martes, 6 de junio de 2017

Preparen las carteras para el entierro del Popular


http://blogs.publico.es/escudier/2017/06/06/preparen-las-carteras-para-el-entierro-del-popular/




Al saneado sistema financiero español, envidiado en el mundo entero por su fortaleza y por su porte tan distinguido, le ha salido un grano muy feo en la cara, a la altura del Banco Popular, de esos que crees que es una espinilla y acaban en operación a vida o muerte con anestesia general. Para negociar la autopsia con el BCE se han ido hoy a Fráncfort los responsables de la entidad con su presidente a la cabeza, Emilio Saracho, un figura del mundo de la finanzas al que los principales accionistas recurrieron en febrero para que les hiciera el milagro y que no ha hecho otra cosa que tomar las medidas del arcón de pino. Por estos trabajos de carpintería ya se ha embolsado anticipadamente cuatro millones de euros, lápida aparte.
La misión de Saracho era encontrar financiación para una nueva ampliación de capital con la que cubrir las hipotecas de su pesada carga inmobiliaria o, en su defecto, encontrar un comprador para la casa entera, pero lo más que ha logrado es vender una de las lámparas de araña por Wallapop. En su lugar, ha convencido a los posibles compradores de que, más que un gato, una camada entera y maullante está encerrada en el balance, y entre el temor a un agujero en las cuentas y de que muchos de los accionistas que se sienten estafados presenten un aluvión de demandas, las posibilidades de colocar el muerto se han ido esfumando al mismo ritmo vertiginoso con el que el Popular se estampaba en Bolsa y perdía en una semana la mitad de su valor.
Para el Gobierno, que ha defendido que los bancos españoles eran los más altos, los más guapos y los más rubios, el problema no es pequeño, por mucho empeño que se haya puesto en proclamar que el Popular era muy solvente, que era una entidad privada que rápidamente resolvería sus cuitas y que, por supuesto, no se destinaría un euro público a su salvamento. Todos estos argumentos, repetidos una y otra vez, han servido para convencer al personal de que no estábamos ante un pequeño fuego que se apagaría con un simple extintor sino ante un incendio pavoroso que devoraría hasta los cimientos.
Así las cosas, es fácil imaginar al ministro de Lehman, Luis de Guindos, postrado a los pies de Ana Patricia Botín en los apartes de las reuniones del club Bilderberg, con la que ha coincidido este fin de semana, implorando que el Santander se coma la tostada a precio de saldo y presente una oferta aunque sea en el descuento, que tiempo habrá de devolver el favor por triplicado. Las otras alternativas son el rescate público o dejar que actúe el llamado Mecanismo de Resolución Europeo, que se aplicaría por primera vez, y que extendería la desconfianza sobre ese sistema financiero tan solvente y, presumiblemente, dispararía al alza la prima de riesgo del país y la financiación de la deuda pública. En cualquiera de los dos supuestos, la broma costaría a los contribuyentes varios miles de millones de euros.
El citado Mecanismo de Resolución consiste en que sean primeros los accionistas y los acreedores los que inicien el salvamento y pierdan hasta la camisa, antes de inyectar nuevos fondos. Por eso del estigma y de las repercusiones, Italia se ha resistido a aplicarlo en el Monte di Paschi y, tras el fracaso en el intento de captar 5.000 millones de euros en una ampliación de capital, ha puesto sobre la mesa 20.000 millones para reflotar a la entidad de Siena y auxiliar a otros bancos con problemas financieros.
La crisis del Popular vuelve a poner en evidencia el papel de nuestros escrupulosos supervisores, empezando por el Banco de España y terminando por una Comisión Nacional del Mercado de Valores que ha permitido que un ramillete de fondos especulativos se haya forrado con posiciones cortas en acciones del banco, apostando a su caída en Bolsa. Especializado en mirar a otro lado y en dedicarse a pedir reformas laborales y de pensiones, el Banco de España no ha movido un dedo mientras engordaba la bola de nieve del riesgo inmobiliario de la entidad. Y tampoco ha puesto reparos en que financiara con créditos al 1% a las familias del Opus que lo gobiernan para que mantuvieran su posición accionarial en las sucesivas ampliaciones, con la sola garantía de estos títulos.
Los perdedores están siendo los accionistas y los tenedores de deuda, muchos de ellos clientes del banco a los que se ha captado en las sucursales para que pagaran la fiesta, y, por supuesto, los trabajadores, una plantilla de 11.000 personas de los que nadie se acuerda. El 30 de junio debía de concluir un ERE que supondrá la salida de más de 2.500 empleados y, aun en el supuesto de que un mirlo blanco se quedara con el banco, otros 5.000 irán a la calle.
Jamás se habían oído juntas tantas plegarias. Reza Guindos al Santander, reza Saracho para que no le salpiquen las demandas y de ahí que haya evitado reformular sus cuentas del Popular para evitar poner su firma, y reza el Opus, una perfecta y engrasada maquinaria de oraciones y rogativas. Lo peor vendrá cuando nos pasen el cepillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario