jueves, 1 de junio de 2017

Un gigante de la industria farmacéutica "conspiró para destruir medicamentos contra el cáncer con el fin de hacer subir los precios hasta en un 4.000%"

(2017-06-01) 

http://www.casmadrid.org/index.php/noticias/771-2017-06-01-un-gigante-de-la-industria-farmaceutica-conspiro-para-destruir-medicamentos-contra-el-cancer-con-el-fin-de-hacer-subir-los-precios-hasta-en-un-4-000


Se calcula que el aumento de los precios de los fármacos genéricos contra el cáncer cuestan al NHS (Servicio de Seguridad Social) inglés aproximadamente 380 millones de libras esterlinas al año.
Según ha revelado una investigación, la filtración de correos electrónicos internos de una de las empresas farmacéuticas líderes en el mercado mundial parece mostrar que sus empleados "celebraban" cómo se disparaban los precios de los fármacos contra el cáncer.
Con arreglo a esas fuentes, el personal de Aspen Pharmacare se confabuló para destruir medicinas de importancia literalmente vital durante una guerra de precios contra los servicios españoles de la Seguridad Social en 2014.

Tras comprar cinco tipos diferentes de fármacos contra el cáncer a la empresa británica GlaxoSmithKline (GSK), la citada empresa trató de venderlos en Europa por un importe hasta 40 veces superior a su precio anterior, informa el diario The Times.

En 2013, el precio de un envase de un fármaco genérico de quimioterapia llamado busulfán, utilizado como tratamiento contra la leucemia, aumentó de 5,20 a 65,22 libras esterlinas en Inglaterra y Gales, conforme al citado periódico.
El precio de los otros cuatro fármacos, entre los que se incluye el leukerán, también dispensado a pacientes de leucemia, y el melfalán (cuya denominación comercial es Alkeran), con el que se tratan los cánceres de piel y de ovarios, también se multiplicó por cuatro.
Según estimaciones del Congreso Europeo sobre el Cáncer, el aumento de los precios de los fármacos genéricos contra el cáncer, como los adquiridos por Aspen, cuesta al NHS inglés aproximadamente 380 millones de libras esterlinas en recetas expedidas fuera de los hospitales.

Al parecer, en un mensaje electrónico confidencial publicado por The Times, un empleado de Aspen escribió lo siguiente: “Hemos cerrado el nuevo acuerdo de reembolso y precios de manera muy favorable: los aumentos de precio se ajustan, a grandes rasgos, a los objetivos para Europa (¡en el caso del leukerán, son incluso un poco más elevados!)... ¡Ahora toca celebrarlo!”
En la negociación de los precios de los fármacos con España, el gigante farmacéutico amenazó al parecer con interrumpir sus ventas de esos tratamientos si el Ministerio de Sanidad no se avenía a aumentar sus precios hasta en un 4.000 por ciento, según la información publicada en su momento por el periódico español en línea El Confidencial Digital.
Otro mensaje electrónico que acaba de filtrarse parece ahora revelar que el personal de Aspen barajó la posibilidad de destruir las existencias del fármaco durante la mencionada disputa.

La empresa, radicada en Sudáfrica y con sede europea en Dublín, compro los cinco fármacos a GSK en 2009 como parte de una operación por un valor de 273 millones de libras.
Los aumentos de precios son posibles como consecuencia de un resquicio legal que permite a las farmacéuticas aumentar el precio de los fármacos si dejan de comercializarse con el mismo nombre.
El Ministerio de Sanidad [británico] ha manifestado su intención de recortar los costes de los medicamentos genéricos tras haber sido informado por los investigadores del fuerte aumento del precio de los fármacos contra el cáncer en los últimos cinco años, lo que ha limitado su uso dentro del NHS.
El objetivo del citado resquicio legal era abaratar los medicamentos una vez expirada la patente correspondiente, pero si las farmacéuticas carecen de competencia, también pueden optar por aumentar su precio.

Es preocupante que varias empresas farmacéuticas hayan aumentado el precio de los tratamientos contra el cáncer, ha declarado a la BBC un investigador principal en farmacología de la Universidad de Liverpool.
Según una resolución del órgano italiano de defensa de la competencia, la empresa Aspen había aplicado un enfoque "agresivo" a las negociaciones en ese país.
Según la investigación de The Times, la empresa había indicado a Italia que le cortaría el suministro de esos fármacos en octubre de 2013 si las autoridades no aceptaban subidas de precios de hasta el 2 100 % en tres meses.

El diario The Independent se ha puesto en contacto con Aspen para recabar sus observaciones a este respecto.
Según un portavoz del Ministerio de Sanidad [británico], está previsto presentar este año nuevas leyes que permitan al Gobierno actuar contra las subidas abusivas de precio de los fármacos genéricos.
La portavocía afirmó, además, que ninguna empresa farmacéutica debería explotar al NHS, según informó MailOnline.

Añadieron: “Estamos trabajando codo con codo con la Autoridad de Competencia y Mercados en lo que respecta a las subidas injustificadas del precio de los medicamentos genéricos, y cuando se compruebe que las empresas han infringido el Derecho de competencia, reclamaremos las oportunas indemnizaciones, cuya cuantía invertiremos en el NHS.”
Traducido por Jaime Campos para CAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario