia Saudí, la democracia no está secuestrada porque no existe, ni ha existido nunca. Tampoco las libertades. Que se lo digan a las mujeres saudíes que no pueden ni conducir. “Las autoridades restringen severamente el derecho de libertad de expresión, asociación y reunión, deteniendo y encarcelando a quienes las critican. La tortura y otros malos tratos bajo custodia seguían siendo habituales, especialmente durante el interrogatorio”, asegura el último informe sobre el país de Amnistía Internacional.
El rasero que algunos políticos usan para medir un país varía en función de los beneficios que hay en juego
Lo positivo de una dictadura como ésta es que la represión está legalizada, es transparente, sin tapujos: al disidente se le puede aplastar a las claras, con la ley en la mano. El pasado martes, la Justicia saudí confirmó la condena impuesta a 14 miembros de la comunidad chií por delitos relacionados con protestas. Es probable que corran el mismo destino las 147 personas que han sido ejecutadas desde 2014 por delitos no violentos relacionados con drogas, según la estadística negra que manejan Amnistía Internacional y Human Rights Watch. “Arabia Saudí es uno de los verdugos más prolíficos del mundo, ha ejecutado a más de 400 personas desde que comenzó 2014”, aseguran desde la ONG.
Desde esa fecha, en poco más de dos años, cuatro ministros del Gobierno español han viajado en misión oficial al mayor país de la Península Arábiga. El ex ministro de Defensa, Pedro Morenés, acudió en diciembre de 2014. Un año después, la ex titular de Fomento, Ana Pastor, visitó al recién nombrado ministro de Transportes para impulsar las obras del AVE a La Meca. Por último, el pasado enero, el responsable de Asuntos Exteriores, Alfonso María Dastis, y el de Fomento, Íñigo de la Serna, acompañaron a Felipe VI en su primera visita como Rey de España. En esta última delegación viajaba un nutrido grupo de autoridades y medio centenar de empresarios.
Arabia Saudí es uno de los verdugos más prolíficos del mundo, ha ejecutado a más de 400 personas desde que comenzó 2014
El viaje de Don Felipe tenía un doble objetivo. Por un lado, darle otro empujón al proyecto estrella de la marca España en el exterior, el tren del desierto. Por otro, reafirmar la excelente relación que su padre y antecesor en el trono español ha tenido siempre con la Casa de Saud. No en vano, el monarca saudí, Salman bin Abdulaziz, designado en enero de 2015 tras la muerte de su hermano, es íntimo amigo de Don Juan Carlos.
“Las relaciones políticas son excelentes”, reconocen en el ICEX, el vehículo institucional que utiliza de la Secretaria de Estado de Comercio para impulsar la inversión española en el exterior. “Las relaciones bilaterales de España y Arabia Saudí tienen su mayor importancia en el área económica. El diseño, construcción y explotación del primer tren de alta velocidad entre Medina y La Meca, así como la adjudicación de 3 líneas del metro de Riad al consorcio liderado por FCC, es un símbolo de lo alcanzado y puede ser un punto de partida para nuevos logros empresariales”, señala el ICEX en su nota informativa sobre Arabia Saudí, dirigida fundamentalmente a pymes con interés en cruzar la frontera.
Algunos de edificios de diseño en Riad no están lejos de las plazas donde se sigue ahorcando y decapitando reos como en la Edad Media
Las exportaciones españolas al país árabe llevaban varios años al alza hasta alcanzar un pico en 2015, con 3.094 millones (en 2016 descendieron ligeramente). Las partidas con más peso son las “aeronaves” (472 millones) y las “máquinas y aparatos mecánicos” (317 millones). España también exporta materiales eléctricos, cerámica, acero, vehículos y suministros ferroviarios.
Pese a la caída de los precios del barril, al Gobierno saudí le sobra chequera para importar lo que no tiene. Para atraer inversión. Para promover infraestructuras descabelladas como un tren de alta velocidad que circula por el desierto, desafiando a las tormentas de arena. Porque el dinero prácticamente mana de la tierra. Arabia Saudí es el país con las segundas mayores reservas de petróleo del mundo. El primero es, curiosamente, la nación que sirve de gancho imaginario a este artículo, Venezuela. Pero entre los dos productores hay una diferencia dramática: Venezuela no tiene fondos suficientes para invertir y extraer todo el petróleo que tiene, mientras que Arabia Saudí tiene capacidad de sobra para producir y exportar todo el crudo que extrae. Por eso es el principal exportador del mundo y el mandamás de la OPEP.
El petróleo sostiene y protege del paso del tiempo a la Casa de Saud. La gran viga del estado es la petrolera estatal Aramco, la mayor del mundo, cuyo intento de salir a Bolsa se está topando con la resistencia interna de algunos jeques. Porque cotizar exige transparencia ante los mercados y en Riad nunca han tenido que dar a nadie explicaciones. Los ingresos monumentales de Aramco permiten financiar el AVE. Y levantar rascacielos de vanguardia y edificios de diseño, como los que visitan los ministros y empresarios españoles que acuden en misión oficial a la capital. Algunos de ellos no están lejos de las plazas donde se sigue ahorcando y decapitando reos como en la Edad Media.