Recupero el artículo que publicamos hace un par de años, ahora que parece que hay interés en los medios por mostrar alguna de las migajas insustanciales de las ‘cloacas del Estado’. A ver si esos medios o la ‘justicia’ se atreven, aunque sea a destiempo, con esto otro que conocen tan bien.

De esto no se quiere hablar. Seleccionando las ‘perlas’ de la confesión de Javier de la Rosa

Paco Bello  | Iniciativa Debate | 17/04/2015
En la grabación (consentida) que se ha hecho pública, y por si coge despistado a alguien, hay que señalar que el exbanquero y ex amigo íntimo de Juan Carlos I, Javier de la Rosa, creía estar haciendo una confesión a un agente de Inteligencia. No es por tanto una de esas conversaciones informales en las que con un par de copas alguien se pueda dejar llevar “demasiado”, si fuera el caso, por los excesos o la fantasía.
Y lo que se cuenta es suficiente –insisto, con la plena disposición del protagonista–, para que ahora mismo ya hubiera actuado la fiscalía y se estuviera tomando declaración a un montón de ‘personalidades’, a pesar de no ser cierto (algo que no está ni mucho menos claro en ningún sentido) que su interlocutor fuera un verdadero “agente”. Aunque (y esto es lo más grave), esta conversación ya la había tenido Javier de la Rosa con agentes (sin el “supuesto”) de la UDEF.
Algo más. Sufriendo como sufrimos en este país unos medios de comunicación tan sensacionalistas como deprimentes, de esos que convierten en noticia de alcance (con lo que rellenan páginas y horas y horas de programación) si un particular ha cometido una presunta irregularidad en su declaración de hacienda, si ha mentido en su currículo, o si otro no desarrollaba sus tareas en un lugar concreto (cuando no se trata del robo de las bragas de una tonadillera presidiaria, o lo que come la hija de una chica que mantuvo una relación con un torero), debería resultar intrigante a los que no sepan de qué va esto de la “democracia a la española”, que esos mismos medios no nos estén bombardeando con una declaración que incluye alguna de estas perlas (no estrictamente literales):
– “Me parece muy bien que se tapara lo del rey, porque es el Jefe del Estado y todo eso”.
– “Belén Suárez en el juicio tapó lo de Pujol, y lo del rey, lo de Felipe, Aznar, Rajoy …”.
– “Me dieron 200 millones de tres: Botín, Suqué y de Sumarroca, para entregárselos a Trías”.
– “De Jorge Fernández no os fiéis, aunque le tengáis cariño”, “y no olvidéis que Jorge (Fernández Díaz) ha vivido de Pujol”.
– “El que tiene que ir (por FCC), y no digáis nunca que os lo he dicho yo, es un tal Jordi Piera”.
– “Hay un “negocio” que aún no ha descubierto nadie, el de General Lab, vendido a Labco, del que los Sumarroca tienen el 30%, y al que le dieron toda la sanidad de Catalunya”.
– “La base del despacho de Roca son los contratos de toda la administración con él, a cambio de no contar lo del hijo (de Pujol)”, “un chantaje”.
– “La agencia de detectives Método 3 es de la novia del hermano de Pérez Rubalcaba”
– “Ya sabes que en esa conversación se habló de Jorge Fernández, de que golpeaba a su mujer, de sus locuras”.
– “A Josep (Pujol), lo pescaron con una pick-up llena de dinero en efectivo en la frontera entre Argentina y Chile”
– “…Y Arturo Fasana, tú y yo sabemos que tiene en su cuenta 300 millones del rey, aunque también están ahí ‘los Albertos’”
– “A Garzón se lo cargaron por esto, no por nada más, porque sin querer había tocado una tecla que no debía tocar”
– “Venían a las ocho y media de la mañana: Rato, su hermano, Aznar… a llevarse maletas llenas de dinero”, “lo tuve que grabar en vídeo porque los de KIO no se lo creían”.
– “De las ITV’s hay mucho más que sacar, yo os puedo ayudar”
… y muchas más.
Más allá de la vergüenza ajena que uno siente al escuchar este tipo de conversaciones en las que lo amoral se trata con la mayor naturalidad ante un presunto agente de la Ley (con lo que esto supone), lo que queda definitivamente claro es que en este país no hay nada que se parezca a un Estado de Derecho, y que si hay alguna justicia (aparte del paripé que se hace con los ladrones de cuello blanco), es para castigar con toda la dureza a los “robagallinas”. Lo más triste es que somos los que podemos acabar sufriendo esa justicia para “robagallinas” los que ponemos, manipulados o no, a este tipo de personas al frente de los gobiernos.