La economía española crece más de lo previsto y rompe todas las previsiones de creación de empleo tal y como reconocen los analistas. Sin embargo, otros indicadores siguen recordando que aún hay grietas que hablan de la profundidad de la última crisis. Una de ellas es la que se refleja en el último informe sobre Perspectivas de Empleo de la OCDE, en el que se estima que España está a la cabeza de los países con mayor tasa de población que no logran juntar cada mes ni siquiera la mitad de los ingresos medios del país.
De acuerdo con las estadísticas que maneja esa organización, la renta promedio se sitúa en 17.262 euros anuales, lo que equivale a 1.438 euros al mes. Pues bien, la OCDE precisa en su informe que las rentas del 16,5% de los españoles en edad de trabajar no alcanzan ni a la mitad de esos ingresos medios. Tomando estas cifras, esto significa que casi uno de cada cinco españoles no gana más de 720 euros al mes.
Según la organización, el mercado laboral español se encuentra además a la cola de los países en términos de seguridad en el empleo y de flexibilidad. Y no solo eso, también llama la atención sobre la situación de colectivos especialmente vulnerables, entre los que incluye a las madres con hijos, jóvenes entre los 15 y los 29 años, mayores de 55 años, inmigrantes y discapacitados.
En este capítulo, destaca que las probabilidades de que un joven que no curse estudios a tiempo completo encuentre un empleo aún son un 18% inferiores que las de un adulto, ocho puntos porcentuales más que hace 10 años. Se trata del mayor repunte de toda la OCDE.

La solución, más reforma laboral

Pese a todo, la organización destaca que el mercado laboral ha experimentado mejoras durante los últimos tres años y prevé que esta tendencia continúe durante dos años más.
Esto permitirá que España retorne a los valores de empleo y paro previos a la crisis a finales de 2018, con una tasa de paro del 15,5%, en línea con las proyecciones del Gobierno, y una ratio de ocupación del 55,4% de la población activa.
Para poder acelerar esta recuperación y reducir el número de personas con ingresos que rozan la pobreza, la OCDE considera “vital” profundizar en la senda marcada por la última reforma laboral y, especialmente, coordinar las políticas activas de empleo de las comunidades autónoma, así como evaluarlas.